7 comentarios

(Bajas) pasiones.


Por primera vez reciclo un artículo mío: el que inserté el 18 de junio de 2007 en mi antiguo blog. Han pasado tres años, pero sigue vigente al cien por cien:

“En los años 70, cuando en el cine italiano había una corriente de creadores enormemente críticos, vi una película de Dino Risi: “En nombre del pueblo italiano”. El título parece ser una fórmula judicial con la que empiezan todos los juicios.

 

En esta película, un magnífico Ugo Tognazzi daba vida a un magistrado honesto al que le toca investigar la muerte de una chica. Todo parece apuntar a un empresario corrupto (Vittorio Gassman). Un confidente lo pone en una pista y descubre, en unos cuadernos, la prueba definitiva que podría exculpar a dicho empresario, culpable de mil tropelías, pero definitivamente inocente del homicidio que se le imputa.

 

El juez, desconcertado, con los cuadernos exculpatorios en la mano, se encuentra a una masa de ciudadanos echados a la calle porque el equipo local de fútbol ha ganado un campeonato. Un hincha se le acerca haciendo tonterías junto a su cara. Al lado, hay una papelera ardiendo. Ugo Tognazi recuerda a la chica asesinada, considera el nivelazo del pueblo italiano, para el que tiene que hacer justicia. Piensa en los mil delitos del empresario… y tira los cuadernos exculpatorios a la papelera.

 

Con este gesto, el buen magistrado renuncia a hacer justicia (en el sentido procesal) para hacer justicia (en el sentido real). La reacción surge al ver el nivel de estupidez del pueblo que le paga.

 

Un montón de años después, el hecho de ganar una liga, parece desatar todos los instintos más primarios del personal y montar una batalla campal en Puerta Real, con heridos, detenidos e intervenciones policiales. No es la primera vez. No será la última.

 

En los tiempos de Franco se hablaba siempre de que el Régimen nos adormecía con fútbol para que no pensáramos mucho en nuestra triste suerte política. Siempre se señaló el valor alienante de este deporte. Tras tres décadas de democracia, cada vez que un evento deportivo “lo merece”, sacamos al cavernícola que llevamos dentro y le damos una vuelta por la ciudad.

 

Comprendo que cada cual tiene el derecho de expresar libremente sus sentimientos, pero exijo una moderación (igual que me exijo a mí mismo un cierto pudor y una cierta contención en mis efusiones). No puede ser que la Cibeles quede hecha unos zorros, que se pare el tráfico, que se dañen escaparates… porque el equipo de mis simpatías haga tal o cual “gesta”. Quitémosle esa resonancia épica que los periodistas han ayudado a crear y seamos un país realista. Han ganado. Otro año pueden perder. Y no hay más.

 

Me choca que gentes que probablemente tengan mil problemas en su trabajo, en su vida familiar, en su vida de pareja… no muevan un dedo para solucionarlos y, en cambio, el fútbol posea esta capacidad de movilización. Que importe mucho más el resultado de una jornada de liga que el de unas elecciones. Que haya mil causas serias por las que salir a la calle y que sólo el fútbol ponga a miles de energúmenos a vociferar como posesos.

 Nos estamos equivocando. Se mire por donde se mire, el fútbol sólo es once contra once, un juego, un divertimento. No es, y nunca será, una cosa seria ni definitiva en nuestras vidas. Aunque muchos desean que lo sea, ya que tienen mucho que ganar.

 

En nombre de la cordura. Un poquito de seriedad.”

Alberto Granados

7 comentarios el “(Bajas) pasiones.

  1. Querido Alberto, magnifico post. El Opio, a pesar de lo que decia Don Hilarion, no nos lo dan… lo tomamos nosotros. Nunca crei que Franco nos drogaba con el futbol, lo haciamos nosotros los españoles, los mismos que apoyaron a Fernando VII y que consintieron una de las dictaduras mas largas de los pueblos y su historia.

  2. Totalmente de acuerdo, amigo Alberto, con todo cuanto dices en este artículo, pero la sensatez y el sentido de la moderación jamás llegará a los fanáticos. Creo que cuando Marx dijo aquello de que “la religón es el opio de los pueblos”, se quedó corto: hay otros muchos opios y el fútbol, muy bien jaleado por los los medios, quizás sea hoy dia el más destado. Por qué tienen tanto interés los medios en covertir a los futboleros en semidioses es un tema que los estudiosos del comportamiento de las masas deberían estudiar. Minetras tanto a los demás mortales, que nada tenemos que ver con todo eso, nos queda pagar los destrozos en fuentes,farolas y bancos. Esta mañana ya había unos obreros reparando los destrozos de la Fuente de las Batallas… Salud y saludos.-F.G.C.

  3. Un artículo brillante, Alberto pero los posesos que invaden las calles, se emborrachan y destrozan nuestro paisaje urbano no suelen leer buena literatura como la que tu escribes desde tu sofisticado intelecto de ser pensante.
    A veces pienso que el mismo sufrimiento que causa la pobreza cotidiana, la nausea de vivir para nada, incentivan esta obscena muestra de pasiones que no son más que energía despreciada, fuerza invertida a valor cero. El carnaval de Río. La liberación del esclavo. Pan y circo al fin.
    Un petó.

  4. Supongo que es como todo: durante una semana larga la gente se olvidará de la crisis, de la enfermedad, de las fronteras del día a día. Serán más felices, de acuerdo, pero un buen maquillaje no solucionará las cosas.
    Y a mí es que el fútbol ni fu ni fa, que me aburre. Ni vi el partido. Ni me conmoví con la victoria. Será que soy una estatua de sal…

  5. Gracias, amigos. Es curioso que hayan pasado tres años desde que escribí esta entrada y nada haya cambiado. La empachera de triunfalismo me está poniendo malo. Me gustaría que fuñeramos campeones mundiales en I+D+i, en sistema educativo, en nivel hospitalario, en servicios sociales… Ahí yo saldría a la calle gritando eso tan ingenioso de “Oé-oé-oé”, pero eso es harina de otro costal.

  6. a todos nos gustaria, salir a la calle a decir oe, oe… por una buena educación y un buen trabajo… pero saldremos, saldremos… no a felicitarnos pero si a pedirlos…

  7. Alberto, ayer discutía con mi pareja sobre eso mismo que dices del I+D+I, le decía que un grupo de españoles en Canadá consiguió aislar y localizar una enzima,(perdonar si no soy muy científica explicándome, pero es que no soy científica), causante del Sida, y que eso nadie lo recordaba pasando por las noticias como algo irrelevante. Eso sí que es penoso, que no haya dinero para invertir en la vida y se tengan que ir fuera a hacerlo.
    El despliegue de ayer en las cadenas me superó, la muchedumbre afónica que estuvo en directo pedía eso, espectáculo,y yo, llegados a este punto me pregunto si el actual sistema político no hace más porque realmente nosotros no estamos preparados para un gobierno evolucionado, habiéndonos quedado anclados en los históricos, pero ayer presentes, circos romanos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: