6 comentarios

Re-Cuento (triste) de Navidad


Hace exactamente tres años, escribí en mi anterior blog este pequeño cuento de navidad, que la realidad se encarga de convertir en noticia con cierta dramática frecuencia.

Por entonces, yo escribía mis relatillos con una irreflexiva frescura. En veinte minutos, sin revisar (Martín Favelis siempre me regañaba por eso), teclear y colgar… Después empecé a madurar más las ideas, hacer relatos más extensos y tardar varios días en terminarlos. Os confieso que no sé decir si he conseguido mejorar mis pequeñas narraciones. Hoy os resucito este amargo cuentecillo.

Con la débil luz de una linterna, José iluminaba los riscos, buscando el modo más idóneo de acercar la barca a la playa. A su lado, una María abatida, exhausta y atemorizada, lo miraba con sus ojos desorbitados por el miedo. Un instante después, la barca tocó en una piedra y produjo un ruido seco. José se tiró al agua, sujetó como pudo los vaivenes de la embarcación y María se bajó sujetándose su abultado vientre.

-¿Estás bien?

-¡Sí! ¿Y tú? 

Ambos se dejaron caer abrazados en la arena. José trataba de calentar el cuerpo aterido de María con caricias enérgicas, pero llenas de ternura. María, helada de frío, buscó las manos de José. Se procuraron el cobijo de unas rocas, cambiaron la ropa húmeda por otra y se dispusieron a comer lo poco que les quedaba en las mochilas. María se retorció en un espasmo de dolor.

-Creo que he roto aguas.

 

 

(Imagen tomada de ascprofesional.blogspot)

 

José sintió el pánico más absoluto. Un miedo mucho más terrible que cuando habían estado a punto de zozobrar en medio del mar. No sabía cómo superar su desconcierto, no sabía qué hacer. Nunca se las había visto en un parto. Le parecía algo tan fuera de su control, que sólo pudo reaccionar a través del miedo, como la mayoría de los hombres.

Tomó la mano de María, le bajó la ropa, la tapó con lo que pudo y empezó a musitar junto a su oído las frases más llenas de amor, más tiernas, más cariñosas, ésas que nunca se hubiera creído capaz de decir. Sintió un inmenso amor por aquella mujer, por la criatura que iba a nacer, a la que decidió llamar su hijo.

Mientras María se enfrentaba a uno de los seculares milagros de la naturaleza, José intentaba calmar sus dolores con muestras de amor. Era lo único que sabía hacer. Eso, y recordar cómo la conoció, junto a la frontera de Melilla, donde llevaban varios meses a la espera de dar el salto. Habían compartido muchas experiencias. María, a la que deseó en cuanto la vio, era una mujer senegalesa, que había salido de su pueblo llena de sueños. Con algún dinero reunido entre los de su familia, consiguió llegar, hacía casi año y medio, al norte de Marruecos. Allí tuvo que prostituirse para sobrevivir. Le quedaba un consuelo: siempre había vendido su hermoso cuerpo, pero su alma estaba intacta, pura e inocente, como si fuera una niña.

José había llegado de Chad hacía casi un año. Conoció a María. La deseó, se le metió en el alma y le pidió que dejara la prostitución. Le ofreció el escaso dinero que él mismo tenía para pasar a España. Ambos vivieron juntos los últimos meses, en constantes intentos de localizar una patera que los trajera a la tierra de promisión. El hijo que estaba a punto de nacer de María podía ser suyo, pero también podía no serlo. Le daba igual. Lo importante era la peripecia vital que ambos estaban corriendo juntos. Un llanto interrumpió sus cavilaciones. Era un niño. Se llamaría Jesús.

Un  momento después, al oír el llanto inconsolable del recién nacido, empezaron a llegar africanos, inmigrantes que vivían en los invernaderos próximos. Les llevaban amuletos y comida. Una luz intensa, casi morada, recorrió el cielo por encima de los acantilados. Un momento después, tres hombres, dos blancos y un negro, se les acercaron. El primero, saludó llevándose la mano extendida a la sien y les trajo mantas; el segundo les dio agua y alimentos. El tercero, que hablaba sus lenguas, los tranquilizó.

Poco después, las luces del acantilado tenían nuevos fulgores y el recién nacido y su madre eran trasladados en ambulancia al hospital, mientras José veía cumplido parte de su sueño. A él lo repatriarían, pero María era madre de un ciudadano español. Tal vez no la volvería a ver nunca. Ni a ella ni a su hijo, pero el sueño estaba casi cumplido.

Uno de los agentes de la Guardia Civil, se le acercó con el intérprete:

-Feliz Nochebuena. Tu mujer y tu hijo están bien. Enhorabuena -le tradujo el intérprete, mientras José notaba en sus mejillas el calor de las lágrimas.

Felices y solidarias fiestas.

 

Alberto Granados

 

Anuncios

6 comentarios el “Re-Cuento (triste) de Navidad

  1. ¡Uf!… Triste re-cuento… Pero, muy bien escrito…

    Bexos

  2. Un re-cuento bello y tierno. Disfruta de las fiestas, Albertus!
    Una abraÇada, amic!

  3. Lo era entonces y sigue siendo un buen relato. Evolucionamos. Unas veces para mejor. Otras para peor. Pero lo importante es evolucionar.

    Feliz Navidad

  4. Bonito cuento, Alberto y muy adecuado a la realidad como bien dices.
    Lo de escribir te sale de dentro, sea espontáneo o estudiado, siempre dejas un buen sabor de boca;-)

  5. Muchas gracias, Alejandra, Glòria, Jesús y Kape. Veréis que ando muy desmotivado con correos, facebook y el blog. Es una de esas rachas en que no le encuentro muscho sentido a esta vidilla virtual… Ya se pasará.
    Abrazos

  6. Se me acaba de poner la piel erizada. Triste y emocionante

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: