6 comentarios

Morritos y machismo profundo


Decía Jesús de Polanco que la derecha española no era homologable en el contexto de las derechas europeas. Se refería el presidente del grupo PRISA a su carácter montaraz, su prepotencia, el desparpajo para mentir y enmerder sin ningún escrúpulo, su chulería, su capacidad para la descalificación y su osadía para el insulto, cualidades todas que hacían del partido de Rajoy (¿de Rajoy? Es un decir…) un partido más próximo a los usos del señoritismo rural del XIX y primer tercio del XX, que de un estado perteneciente a la Unión Europea del siglo XXI.

Los populares se enfadaron tanto al oír a Jesús “del gran poder” que decidieron boicotear a todos los medios del grupo, en una suprema vuelta de tuerca de costumbres sanamente democráticas, y contestaban a las preguntas de cualquier medio, excepto las de los periodistas que cubrían informaciones para El País o la Cadena SER. Son esos tics que demuestran quién es quién y qué reglas de juego está dispuesto a aceptar.

Como decían los árabes de le época clásica, cada hombre es hijo  de sus obras, y cada quien se dibuja con las cosas que hace, dice, consiente o apoya, y eso permite adivinar unos perfiles que, en el caso de los populares, dejan mucho que desear y nos dicen a las claras que hay una importantísima brecha entre lo que aparentan y lo que su subconsciente lleva grabado a sangre y fuego, de forma tan indeleble, que aparece cuando menos se espera y deja a todo el partido a los pies de los caballos. Los riesgos del directo, los peligros de quitarse la careta, las inmensas meteduras de pata que dejan a la gente con el alma al desnudo.

Los populares tienen una visión bastante estereotipada y rancia de la mujer y a las primeras de cambio les sale, incluso aunque tengan una seria preocupación por ocultar al cavernícola que llevan dentro, esa imagen según la que la mujer debe estar “en casa y con la pata quebrada”, ser sumisa, comer y callar y sólo destacar cuando el macho alfa lo ve conveniente o cuando hay que cubrir una cuota en un partido que pretende dárselas de moderno. Para todo lo demás, es un ser inferior sobre el que puede caer cualquier chanza de mal gusto, cualquier trato vejatorio, cualquier humillación, que eso tiene no ser hombre.

Han dado ya abundantes muestras de desprecio por la mujer, de “gracejo” casposo sobre homosexuales y mujeres y ha habido después gloriosos silencios y retractaciones tímidas en casos de auténtica gravedad.

Hubo un alcalde de Ponferrada, Ismael Álvarez, que sometió a su número dos de lista, Nevenka Fernández, a tal presión y a tanta humillación, que la chica terminó por demandarlo y ganó el juicio, aunque nadie del PP leonés le tendió después una mano a la chica, que terminó por contarle hasta los más sórdidos detalles de la historia a Juan José Millás, quien escribió una crónica novelada de todo ello (“Hay algo que no es como me dicen”, Ed. Aguilar, 2004).

El supremo José María Aznar, en una entrevista, dejó sentado el principio de que sólo merecía la pena “esa mujer, mujer”, es decir, la de toda la vida, callada, sometida, sin aspiraciones y fácilmente gobernable. Sentía tal desprecio por “las otras mujeres”, las que piensan y deciden por sí mismas, que en una entrevista, metió un bolígrafo en el escote de una periodista. Que yo sepa, nunca pidió perdón por semejante chabacanería. Su esposa, que no se sabe si está en una categoría de mujeres o en la otra, esbozó una homófoba teoría frutal sobre la sexualidad de gays y lesbianas.

Zaplana, en plena sesión parlamentaria, dejó aflorar la idea de que, si es mujer, ya está justificado de por sí el ataque desmedido e injusto y le salió a Teresa Fernande de la Vega con lo de la foto del foro sobre la mujer de Mozambique, cuando la hasta ayer Vicepresidenta se vistió como una mujer del continente que más las castiga (ablación, sharía, SIDA…), en un guiño solidario hacia esas sufridas mujeres africanas que pagan el pato de ser mujeres más que otras cualesquiera. Rajoy, el ínclito Rajoy, se refería a ella como “la otra”.

Hoy mismo, el Alcalde de Valladolid se ha dejado caer con unas declaraciones en que sugiere que los labios de Leire Pajín siempre le recuerdan una cosa que no va a decir. La alusión no puede ser más soez, más machista, más ruin. Habla por sí sola del complejo concepto del respeto que tienen esta gente. Supongo que alguien de la cúpula del PP le va a exigir la dimisión, pero podría ser que la señora Cospedal o la señora Santamaría hagan enconadas defensas y aclaraciones sobre el verdadero sentido de lo que él quiso decir, palabras que sólo lograrían empeorar las cosas.

Creo que Educación para la Ciudadanía, asignatura a la que esta gente tanto teme por considerarla doctrinaria, es muy necesaria. Para terminar con los prejuicios y las estrecheces mentales de gente tan impresentable como esta. Que se quiten la careta, por favor. Ya.

Alberto Granados

Anuncios

6 comentarios el “Morritos y machismo profundo

  1. El alcalde de Valladolid que ha mencionado los “morritos” de Leire Pajín, practica un machismo neanderthal de tebeo, Blanco que se escandaliza por el “sexismo” de este homo antecessor, después de la humillación, consentida, infligida por el presidente a B. Aído, practica el machismo de nueva generación. Tecnológicamente mucho más avanzado. Pero en el fondo, el mismo que usan los grandes machos condescendientes con las hembras sumisas. Que los machos no son tontos y ya está encontrado la forma de manejar la situación.

  2. Don Pablo, hay serias diferencias entre una cosa y otra, aunque tú llames a ambas cosas machismo. Ya te lo ha dicho Próstata en tu blog.

  3. Pienso que Bibiana Aído ha sido utilizada, con su consentimiento, por el presidente del Gobierno. La supresión del ministerio de Igualdad es un acto de machismo más sofisticado que la brutalidad del alcalde de Valladolid, pero machismo al fin, porque demuestras que el Presidente no se cree lo de la Igualdad. Porque, si la sociedad tiene un problema de desigualdad, resulta trabajo prioritario, resolverlo. Pero eliminar a las primeras de cambio el ministerio, como mínimo es un acto político contradictorio torpe. El que uno defienda una idea buena, no lo convierte a uno en bueno ni hace buenas las estrategias equivocadas para hacerla posible. Incluso, cuando uno se equivoca, como en este caso se ha equivocado el presidente, puede retrasar la consecución de la igualdad.

  4. Veo que ninguna mujer se ha declarado aún al respecto, y no se si es porque algunas tenemos muy superado es desprecio hacia nuestro género o porque no han querido añadir nada más a este excelente artículo escrito por Alberto, alguien a quien el respeto hacia las personas en general le sale por las orejas.
    Yo no voy a entrar en sí son o no machistas los comentarios salidos de algunos personajes públicos, más que nada porque ellos mismos se delatan, yo voy a hacer hincapie en la sensación de miedo que tienen ciertos hombres ante la valía demostrada por ciertas mujeres o el protagonismo creciente que van adquiriendo. Creo que ahí es donde radica el verdadero problema y por el cual vienen todos los ataques, verbales o no, hacia la mujer en general y más concretamente hacía la que demuestra cierto grado de independencia e inteligencia.
    No encuentro mucha diferencia entre meterse con una mujer por su aspecto físico o con un hombre por idéntico motivo, lo que sí encuentro despreciable es que sea eso solo lo que predomine en el ataque y no que cobra un dinero que realmente no merece por su incopetencia en la labor que desempeña o que carece de la formación necesaria para el puesto que tiene. Resalto eso mismo porque tal y como están las cosas parece que no tienen derecho a recibir críticas so pena de ser un ataque directo a su condición femenina y eso, eso es realmente lo que hace daño a la imagen de la mujer. Deberíamos estar preparadas para ser tratadas como a los hombres en todos los aspectos y no solo para reclamar ciertos derechos desechando los inconvenientes porque si hacemos eso estaremos actuando igual que antaño actuaba el género masculino con nocotras y no se trata de eso.
    Espero haberme expresado correctamente y no ser malinterpretada pero es que ciertas actitudes me pueden y yo creo que no somos tan débiles como para dejarnos avasallar ante tipejos sin educación alguna, porque como muy bien dice Alberto, todo se reduce a una falta de educación sin más.

  5. El alcalde de Valladolid, León de la Riva, de entrada, y por lo que ha declarado ayer, tiene necesidad de que todas las mujeres, por el mero hecho de serlo, aparezcan por detrás de él, en la fila, clavadas a su papel tradicional de “porta-morritos”, como las mariposas disecadas que se mueven poco, aunque lucen preciosas clavadas con alfiler de oro en el expositor. Así se quita de en medio al 50% de la población. Luego desaparecerán los que no sean hinchas de su equipo, los que no pertenezcan a su grupo de senderistas sin fronteras, a Expiación, su cofradía, los que se tomen el flamenquín en otro bar, los que no usen el mac…Todos, todos, todos los seres humanos, menos él, al final de la fila. Y esto sin esfuerzo, sin currárselo. Por decreto. Este hombre, olvidando lo severa que era la lucha por la vida en la cercana Atapuerca, se nos ha vuelto comodón y quiere despuntar eliminando del escalafón a los posibles competidores. No sé cómo en Valladolid lo votan las mujeres o los que no viven en su misma escalera.

  6. De los hombres del PP no se puede esperar gran cosa. Cuando hacen los comentarios que hacen ignoran hasta que punto de descalifican. En cuanto a la mujer de Aznar, no la veo yo nada “a la manera pepera” es decir, secundaria y cursi. Botella no puede disimular cómo debe de ser de autoritaria, tal vez déspota. Soraya S. de Santamaría es bastante el paradigma de señorita del PP instruida y modosa. Cospedal también demuestra más carácter y, yo de Rajoy, le tendría cierto miedo.
    Y lo peor es que esta gente mandará dentro de nada en toda la península y las islas más plazas de soberanía.
    Alberto: Te he dejado un pequeño comentario en tus estupendos Cabos sueltos”
    Un petó!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: