8 comentarios

Esplendor en la hierba


(Fotograma del filme, tomado de plumasdecaballo punto com)

 

Durante años he sido un cinéfilo empedernido, de esos que no aguantaba más de  tres días sin echarme una película al cuerpo. Creo que la raíz de mi afición venía de aquellas matinées infantiles en el cine Imperio de mi pueblo (que ahora que lo pienso, el nombre de la destartalada sala era todo un síntoma) o en los tres cines de verano, que establecían una feroz competencia. Era el tiempo de quedar con los amigos para vernos en el cine, al que íbamos casi a diario. Después he pasado al extremo opuesto y me cuesta trabajo arrancar para ir a una sala, no tengo paciencia para aguantar dos horas pendiente de una trama y mi afición se ha desvanecido, lamentablemente. De hecho compro y compro DVDs que después no encuentro el  momento de ver…

(Fotograma tomado de espacio punto sktb3000 punto net)

 

Durante mi adolescencia, en aquellos lejanísimos sesenta, afloraron películas admirables que marcaron verdaderos hitos en la historia del cine. Fue una época en que las grandes productoras competían entre ellas haciendo vistosísimas producciones llenas de masas de extras, con un metraje larguísimo y con el sagrado principio del star system como motor del proceso: inolvidables son “La hija de Ryan”, “Lejos del mundanal ruido”, “Los girasoles”, “Doctor Zhivago”, “El mayor espectáculo del mundo”.

Hace unos días, en casa salió una conversación sobre el poema que una bellísima Natalie Wood recitaba en clase en aquel melodrama tan lleno de ternura que Elia Kazan dirigió en 1961: “Esplendor en la hierba”. Es una de la estancias que forman la oda “Intimations and inmortality”, de William Wordworsth. Dice así:

(Fotograma tomado de tanpersonal punto com) 

 

 

 

“Aunque nada pueda hacer volver la hora
del esplendor en la hierba, de la gloria en las flores,
no debemos afligirnos, pues encontraremos
fuerza en el recuerdo,
en aquella primera simpatía
que habiendo sido una vez, habrá de ser por siempre,
en los consoladores pensamientos que brotaron
del humano sufrimiento
y en la fe que mira a través de la muerte,
Gracias al corazón humano, por el cual vivimos,
gracias a su ternuras, a sus alegrías, y a sus temores,
la flor más humilde, al florecer, puede inspirarme
ideas que, a menudo, se muestran
demasiado profundas para las lágrimas”

 

Lo leía en clase una Deanie Loomis (Natalie Wood) frágil, insegura, aterrorizada por tener que hacerle frente a la vida y al amor que siente por Bud Stamper (Warren Beatty), llena de zozobra y de ternura, que estaba a punto de perderlo todo por la fragilidad de su espíritu, por su incipiente neurosis, que le hará pasar su juventud en un manicomio, para terminar, en la última secuencia con una sonrisa de aceptación de lo fatal.

He visto esta película muchas veces y sigue emocionándome aunque ya han pasado cincuenta años. Será que se trata de un clásico inmortal, como ese esplendor en la hierba que el recuerdo mantiene vivo.

Alberto Granados

Anuncios

8 comentarios el “Esplendor en la hierba

  1. Me pasa igual, igual, con esa película. Y Natalie Wood me contagia su desamparo. Yo creo que se interpreta a sí misma, siempre tan bella y tan desvalida. También en West Side Story, la inolvidable María, la excelente BSO de Leonard Bernstein. Pobre Natalie, qué triste final el de su propia vida.

  2. Fue tan tierna… Y esos ojos de desvalimineto… West side story es una película mía, pero de verdad.
    Abrazo de “puentifical”.

  3. El recuerdo siempre hace reverdecer la hierba del olvido.
    Emotivo el poema y el recuerdo de tan grandes películas. Natalie Wood, inolvidable…
    Saludos y buen fin de semana, Alberto.

  4. Natalie Wood siempre me pareció una actriz de dudoso talento pero tenía unos ojos que salían de pantalla. La película que evocas la recuerdo hermosísima. La pasaron llena de cortes y vista con ojos adultos adquiere su verdadera y trágica dimensión centrada en el temor al deseo, el deseo que sienten Wood y Beatty y que, forzosamente, por imperativos morales, debe ser contenido. Entiendo que la incipiente neurosis de la protagonista no habría llegado tan lejos si la relación entre ella y su pareja hbiera sido completa. Cuando Beatty habla con su médico, cuando interviene su padre, el frágil muchacho la deja de lado. Recuerdo en especial el baile, cuando él va con sus amigos, haciéndose el indiferente y Natalie le dice ¿Por qué me rechazas?. Y empieza la locura. Ella siente y ama mientras que Beatty es un perfecto pelele. La cara que pone al final de la película lo dice todo de su estulticia.
    Gracias, Alberto por haberme recordado esta joya que yo también he revisado muchas veces y gracias por transcribir el bello y certero poema.
    Una abrazo.

  5. Natalie Wood es un icono de la fragilidad, por eso perdura por encima del tiempo

  6. Marisa, Glòria y Tercero, no sé decir si fue una actriz determinate, pero hizo tres o cuatro obras geniales, de las de mi adolescencia: Rebelde sin causa, la propia Esplendor en la hierba y West side story, que son suficientes para tenerla en mi imaginario. Yo recuerdo su ternura y su mirada.

    Abrazos. Mañana ya estaré activo de nuevo, tras subir de la playa.

  7. poema muy emotivo me recuerda a neruda en los versos del capitan él tango del viudo o veinte poemas de amor y una cancion desesperada que belleza de pelicula

    • Efectivamente, se trata de una película llena de magia y sugerencias, al menos para mí, que la vi en plena adolescencia y efervescencia hormonal, cuando estaba buscando mi sitio en el mundo, como esta Deanie Loomis o com cualquier otro chaval de aquella época.
      Gracias por aparecer por este blog, al que quedas invitada. Permítreme recomendarte los realtos. A mí me gustan y están recibiendo magníficas críticas.

      AG

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: