3 comentarios

Cuaversos de bitácora: Aurora Luque


Afortunadamente, la poesía no hace huelgas, así que aquí están los cuaversos de hoy:

De nuevo voy a usar la ya mencionada “Entre el XX y el XXI. Antología poética andaluza”, que en su segundo volumen incluye a la almeriense Aurora Luque, todo un descubrimiento para mí.

Una de las muchas cosas que aporta esta obra de Ediciones Carena es que el antólogo ha pedido a cada autor que incluya una breve poética donde quede más o menos sugerida la naturaleza de su poesía. Toda una ayuda para el lector. La de Aurora Luque es esta:

POÉTICA

Tres poemas a modo de poética

Hybris (1)

En la cima, la nada.
Pero todo se arriesga por la cima
del amor o del arte.

Nuevo caso de hybris (2)

Arte:
una letra de a-mor
y tres de mue-rte.

Del descifrar (3)

Fluir en la corriente sagrada de los versos
de una noche a otra noche
y ser atropellada, ser mordida
por la negra belleza que estalla en las palabras.
Y qué saturación sentir el aire
de otros mundos, la hoja que temblaba
en la lluvia con sol, los astros asomados
a la leve escritura,
un aroma olvidado de la infancia
o un placer sumergido
en las aguas más hondas de la vida:

Carne que se entreviese
-erótico fulgor rosado y denso-
bajo el encaje oscuro del poema.

(Imagen tomada de poetaslenguacastellana.ning.com)

 

Sin ser el equivalente a Ferrá Adriá en el universo de la poesía, Aurora Luque nos habla de la extraña relación entre desconstrucción y amor:

LA DECONSTRUCCIÓN O EL AMOR

Amar es destruir: es construir
el hueco del no-amor,
amueblar con milagros la pira trabajosa
echando al fuego lenguas, carne de ojos vencidos,
piel jubilosa, dulce, nucas saladas, hombros temblorosos,
incinerar silencios y comprobar la altísima
calidad combustible del lenguaje.
Hay estadios del cuerpo a cuerpo a cuerpo
que no alcanzaron nombre en el origen.
Y quién inventa hoy
vocablos para el quicio
fragante de una piel, nombres para los grados de tersura,
acidez o tibieza de un abrazo, quién justificaría
las palabras-tatuaje, las palabras tenaces como un piercing,
las palabras anfibias e ilegítimas.
El poeta ha dejado junto a cada palabra
lo que cada palabra le pidiera al oído:
derramarse indecible en otro cuerpo
o estallar en un verso como válvula.
El poeta, desnudo,
cuelga una percha en un árbol perdido
y las palabras van
al poema a vestirse.

(De “Camaradas del Ícaro”, 2003)

Finalmente, os adjunto dos revisiones del tópico literario clásico del carpe diem, muy inteligentemente retomados por esta poeta.

TÓPICO

Ya no atrapes el día —no se deja,

no es tan fácil ser dueño del presente,

persistir en la dicha o detenerla

para el trámite mínimo

de asignarle palabras.

Y ni al acariciar

las sienes o los pómulos o el pecho

que con furia deseas, cuando la luz parece

palparse con las yemas de los dedos,

estás lejos al fin de los vampiros:

la Utopía, el Vacío, la Memoria.

Amas para escribirlo solamente,

la dicha pide a gritos que un recuerdo

del futuro la abrace y la duplique.

No corras tras el día. Si no lo acosas puede

que se tienda sumiso

de noche en tu regazo.

(De “Problemas de doblaje”, 1990)

 

 

 

 

CARPE NOCTEM (1)

Carpe noctem, amor. Coge el brusco deseo
ciego como adivino,
los racimos del pubis y las constelaciones,
el romper y romper
de besos con dibujos de olas y espirales.
Miles de arterias fluyen
mecidas como algas. Carpe mare.
Seducción de la luz,
de los sexos abiertos como tersas actinias,
de la espuma en las ingles y las olas
y el vello en las orillas, salpicado de sed.

Desear es llevar
el destino del mar dentro del cuerpo.

(De “Poemas para la siesta de Epicuro”, 2008)

Creo que son cuatro muestras de una poeta poco conocida, que aporta indudables aciertos en su poesía. Por eso, estos cuaversos.

Alberto Granados

(1) Este poema no parece incluido en la mencionada antología de Morales Lomas, sino que está tomado de amediavoz.com

Anuncios

3 comentarios el “Cuaversos de bitácora: Aurora Luque

  1. Lo que adivino es una negativa a la rendición, es poesía optimista, o eso creo ver.
    Ya sabes que adoro a la gente optimista, sin caer en excesos, pero rehaciéndose en todo momento.
    No se verás que al final……;-)

  2. Un gran amor a la palabra que sirve a la poeta para expresar su personal sentir. Sensual y sexual en un lenguaje rico y elegante.
    Estupenda elección, Alberto. Gracias por estos Cuaversos.
    Una abraçada!

  3. Me sumo a esta admiración compartida, esta vez no con un comentario personal sino con estos otros versos de esta Aurora quje amanece este miércoles:

    SÍNDROME DE ABSTINENCIA
    No es tan tóxico ya: también caduca
    el amor en la fecha señalada en su dorso.
    Ya no es ese veneno
    tan eficaz, ni acaso necesaria
    la urgente sobredosis. Qué cualidad letal
    la del amor filtrado en la memoria.

    Regreso a las palabras y compruebo que nunca
    se contagian o enferman con las fases
    de mi intoxicación o mi delirio.
    Siempre más sanas, siempre
    a punto de ser dadas de alta y de dejarme
    un poco más enferma. Y nunca simultánea
    he sentido la fiebre en mi otro cuerpo,
    el que tiene por vísceras palabras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: