8 comentarios

El golpe, treinta años después


El pasado domingo, el suplemento Domingo de El País ofrecía un amplio reportaje sobre los treinta años de aquel 23F en que se produjo el intento de golpe protagonizado por Tejero. Llevo todo este tiempo recordando aquella noche. Llevo todo este tiempo queriendo saber qué fue realmente lo que pasó, qué pasó con el hombre del maletín y qué contenía este, quiénes estaban en la trama civil, cuántos golpes de estado se estaban preparando (parece ser que había varios), quién estaba destinado a ocupar la cúspide del nuevo poder (militar, por supuesto) y, sobre todo, por qué desistió en el último momento…

 

 

 

(Porada de El País del 24 de febrero: supuso mucho para todos)

 

 

 

 

(Una poética visión de Peridis)

 

 

 

Son muchas interrogantes, tal vez demasiadas y me figuro que no viviré lo suficiente para saber las respuestas, aunque el hijo de Tejero decía que cuando su padre lo deseara, se pondría en contacto con la prensa. ¿Qué tendrá que decir el viejo militar? ¿Qué habrá pensado cuando se haya visto miles de veces zarandeando a Gutiérrez Mellado, protagonizando una de las escenas más ominosas de nuestra reciente historia? ¿Qué habrá pasado por la cabeza de las decenas de guardias civiles que participaron en el asalto al Congreso? ¿Tendrán una sensación de alivio al considerar la que les hubiera podido caer o, por el contrario, sentirán profundamente el fracaso de su aventura?

 

 

 

(El panel correspondiente al golpe)

 

 

 

 

(Teléfonos y transistores de los de aquella larga noche. Y la cámara de

Barriopedro, cuyo carrete guardó en su ropa interior)

 

 

(Cabeceras de la prensa del día siguiente.

Fotografías mías de la exposición “Tiempo de Transición”)

 

 

 

Y por encima de todas las preguntas, ¿cómo estaríamos hoy si el golpe hubiera triunfado? ¿En qué habría quedado aquella Constitución recién nacida que defendió tan valientemente El País?¿Qué habría pasado con Santiago Carillo, Felipe González, Suárez y los políticos significativos de entonces? ¿Hasta dónde habría avanzado el régimen de libertades de que gozamos? ¿Cómo seríamos en la actualidad?

Creo que España seguiría siendo un país atrasado, teocrático, censurado y autoritario. No existirían leyes como la del divorcio o el aborto y el mapa autonómico sería una mera descentralización administrativa, de carácter logístico más que político. La cultura seguiría coartada y sujeta a auténticas trabas, la derecha estaría aún más crecida que la actual, con la creencia absoluta de ser unos elegidos en los que lo natural es el poder… Cierro los ojos y me vuelven imágenes que mi memoria mantiene indelebles.

Ayer mismo, el periodista Martínez Soler enlazó en su blog un artículo mío y nos descalificaron llamándonos a ambos “ultraizquierda pijaprogre nostalgica” (sic), y eso que ambos hablábamos en nuestras correspondientes entradas de un suceso de 1966, que si llegamos a hacerlo sobre el Presidente Rodríguez Zapatero, habría que ver en lo que queda la cosa…

Hay veces que creo que el tejerazo nos sacudió las conciencias a las dos Españas y radicalizó más que nunca la conciencia política, las ganas de enfrentamiento tan largamente cultivadas por el franquismo, el cainismo grabado a sangre y fuego en nuestra esencia española. Hay veces que me entra el miedo: en (muchas) ocasiones, veo fascistas.

Alberto Granados

8 comentarios el “El golpe, treinta años después

  1. Alberto, he leído no sólo este sino también los artículos de la polémica. Claro que dan miedo: basta leer sus exabruptos. Pero el miedo no es incompatible con la defensa de las propias opiniones y con el coraje necesario para defenderlas. He constatado una sutil diferencia entre las vuestras y las de vuestros detractores. Martínez Soler y tú dais la cara, firmáis con vuestros nombres y apellidos, y los otros parapetados tras sus “originales y creativos” pseudónimos:Esclarecedor.

    Un abrazo machadiano (por cierto, ¿no le dedicaste tú un post a Manuel Machado?)

  2. Miguel, ya le digo al que firma como Maximo que se retrata solo.
    Respecto al relato que escribí hace dos años, lo enlazo, por si alguien quiere revisarlo:

    http://blogs.ideal.es/rigolettobloguero/2009/2/22/la-agonia-del-hombre-bueno

  3. Siempre he dicho que las decisiones, políticas o de golpe de stado… que se toman en las primeras horas de la tarde… huelen a Rioja.

    A ese que tu llamas “viejo militar” no se le podra sacar nada, creo… nada nuevo quiero decir. Simplemente un fascista, como el Carres o como los fantoches armados y peligrosos que, en un pisito cerca de la extinta Imprenta Urania, esperaban ordenes para las “sacas” correspondientes.

    Si, seria interesante que imitando aquella pelicula americana “que hiciste en la guerra papi” contaramos lo que hicimos en aquel 23F.

  4. Alberto, también sigo sintiendo ese miedo.Yo estaba en la c/María de Molina de Madrid en una reunión de trabajo, y vi pasar un número indeterminado de coches de secretas con la ametralladora por la ventanilla. Este hecho me asustó e impresionó de tal forma que esa fotografía está grabada en mi memoria.
    Un abrazo

  5. Foces, hoy El País permite bajarse las siete ediciones que sacó en esas 18 horas. Las he descargado y las iré releyendo (a Jaén no llegaron más que dos). Y sí, hubo mucho alcohol por medio. Ayer decían que hubo un gasto en comida y bebida para los golpistas de más de cuarenta mil duros de los de hace treinta años.

    Miguel (primo, que no el poeta), después de acongojo de aquella noche, no olvidamos fácilmente. Mi hermano Jesús había ido en unas listas de CCOO de banca y le pasban los tanques por debajo su casa en Valencia. Tampoco creo que se le olvide…

    Abrazos

  6. Y es el 23… que siento? pues que hace 30 años podia correr y que hoy no. Tendria que hacerme fuerte…. ja,ja,ja…

    Esos “viejos militares” que pintan y hacen flores… si el “golpe” se lo hubieran dado a Franco… estarian criando malvas.

  7. Eso no lo dudes: ahora se está sabiendo que Tejero dio orden de si se apagaba la luz, disparar al primer contacto. ¡Qué pedazo de animal!

  8. recordar ?… hummm ! pues que Aranda y yo nos llevamos cosas de Mesones… que despues, ya en La Plaza del Carmen, un golpetazo, que algunos creyeron un tiro… la rapida decisión de Jara de poner en su sitio a los guripas… uno de ellos estaba arriba, con nosotros, era del partido… con su revolver…

    me acuerdo ? pues del hambre, que estaba cerrado hasta Los Manueles. de la serenidad de Juan Tapia. del final real… del volver, con algun sustillo en General Narvaez…

    y al dia siguiente a currar, viendo en la tele como se descolgaban los que debian haber sido colgados y ya por la tarde me dio una mala leche y sed de venganza, enorme, de coxones !!! que me dura…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: