2 comentarios

Nessun dorma


Como suele suceder en los cuentos y leyendas, los príncipes y reyes  hacen gala de una inexplicable y arbitraria crueldad, como es el caso de la princesa Turandot, que propone a cada uno de sus pretendientes tres incógnitas que habrá de averiguar para acceder a su mano. Quien falle será decapitado, que Turandot es persona principal y puede darse esos lujos de niña caprichosa y consentida.

(Representación de Turandot en Beijing. Imagen

tomada de la web culturevulture punto net)

Sobre estos planteamientos se asienta el argumento de la ópera “Turandot”, que la muerte de Giacomo Puccini dejó inconclusa y que hubo de terminar Franco Alfano, en la versión que hoy conocemos.

No es una ópera que me guste especialmente, pues el intento de adaptar las figuras bufas de la commedia dell’arte (los tres desorientados ministros Ping, Pang y Pong) a la estética china deja un resultado cuando menos dudoso en la trama argumental y sobre todo en la música. Además, yo soy más de Verdi (os recuerdo que mi anterior blog se llamaba Rigoletto).

Con todo, cualquiera que haya visto “Mar adentro” (Alejandro Amenábar, 2004), recordará el imaginario vuelo libre de Ramón Sampedro/Bardem. El dramatismo de esa secuencia, acompañado por el Nessun dorma de “Turandot” nos dejó a todos un nudo en la garganta.

Os adjunto la parte correspondiente del libreto.

CALAF:

Nessun dorma!

Nessun dorma!

Tu pure, o principessa,

nella tua fredda stanza

guardi le stelle che tremano

d’amore e di speranza!

Ma il mio mistero

è chiuso in me,

il nome mio nessun saprà!

No, no, sulla tua bocca lo dirò,

quando la luce splenderà!

Ed il mio bacio scoglierà

il silenzio che ti fa mia!

VOCI DI DAME:

Il nome suo nessun saprà…

E noi dovrem, ahimè,

morir! Morir!

CALAF:

Dilegua, o notte!

Tramontane, stelle!

Tramontane, stelle!

All’alba vincerò!

Vincerò! Vincerò!

CALAF:

¡Que nadie duerma!

¡Que nadie duerma!

¡Tú también, princesa,

en tu fría estancia

miras las estrellas que tiemblan

de amor y de esperanza!

¡Mas mi misterio

se encierra en mí,

mi nombre nadie sabrá!

¡No, no, sobre tu boca lo diré,

cuando resplandezca la luz!

¡Mi beso deshará

el silencio que te hace mía!

VOCES FEMENINAS:

¡Su nombre nadie sabrá…

y nosotros, ay,

debemos morir! ¡Morir!

CALAF:

¡Noche, disípate!

¡Estrellas, ocultaos!

¡Estrellas, ocultaos!

¡Al alba venceré!

¡Venceré, venceré!


Hoy se trata sólo de disfrutar de la música y dejarse emocionar un poco, que es sábado. Buen fin de semana.

 
Alberto Granados
Anuncios

2 comentarios el “Nessun dorma

  1. El crítico es siempre disolvente, disgregador, iconoclasta. Un eunuco de la belleza, conviviendo con ella y no pudiendo hacerla suya, solo trocearla. Eso pensó la alumna de un máster de cinematografía que da la UGR estos días, cuando oyó al profesor decir que esta hermosa secuencia de “Mar adentro” le parecía un anuncio de la Xunta de Galicia para hacerse propaganda, parecido a los que vemos en Canal Sur con caballos por las playas tomados a vista de pájaro. Yo no estoy apuntado, Alberto, pero ella me lo ha contado. Los profes no saben ya qué decir con tal de significarse. Peor para ellos.

  2. No soy aficionada a la ópera, y mira que lo he intentado veces con todos mis cinco (o seis) sentidos.
    Sin embargo, la leyenda de Turandot me parece…magnífica, mítica como nos lo demuestra nuestra literatura.

    Buen fin de semana, Alberto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: