8 comentarios

Sesión fallida


El Club de Lectores “Thesaurus” , del que ya os he hablado en este blog, tendría que haber empezado ayer tarde. De hecho, empezamos, pero hubo un fallo y los que habían manifestado su intención de asistir, parece que no han recibido el correo en que se les avisaba de la fecha del inicio, por lo que sólo asistieron dos personas, dos amigos míos de Facebook que me habían preguntado a mí directamente. También acudió Paco, en funciones de director de la sala cultural Nueva Gala.

La sesión se desarrolló como si fuera un ensayo general con tutti y con poco público, y creo que estuvo interesante, pues desarrollamos todo lo previsto, sólo que de una forma más pobre, ya que el debate entre tan escaso público es menos denso, más limitado. Con todo, se nos olvidó el café, señal de hubo una buena conexión.

Como creo que es el momento de recibir opiniones, os expongo abiertamente la estrategia que yo había preparado para la sesión de ayer, la primera de la andadura del club. Después, os pido que evaluéis las posibilidades, que me ayudéis a determinar si esto se puede considerar ya un fracaso (no soy partidario de tirar la toalla a la primera).

Yo tenía previsto que los seis o siete que se habían inscrito, hubieran asistido y hubiéramos intercambiado nuestras pequeñas biografías, las expectativas planteadas, quién escribe y dónde, etc. Después, hubiéramos hablado de lo que se está leyendo, de lo que se desea leer, de los libros que han marcado una experiencia lectora previa (como curiosidad: ayer sonó “La Regenta” en dos de cuatro asistentes). Hubiera sido el momento de prever una nómina de autores a leer (en sus tres categorías: local, nacional, extranjero).

Tras esto, el ítem del día, que yo había preparado concienzudamente: ayer era “La Palabra”. Yo había preparado siete textos sobre distintos valores de la palabra (Valle-Inclán, un psicolingüista llamado Víctor Montoya, Carmen Martín Gaite, Vargas Llosa, el libro anónimo y sagrado de los mayas “Popol Vuh”, Juan Evangelista y “Las mil y una noches”), cada uno de los cuales ofrece distintos poderes mágicos de la palabra. Al decir mágicos, me refiero a la etapa prelógica, pregramatical, y así, el Evangelio de S. Juan nos ofrece un valor demiúrgico; el texto de Montoya nos da la palabra como herramienta del conocimiento; el de Vargas Llosa, de su novela “El hablador”, nos trae la conciencia de la propia identidad, la cosmogonía en estado puro; Martín Gaite nos permite observar el flujo del pensamiento a través de la palabra; el “Popol Vuh” nos habla de la palabra como moneda de cambio, como la herramienta que los dioses necesitan para ser alabados (algo común en todas las religiones); Sherezada, en” Las Mil y una noches” usa la palabra como medio de supervivencia, como la tabla de salvación; finalmente, con el Pedro Gailo de “Divinas Palabras”, Valle-Inclán nos ofrece el valor mágico, el talismán de la palabra, más eficaz al usarse en un idioma desconocido.

Esta parte se insinuó, sin llegar a leer los textos, pero dio lugar a un interesante debate en el que aparecieron las figuras de los charlatanes, vendedores, predicadores… que usan la palabra para envolver conciencias. Creo que estuvimos muy cómodos y que salieron muchos matices apasionantes. Y eso que ni siquiera se habían leído los textos… Es la parte buena: que el apenas esbozado club funcionó, aunque estábamos solo cuatro personas, que hay posibilidades.

Como las lecturas que se hagan en la librería tendrán que ser necesariamente cortas, es decir, de una extensión razonable, puse a continuación sobre la mesa una larguísima nómina de “cuenteros”, para establecer prioridades, incluso para completarla, ya que por muchos autores que se añadan, el mundo del relato es inabarcable. Yo también llevaba cuatro preciosos relatos muy breves, aunque el tiempo voló sin que los leyéramos y dedicamos los últimos minutos a considerar si debemos seguir en la brecha, posponerla hasta octubre o renunciar, sin más.

De ahí que este post sea casi plebiscitario, ya que pretendo saber opiniones, especialmente de quienes anunciaron su asistencia. Los responsables de la librería enviarán a estos interesados un nuevo correo para saber si es que han desistido. Uniendo ambas consultas podré determinar la exacta medida de la situación. Mientras tanto, no me rindo. ¡Todavía, no!

Alberto Granados

Anuncios

8 comentarios el “Sesión fallida

  1. No te rindas, Alberto, desde Córdoba te canto un bolero: Contigo en la distancia. Si yo viviera ahí, no faltaría. Un abrazo

  2. Rendirse jamás. Y menos aún después de haber preparado tanto material. Nuestro coordinador del Clun nos mandaba “deberes” lectores para casa… para ganar tiempo

  3. Gracias, Miguel y Jesús. Me doy cuenta de que he omitido una información esencial: salvo aviso en contrario, el próximo martes volvemos a la carga para ver dónde estamos.
    Así pues, interesados/as: el martes a las 18:00.

  4. Amigos, ya digo que no pretendo rendirme, pero lo que no se peude no se puede, además de que es imposible. A ver si esa comunicación funciona y la gente queda aviasada para el martes.
    Jesús, dices “nos mandaba”. ¿Ya no? Explícame

  5. Tómalo como un simple problemilla técnico de todo proyecto que se inicia.Joder,que programa más currao!!Animo,verás como subsanado el problemilla nos contarás:amigos,qué felicidad la de esta tarde…

  6. Gracias, amiga, ya veremos lo que se puede hacer.

  7. Yo tampoco faltaría, Alberto. El encuentro que has descrito resulta muy atractivo. Seguro que irá más gente. Tennos al día.

  8. Vaya, por la hora a la que es no puedo ir, pero pon en común los deberes que nunca se sabe.
    Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: