16 comentarios

En campaña


Hace un rato que he llegado de patearme el barrio de la Cruz parando a la gente y hablándoles de nuestro candidato a la alcaldía granadina. No tengo facilidad para hacerlo, me cuesta un “dios y ayuda”: soy reservado por naturaleza, no me gusta salir a la palestra, me veo como cuando llaman a tu puerta esos chicos de una operadora telefónica o los testigos de Jehová para colocarte su monserga. Lo siento: me encanta crear opinión, debate, polémica y eso trato de hacer en este blog y en el otro, más militante y combativo. También doy bastante caña en Facebook, que pese a ser más frívolo y ligero, permite dar mil mensajes mínimos, una propaganda continuada (no sé si eficaz, ya que la mayoría de mis contactos son también “de la causa”)…

Esas cosas las hago con auténtico gusto, pero esto de hoy (y aún quedan más sesiones) me suena a una vieja forma de hacer campaña que los nuevos tiempos y las nuevas tecnologías aún no han conseguido barrer: hablar con la gente, pararla, ver su gesto de desconfianza, cuando no de desprecio (también de complicidad cuando das con votantes nuestros, con los que se habla de política, de la situación de la ciudad, de la crisis…). Me encanta la gente, pero no interpelarla en plena calle, invadiendo su privacidad. Parece, sin embargo, que sigue siendo necesario, así que asumo la tarea y trato de hacerla lo mejor que puedo y sé.

Hoy he visto el gesto de quienes no querían ni parase y nos miraban como a un sapo despreciable, los que se han parado porque no han sabido negarse, los que, al identificarnos, nos miraban con ganas de charla y los entusiastas, que también los ha habido. De todos, quien me ha conseguido impresionar ha sido un joven de unos treinta años que se ha negado a pararse con nosotros para, sólo tres metros después, volverse y explicarnos su postura: no va a votar a nuestras siglas ni tampoco a las otras. Dice que la clase política está muy distanciada de los problemas de la gente y que su abstención tendrá que servir para hacerles reflexionar a políticos de uno y otro bando.

Me ha hundido la moral. No paro de preguntarme por qué los sueños igualitarios de la izquierda han dejado de ilusionar a una sociedad que ha vivido la época de las vacas gordas con una desmedida fiebre consumista de nuevo rico y que ahora parece culpar a los partidos de haber roto el estatus (¿es necesario recordar que ha sido una crisis financiera, que no política?). Me resulta terriblemente injusto que muchos jóvenes de la edad del de hoy, que las encuestas daban como auténticos pasotas en materia política cuando la bonanza económica, pasen ahora a ser abstencionistas (que es una forma de hacerle la cama a la derecha) en vez de arrimar el hombro en una formación política a la medida de su ideología.

Trato de recordarme a mí mismo hace treinta años, cuando acabábamos de pasar de la dictadura a la transición democrática y veíamos en cada pequeño paso una conquista gigantesca para la convivencia en democracia. Cuando éramos conscientes de que las utopías de entonces casi podrían ser realidades en unas décadas. Cuando la clase política tenía un respaldo en la calle y la gente lo manifestaba y ocupaba las calles por algo mucho más serio que la copa del mundo de fútbol. Cuando estaba todo por hacer y había que levantar un estado recién estrenado.

Es cierto que los políticos no son seres perfectos, que el trabajo de los partidos es a veces algo lleno de contradicciones, pero es el mejor que tenemos. Duverger decía que la democracia es el mejor de los sistemas políticos, una vez excluidos todos los demás. Sólo podemos valorar en su justa medida la democracia, incluso siendo imperfecta,  cuando se han vivido en unas condiciones no democráticas, así que la educada respuesta del joven de hoy no me sirve: si se considera que los partidos no funcionan bien, hay que cambiarlos desde dentro, mojándose y responsabilizándose, lo cual no resulta nada cómodo y obliga, a veces, a recorrer caminos que no son los que te gustan. Abstenerse es, simplemente, dejar que otros hagan el trabajo que yo no soy capaz de hacer, pretender ser aséptico en algo en lo que no has puesto ni un gramo de honradez, meter la cabeza en el agujero. Y eso sí que es una cobardía.

Alberto Granados

Anuncios

16 comentarios el “En campaña

  1. ¡¡De acuedo Alberto!!

  2. quizas “los sueños igualitarios” han pasado a un plano inferior, predominan los sueños de justicia, pero sin igualdad son algo monótonos, casi aburridos.

    si, la labor de calle es muy dura y ahora mas cuando hay poco novedoso que ofrecer… empleo, por ejemplo.

  3. Tu experiencia en el puerta de hoy me trae recuerdos,muy similares,por cierto.Esa cercanía al ciudadano,tan necesaria,hoy carece de eficacia frente a unos medios de comunicación que te bombardean y que crean opinión.En mi ciudad,la derecha tiene comprados a todos.Hay tal clientelismo político que creo que no los echará ni Dios.
    Lo más triste de todo es la decepción que lleva al votante a abstenerse.Ahí está la clave.No los puedes comparar contigo,son hijos de la democracia.Viven en una sociedad veloz y consumista y sienten que la clase política no soluciona sus problemas.No creen en la política,la derecha ha hecho aquí muy bien su tarea.Piensan que todo es puro mercantilismo.Han dejado de creer en el sistema.Esto es lo terriblemente peligroso y lamentable.Claro que,a estas alturas,premian los resultados electorales.
    Mi hija va a votar por segunda vez.También se siente decepcionada;como ella dice,va a votar con los ojos cerrados.No soporta a la derecha.Tristemente,creo que esto es una excepción.Qué malos tiempos!!

  4. Mucha razón hay en tu reflexión, Alberto…

    Pd.- Esta noche me ceno tu nuevo pdf… Me encanta que te estén publicando!

    Bxos

  5. Admirable tu radiografía sociológica y tu actitud comprometida. Un análisis lúcido de estos ríos revueltos cuyas aguas bajan muy turbias. Los que conocemos a los pescadores de estos ríos, no nos vamos a dejar pescar. Aun así me temo una próxima travesía del desierto y muy pocos oasis en lontananza. Ahora bien, que no cunda la desesperanza: después de la tempestad viene la calma y el ave fénix siempre resurge de sus cenizas.

  6. Solo puedo decir q yo soy hijo de la democracia aunque de familia luchadora políticamente hablando y solo puedo decir que la clase política debería dejar de mirarse el ombligo y el ombligo de sus oponentes y preocuparse de lo que el pueblo les demanda. Porque todos culpamos de esta crisis a las entidades financieras y sin embargo las inyecciones de capital publico son constantes y muy sustanciosas y sin embargo creo que en I D las subvenciones son muy deficitarias o educación etc

  7. Ese joven representa a un gran número de personas que han crecido con un mucho hecho y no valoran en su justa medida que eso no salió de la nada, que para que él creciera con ciertos derechos muchos como tú salieron a la calle a concienciar, lucharon puerta a puerta y nunca se rindieron a las primeras de cambio.
    El trabajo que hiciste ayer, si bien te resultó pesado, es coherente con lo que defiendes y eso te honra.

  8. Aprendo contigo, sin duda alguna. Sigue escribiendo y enhorabuena por todo

  9. sobre tu soledad en la tarea… eso no puede ser asi… no es labor de militante mas bien de kamikaze…

    ninguna campaña se parece a otra y ésta a ninguna…

  10. Desconocido Konan, me alegro de tu coincidencia de criterio. Aquí esté el blog, a tu disposición: siéntete como en tu casa.

    Foces, me acuerdo de tu estado de ánimo cuando Rosa, tu mujer, contaba en la Euroárabe los inicios de su tarea municipal, en los albores de la t5ansición: debió ser tan hermoso que no consigo explicarme la abstención, salvo como forma de no querer afrontar la realidad, que aun llena de problemas, amanece cada día para echarle redaños. Y te aclaro que no estuve solo: fuimos varios y varias los que cubrimos el barrio.

    Marifé, aquí los medios están a ver si pillan subvenciones: si no lo consiguen dan caña, y si nlo consiguen, pues a callar y pasar página. Dos grupos, amobos conservadores: Vocento y Joly. Más una televisión pagada a precio de oro (lo que cuesta entrampar el presupuesto municipal para varios años) sólo para mayor gloria del pepetorrismo.

    Alejandra, espero que la cena de mi pdf no se te indigestara. Por cierto, te he puesto falta en mi cuento del medievo.

    Miguel, espero que nuestro fenix tire pa’arriba: si no lo hace, adiós políticas sociales y libertades….

    Migue Madrid: gracias, pero estoy preocupado, no ya por el los resultados de las elecciones próximas, sino por la imagen que los partidos están creándose, que en nada responde a la verdad. Tal vez los trapos sucios de la clase política tendrían que empezar a lavarse en casa, pero ya he dicho arriba quien empezó a crispar… Creó escuela: la fulería elevada a libro de estilo.

    Un abrazo para todo el mundo.

    Manolo, los partidos se miran el ombligo porque hay una dosis insoportable de agresividad. La política se ha cvconvertido en espectáculo mediático, como las entretelas biográficas de la Esteban. Lamentablemente, eso que ha dado en llamrse crispación apareció, según mi modesto criterio, cuano un señor, apenas unos meses después de ubnas elecciones generales, empezó con lo del “Váyase, señor González”. Fue el momento inicial del abatratamiento de la vida política. Desde entonces, no han parado: se vende Navarra, Zapatero era connivente con ETA para ganar las elecciojes y mil majaderías que nadie de la prensa internacional ha reflejado. Creo que hay una `parte que ha enmerdado más que la otra, que sólo trata de defenderse.

  11. Perdón, pero he tratado de respetar el orden y resulta que me he dejado a Manolo incluso fuera de fimra: perdóname, es que me había saltado a Miguel.

  12. Me gustan tu idealismo y tu honestidad pero yo percibo la política casi como un mal necesario. Aquí se pasó de Dictadura a Desencanto, por lo menos en lo que a mí se refiere. Creo que, por desgracia, pesa más el deshonor de muchos políticos que el buen hacer de tantos otros. Por otro lado, las ONG, por ejemplo, parecen haber ocupado en gran medida el sitio que en nuestra juventud ocupaba la política. No sé si la culpa de esta susticución, de la indiferencia de los jóvenes hacia el voto, vienen dados, nos guste o no, por nuestra culpa, por nuestro comportamiento que, de un modo o de otro, siempre es político.
    Ui! A este paso escribiré hasta el amancer…un beso y buen finde.
    P.S.: No puedo abrir tus p.d.f. pero los he derivado a un amigo y en cuanto los tenga, los devoro y te digo algo. Encantada de que te publiquen. ¡Qué menos, escribidor!

  13. Glòria, no creo que se trate de idealismo u honestidad: la vida política es como es. Lo que no me sirve es la apatía, el criticar y sembrar desaliento sin haberse mojado antes. Es que ha habido mucha gente que se ha dejado la piel durante muchos años de lucha, cosa que parece que la gente no quiere ver.
    AbraÇada.

  14. Kape, perdón: mira que tato de hacerlo bien, pero…

  15. No hay nada que perdonar, tienes atenciones que valoro mucho más.
    Un besazo:)

  16. en otros tiempos era razon de reflexion la bajada en participación, de 500 a 300 es preocupante…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: