21 comentarios

Acampadas


Tengo que confesar que, desde que empezó el movimiento de Democracia Real hasta aquí, mi postura ha ido cambiando y que, sin renunciar a las críticas que les hice en los blogs de Juanjo Ibáñez y de Jesús Lens, estoy cada vez más convencido de que estos miles de indignados jóvenes pueden llegar a lo concreto y, dejándose de etéreas propuestas, desplegar una fuerza capaz de producir cambios sociales.

Cuando empezaron las movilizaciones, me parecieron confusas, sin una meta social concreta (mezclaban la crisis económica con el hecho, por ejemplo, de que la Ley Sinde no les permitía descargarse películas). También me pareció que el mezclar a jóvenes de distintas tribus urbanas y tendencias vitales tan heterogéneas no podía considerarse serio. Igualmente, y dada mi militancia política, me dio por sospechar que era una maniobra orquestada por alguien interesado en fomentar el abstencionismo, que claramente beneficiaría a los partidos de derechas, tan disciplinados desde empresas, púlpitos y confesionarios.

Pienso en mí mismo, cuando tenía la edad de estos chicos. Confieso  que me movía por intuiciones y dudas razonables, sin tener un sistema ideológico formado, pues me faltaba experiencia vital en todos los campos. Me veo lleno de despistes que, muy probablemente, ellos no tengan, dada la cantidad de información de que hoy día disponen, la experiencia vital que yo a esa edad no había conseguido (estos de ahora están “muy viajados”, han vivido en pareja, se han enfrentado a trabajos precarios que en mis tiempos no se veían viables, saben buscarse la vida al margen de convencionalismos, han generado una especie de concha protectora ante el futuro demoledor que les estamos preparando como herencia, se toman la vida con esa filosofía de subsistencia al día sin referencias vanas al futuro…). Les faltan sólo unos años y sabrán mucho más de lo que yo he aprendido en mi edad, que en algunos casos es el triple de la suya.

Me decía el otro día Jesús Lens que no era un movimiento baladí, como yo los había juzgado en un primer momento. Que esa potencialidad era muy fuerte para considerarla una simple frivolidad. Las movilizaciones continúan, y además, las acampadas están tomando tal volumen, tales dimensiones organizativas, tal despliegue de empatías, que esto me está recordando aquel lejano (y olvidado) mayo del 68, en que unos cuantos soñadores buscaban el mar debajo de los adoquines de los Campos Elíseos. Cada vez me siento más próximo a sus planteamientos y me da miedo que la Junta Electoral ordene desalojos para la jornada de reflexión (siempre me ha parecido una majadería), una reflexión oficial y única, que excluye la de este grupo social, una reflexión demoledora que nos lleva a reflexionar y a hacernos varias preguntas: ¿qué hemos hecho con la vida pública? ¿cómo hemos podido caer tan bajo? ¿por qué no hemos reaccionado antes, si estamos hablando del futuro de nuestros hijos? ¿cómo hemos permitido la voracidad de bancos y empresas hasta extremos próximos al esclavismo, sin levantar un solo dedo?

Espero que la Junta Electoral no vea en estas acampadas motivo suficiente para desalojos violentos que sólo conseguirían mostrar un aspecto más de la exclusión de estos jóvenes. A fin de cuentas, no se consideró que las víctimas del 11M y las mentiras de Aznar fueran desestabilizadoras para la jornada de reflexión, así que no veo motivo alguno para que se prohíba a estos miles de jóvenes que manifiesten su malestar incluso el sábado y espero que se imponga la cordura.

También espero que no se tomen medidas represivas ni violentas por pedir algo que es esencial: un futuro que no mire exclusivamente al mundo financiero. Un Rubalcaba reprimiendo a estos jóvenes me dolería. Mucho.

Es cierto que no veo claro por qué las movilizaciones han empezado justo una semana antes de unas municipales y, en algunos casos, autonómicas. A esto le llamo yo inoportunidad, pues va a haber mucha gente dividida entre el apoyo a esta gente, que son nuestros hijos sin futuro y la fidelidad a un partido. Creo que deberían asumir que el lunes serían motivo de toda una corriente de empatía, mientras que hoy son incómodos para mucha gente que tiene legítimo derecho a defender la democracia que tanto costó levantar. Es una contradicción que no termino de solucionar, pero según leo por ahí, todo en este movimiento está resultando francamente ambiguo y contradictorio.

Creo que el lunes sería un magnífico momento para exigir un cambio en la ley electoral, la regeneración de la política, transformacines sociales, políticas empresariales razonables, reparto más equitativo de la riqueza, trabajo y vivienda… Hoy todo este caudal de enorme fuerza se convierte en un problema.

Esta mañana (el resto de la semana he estado indispuesto) he ido a la Plaza del Carmen. He hablado con algunos y sigo viendo contradicciones y enfoques bien distintos, pero, después de haberlos puesto verdes por apáticos y distanciados de la política, creo que ahora tendríamos que aplaudirles su inquietud.

En definitiva, que cada vez estoy basculándome más hacia ellos. Es decir: que cada vez me veo más joven.

Alberto Granados

Anuncios

21 comentarios el “Acampadas

  1. Así es Alberto, han dejado en casa la consola y el mando y han salido a la calle a decir que ellos también cuentan. Tú no entiendes que haya sido esta semana, lo ves inoportuno, pero son como tú a esa edad, se mueven por instinto, sin planes prefijados, y cuando les ha dado fuerte han salido a hacerse oir. Y de la misma forma han ido argumentando posiciones más sólidas dentro de su discurso, porque empezaron con razones dispares pero han aprendido a hacerlas socialmente aceptables. Ellos, al igual que los recién licenciados haciendo prácticas, están poniéndose a prueba, practicando eso que llaman “vida adulta”.
    Yo he estado a favor de ellos desde el primer día porque no era normal tanta apatía, no, no cuadraba cómo teniendo tanta información a su alcance, tanta preparación, no hubiesen salido antes, en el primer recorte de sus derechos……pero más vale tarde que nunca y si no hay impedimento alguno, el sábado noche iré a apoyarles/me, se lo han ganado 🙂

  2. Kape: le he dado la solución que he supuesto que tú querías. Gracias por tu constante presencia.

    AG

  3. Pues me alegro de que te des cuenta de que la gente joven vale para algo. Aunque no todos nos sabemos ganar la vida jajajaja, e intentamos trabajar en lo publico (a base de peleas con tus jefes cuando intentas cambiar cosas porque según ellos “das más trabajo”, se ve que en lo publico hay que hacer lo mínimo según algunos). Yo me esperaba que la reacción del pueblo seria mas radical y violenta, confieso que tenía miedo. Miedo por lo economico, por lo violenta que pudiera ser esta respuesta. Cuando fui a la manifestación del día 15 me llevé una grata sorpresa. Vi a gente de muchas edades diferentes, mucha gente con sloganes distintos unidos. Confieso que cuando oí lo de “el pueblo unido jamás será vencido” me dieron ganas de llorar.

    Espero que esto sirva para cambiar cosas, también espero que se perfeccione el sistema (siempre es mejorable). Además también espero que sea de forma tranquila y que no suponga que se intente crear un sistema para la mayoria sin atender a las minorias (ti xa me entendes jejeje).

  4. La militancia, querido Alberto, ciega los ojos, de eso se quejan, entre otras cosas, esta gente.

  5. Si Alberto a mi tambien me recuerda “Mayo del 68” (La imaginación al poder) Por primera vez en la historia de España se ha echado a la calle toda una generación de indignados con el actual sistema. Me da la impresión de que esto es autentico, a pesar de que toda revolución tiene sus girondinos y sus jacobinos.Recuerda que las manifestaciones en los paises árabes surgieron de forma espontánea y luego han intentado instrumentalizarlas, cuando lo que se pedia era el final de la corrupción y de las dictaduras. Espero que aqui nuestros ínclitos líderes, tengan el mismo final que en Tunez y Egipto con sus Presidentes detenidos. Pues como se leia en una pancarta (Hay poco pan para tanto chorizo)

  6. ¿Pues sabes lo que te digo? ¡¡A la calle que ya es hora de pasearnos a cuerpo!!
    Ya era hora, si, ya era hora. Los adultos estamos viciados por nuestra historia y hemos consentido cosas inaceptables, pensando que teníamos una democracia perfecta pero no lo es:Y no los hemos sabido proteger, por lo menos en esta crisis.
    En cuanto al momento, es que es lógico que el que haya observado la mierda de campaña que han hecho los partidos, haya tirado por la calle de enmedio ¿no te parece?

  7. como sea que lo que dicen es acertado pues hacen bien.
    me queda la duda de si quedara algo despues de las elecciones….

  8. Impaciente, nervioso, expectante, esperanzado por ver qué va a pasar. Hasta ahora me gusta, me solidarizo.

    Abrazos.

  9. Yo pasé ayer la noche acampado con la gente. Cuando hablas con ellos ves que son idealistas, pero no idiotas: gente, como dices, muy viajada, muy informada y con ganas de arreglar las cosas. Y dado que desde la clase política no se cambia el sistema, habrá que hacerlo mediante una revolución. La respuesta está siendo bestial.
    Gracias por ser cada vez más joven.

  10. Alli está mi hija: diplomada en magisterio, máster en audiodescrición para ciegos y subtitulación para sordos, formación profesional de segundo grado en lengua de signos, profesora de ingles, estudiando el segundo ciclo de psic0pedagogía y que a pesar de haber aprobado su oposición de pedagogía terapéutica en la ultima convocatoria no la han llamado para una misera sustitución en los dos últimos años y se gana la vida sirviendo en las bodas con un delantal y una cofia. Mientras que en los colegios a los niños con necesidades especiales, cuando se jubilan sus profesores los dejan en manos de los estudiantes de prácticas. ¿debe o no debe estar en la plaza del Carmen?

  11. Pero Alberto, ¿No te das cuenta que hemos rejuvenecido?. Me ha alegrado mucho el despertar de una generación. ¿o dos?. Lo que hace falta es que los mayores no lo estropeemos mezclando “churras con merinas” (no se si dice así). Todos nos habiamos instalado en el acomodo de la vida resuelta. ha hecho falta este gran zarandeo a la vida de los jóvenes para que todos retomemos el deseo de la lucha.
    Nunca es tarde cuando reflexionamos sobre algo importante. Que sea para bien, mucho mas allá de los resultados electorales. Hay que seguir en la brecha.

  12. Por fin, por fin, estamos reaccionando, jóvenes y no tan jóvenes.
    No todo es apatía, ya lo ves Alberto, y solo es el principio.
    Nos vemos en las plazas.

  13. Kape, sigo viendo un momento inoportuno que dará muchos problemas (la derechona está resucitando el fantasma del 14M de 2004 y diciendo que esto la ha montado el PSOE: nos queda una larga sarta de estupideces en el Mundo, La Razón, Intereconomía, etec., es decir, mucha más mugre). Por otra parte, es ahora o nunca: mera contradicción.

    Agustín, nunca he dudado de ue la gente joven vale. De hecho, he sido educador 39 años (creo que todavía lo soy) y eso implica una alta dosis de confianza en el futuro. Pero entre la gente joven (como entre la adulta) hay mil estilos que no me gustan, que me parecen desperdiciar un potencial en el que sí creo.

    Pablo, es cierto: la militancia obliga a tragarse sapos con los ojos cerrados.

    Juan Antonio, nuestros lideres tendrán que replantearse muchas cosas. No digamos los empresarios y los sindicatos.

    Coco x2: ha llegado la hora de hacer cambios, así que entoiendo cada vez más a esta gene joven. Más trabajo me cuesta aceptar eso de que en los colegios son los prácticos los que atienden a los alumnos. Eso debe ser una excepción extrañísima (he sido maestro 39 años). Mi hija también ha trabajado en los caterings y ahora se ha marchado al extranjero. Creo que el aldabonazo de estos chicos se va a oír en las sedes de los partidos a partir del lunes.

    Foces, ¿quires decir que esto te resulta sospechoso? Ya digo que a mí me pareció montaje de la derecha, pero eso sería en un momento concreto. Ahora está llegando a ser un movimiento serio.

    Miguel, yo también tengo ganas de leer los periódicos del lunes.

    Jose, lo de ser cada vez más joven, en mi caso no pasa de ser una metáfora, pero se agradece el guiño.

    Paqui, que nos vuelve aquel mayo de hace 40 años, que influyó y cambió muchas cosas. A ver si este cambia a los políticos, pero sobre todo a los empresarios sin entrañas (y nos espabila a los sindicatos).-

    Alvar ha vuelto! No ha desaparecido en combate! Aleluya. Nos vemos en las plazas.

    Gracias por vuestra presencia,

    AG

  14. Nos alegramos todos de que la juventud nos haya trasladado al ágora dejando los teclados en reposo.
    Desgraciadamente no tiene ninguna gracia que hayan sido las victimas nuestros hijos, por eso es mas necesario que nunca que los apoyemos.
    Fallos tendrá, como los tuvimos nosotros en nuestra lucha, pero por algo hay que empezar.
    Yo: ¿Qué queréis que os diga? Estoy orgullosa de esos jóvenes.
    Lo que está claro Alberto es que a los alumnos estos dos años pasados no se les ha atendido como cuando tu trabajabas, no se en todos los casos como se las habrán arreglado en los colegios, pero las bajas de los maestros no se han cubierto en su totalidad y piensan seguir sin cubrirlas,porque ya has visto que solo se convoca el 30% de las vacantes. Y no veo que nos hayan reducido los impuestos al 30% de lo que pagábamos ni nada de eso.

  15. no dicen nada nuevo.
    creo que, pasadas las elecciones, todo eso se fragmentará.
    es intereante pero servira para poco.
    y para menos si gana la derecha que es capitalista, financiera y bancaria.

  16. Yo, al principio, me sentía escéptica que es mi postura habitual ante cierto hechos pero ahora ya siento respeto por los jóvenes y menos jóvenes que, pacíficamente, acampan en las plazas. Mañana me acercaré a la Plaza de Cataluña de Barcelona para sentirme más cercana y decirme: yo lo he visto. No me quedaré a acampara por el bien de mi espalda.
    Creo que, efectivamente, la juventud daba una imagen apática pero ya la entendía visto el desencanto que producen la mayoría de políticos y la tremenda época que les toca vivir, tan inestable. Tambien nosotros, sus mayores, debemos de ser algo responsables de su aparente indiferencia que, por fin, ha mostrado su naturaleza real: la indignación.
    No sé si ya has leído “Indígnaos” de Stephane Hessel. Si no es así y te interesa, pi: ataccmadrid + indignaos y obtendrás el texto en 12 folios. Vale la pena.
    Un petó, Alberto!

  17. Debí escribir: “…el desencanto que produce la mayoría de políticos…”. El sujeto es singular, profesor.
    Sorry.

  18. Aplaudo el movimiento del 15 de mayo, con sus paradojas en ocasiones y con su desorganización en otras, pero es innegable su valentía y entusiasmo para gritar a los cuatro costados en las plazas y después de una noche incómoda de tienda de campaña, los que muchos solo piensan sentados cómodamente en el sofá de su casa.
    Me da igual que sea efímero, que espero y deseo que no lo sea, pero emociona y alienta el futuro, ver personas de diferente ideolo´gía política, edades, parados o funcionarios, soñadores o realistas…UNIDOS para clamar y reclamar los derechos de los ciudadanos pisoteados cada vez más por aquellos que elegimos (sea cual sea su color) para que nos los defendieran. El resultado a lo largo de muchos años ha sido: disminución de la dignidad del ciudadano y aumento de unos vergonzosos privilegios políticos que no tienen que envidiar mucho a tiempos pasados y tiránicos.
    Tampoco me interesa si hay una mano negra o blanca detrás de este movimiento del 15 de mayo; lo que me interesa es oir unas voces aunadas en una, haciendo uso de su libertad de expresión, que tanto nos costó conseguir, y una indignación pacífica que no consiente que sus derechos sean pisoteados a zarpazos por las garras de lobos acomodados en rentables y jugosos aposentos por los siglos de los siglos, amén.

    Un abrazo, Alberto, y buen domingo (el mejor de todos para todos).

  19. Reaparezco tras el empacho electoral, con los ánimos hechoz unos zorros. Gracias Coco, Foces, Glòria y Marisa por vuestras visiones del hecho de las acampadas. Queda aún mucho por ver sobre este fenómeno, al que hay quien quiere desacreditar.

    AG

  20. […] decía el otro día en mi post sobre la protesta: espero no ver a Rubalcaba ordenando una carga contra los acampados, pues me […]

  21. […] al hablar de los Indignados, de los que volví a ocuparme unas semanas más tarde, cuando ya eran acampados en nuestras plazas. Estuve varias semanas visitando la acampada de Plaza del Carmen, oyendo sus […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: