7 comentarios

La gloria literaria en quince pasos


Hubo un tiempo en el que el mundo se dividía en escritores y lectores. Los primeros eran unas personas que tenían singularísimas dotes tales como imaginación, sensibilidad y dominio técnico de la creación literaria. Los segundos, conscientes de sus carencias, se conformaban con comprar los libros de los escritores y leerlos. Cada cual estaba en su sitio y nadie se salía de su terreno natural.

Pero he aquí que llegaron las nuevas tecnologías y rompieron esa perfecta armonía, pues exacerbaron el irrefrenable deseo de escribir en todo el mundo, lo cual está bien como afición secreta, que para eso se queda el escrito tan bonico, con esos formatos que le da Word. Lo malo es que todos nos hemos creído que también tenemos las dotes del escritor y, desde que empezaron los blogs, nos hemos convertido en narradores o poetas, tenemos nuestro público que nos da coba y hemos escrito una novela (eso sí: siempre sin terminar), celosamente guardada en una carpeta junto a su CD de seguridad o un poemario o dos, a veces con ripios y guiños a García Montero.

Como los espabilados siempre se han lucrado con las vanidades ajenas, están apareciendo muchas editoriales que asesoran, corrigen, hacen de agentes literarios y publican a precio de oro (ya sabéis, los AAF, los autores auto-financiados que señalaba Umberto Eco). Ahora hay talleres de narrativa a manta, y todo suena a una república de las letras que deja en mantillas al Parnaso cervantino.

(Imagen tomada del blog lenguayliteratura2007, en wordpress)

 

Yo, que también tengo ínfulas de narrador, he asistido a dos cursos de narrativa, después he reflexionado y finalmente hoy os ofrezco gratis estos sabios consejos para dominar el arte de la escritura creativa. Estaréis a un  paso de conseguir la gloria literaria si seguís concienzudamente estas instrucciones para la fama. Si no lo conseguís, siempre os quedará el recurso de acudir al vidente Sandro, quien tal vez os dé las claves de una novela insustituible.

1 Hay que tener muy clara la estructura del poema o narración, las divisiones, la interrelación, o sea, que no se nos escape la conjugación obligatoria entre las partes y el todo, a ver si me comprendéis. Viene  a ser lo de aquel personaje de “La colmena” de Cela: planteamiento, nudo y desenlace, y que innoven otros.

2 Fundamental a todas luces resulta que el orden natural de la frase fluya, de los violentos hipérbatos, que nada aportan, huyendo. Es decir, para resumir: sujeto, verbo y complementos. Farragoso el discurso que no se escriba así resultará. Téngase en cuenta que el lugar idóneo para el verbo nunca el final de la frase es.

3 Hay que ser diamantinamente claro, dejarse de gongorinos circunloquios y violentas florituras que distraen el discurso, distorsionan el discurrir de ideas y distribuyen disonancias: al pan, pan y al vino, vino. Las ideas deben ser prioritarias frente a la forma y por eso hay que expresarlas sin errabundos postulados que las apequeñan, las jibarizan, las enanizan y minimizan en detrimento de la claridad del agua limpia. Yo me atrevería a elevar a idea absoluta el siguiente principio: “Pensad de que la palabra que no sea realmente necesaria sobra”.

4 Se deberá tener en cuenta que el vocabulario sea el más propicio y se salvará el hándicap de los extranjerismos innecesarios, capaces de saturar hasta el lector más paciente. Es muy simple: lo que es la propiedad semántica, que todo resulte muy fit, para que me entendáis. Olvidad lo vintage, lo trend y sed vosotros mismos. OK?

5 ¿Qué decir de ese extremo cuidado con la concordancia? Jamás debe de producirse un forzada discordancias. Lo masculino con lo masculino, lo singular que vayan con la singular y santos pascuas. Es que hay autores que todos lo embarulla por no tener en cuentas estas aspecto. Mucho cuidado con esta extremo: son necesaria para que tú no caigan en aquella errores, que hacen que termines escribiendo como hablan los futbolistas en los telediarios de los lunes.

6 Mucho cuidado con repetir esquemas  oracionales, o formas verbales idénticas o esas cosas, a ver si me explico. Mucho cuidado con este aspecto que no hay que repetir y repetir lo ya dicho antes, porque eso es repetir y resulta repetitiva tanta reiteración. Es decir: evitad repetir ideas o esquemas lingüísticos los cuales ya hayáis usado. Nunca repitáis lo ya repetido: el lector no es tonto. Repito: no lo hagáis jamás.

(La Biblioteca Nacional)

 

7 Evitar necesitar usar varios infinitivos. Creando, esquematizando,  analizando, escribiendo, siendo originales es como se consigue la buena prosa, el mágico poema, pero no deberá hacerse usando muchos gerundios.

8 Aunque no se debe empezar nunca con una conjunción. Y también no con dos adverbios. Esta última palabra requiere sumo cuidado o el texto os puede salir bien mal.

9 Deben de usarse correctamente esos diabólicos pares y tríos y asta cuartetos de palabras que nuestra lengua posee, debe ser para confundirnos: deber de / deber; por qué / porque / por que; hasta / asta; baca / vaca… Un error en este terreno es como un hasta de toro que se te clavara en mitad del texto: mortal.

10 La hortografía correrta y el acertado huso de los singos de puntuacion, asín como de las tirdes darán una imagen puvlica de ti. Küídala.

11  Hay que huir de los tópicos, de las muletillas, de las frases hechas, o sea, de los lugares comunes que hacen que parezca que se escribe para estúpidos, a ver si me comprendéis. Sólo así la prosa o el poema fluirán como las mansas aguas de un río. Usar un lenguaje fluido, lo que es cultivar la ligereza, tan necesaria en un buen escritor, lo que viene siendo un artista: ¡anda, que no! De igual modo, conviene alejarse del abuso de exclamaciones, ¡por amor de Dios!

12 Tampoco conviene empezar un período con una negativa. Y qué decir de la doble negación: no la uséis nunca.

13 Ay que rreleer lo escrito y coreguir herrores.

14 Cuidado con los anacolutos, esas frases que se cortan a medias y al reelaborar el discurso ya no se terminan, quedando sueltas. Hay muchas ocasiones en que, es decir, este aspecto es muy importante. Quedan muy mal las frases fragmentadas o inacabadas. Eso hay que.

15 Pardiez, que hay que evitar el uso de arcaísmos, que quedarían muy bien en el Siglo de Oro o en los tiempos de Feijoo, pero ¡por el chápiro verde!, es que estos extremos hacen que un texto parezca una antigualla, un museo. Lo que es un panteón, mismamente, vamos: lamentable, ¡voto a bríos!

Como veis, son sólo quince recomendaciones, todas importantes y necesarias para entrar a la Academia en olor de multitudes.

Os confieso en secreto que García Márquez y Vargas Llosa me han pedido que les mande estos consejillos, pero les he dicho que se metan en mi blog y los copien y peguen, que aquí ellos y lo que es mis lectores habituales sois todos iguales. ¡Anda que no!

¡Venga!

Alberto Granados

7 comentarios el “La gloria literaria en quince pasos

  1. Tu articulo, amigo mío, se presta a que usemos de contrabando y a contramano, el “copiar y pegar” para guardarlo en nuestro particular archivo “genialógico”. ¡¡FELICIDADES¡¡

    Me permito recomendarte que visites el siguiente “link”
    http://www.artnovela.com.ar/modules.php?name=Autores&op=Iniciar

  2. Asínquen tos los elojios con los que en escriviendo al comentar mis apareados para repetir o reiterear que soi un peazo poeta de la ostia son puro aduladorio y supositorio disiimulo de amigete padarle cova al cobo…¡cagoenlá !pos ya no escrivo mas ende ahora endecasilvos como mIGEL hERNANDEZ ni como el hotro, el debiles ese o como se yame el de Las ratas. ENde aora no boi a escrinvir na mas que como los otros migeles mehores, el Una yuno y el Serbantes. Que eres mas farso que judas

  3. ¡Que bueno! Muchas gracias me acabo de ahorrar 8000 euros que piden en la Escuela de Negocios de la calle San Antón, por un Máster de Narrativa, gracias a tus consejos o mandamientos.

  4. Jajajajaja lo dejo en risas, en aplausos, y en un olé castizo (y el que diga que no está permitido me lo como) 😀

  5. Juan Antonio, gracias por tus elogios y por el enlace: todo un tratado de edidicón para AAF.

    Migel, th ajradesco tus helojiosos comentos. Soló una precisión, que resulta muy preziza: nunca le doy coba al Cobo.
    Miguel Unayuno mencán. El Cierbantes ya es como más cervantino.

    Coco, ya tiene para un abrigo o un crucero. O en su defecto, monta una editorial y me publicas.

    Kape, gracias. Ríete, rete, que a mí se me ha quedado desde le domingo un rictus parecido a los de los cadáveres de las salas de disección.

    Nos vemos,

    AG

  6. Las nuevas tecnologías lo están democratizando todo, no solo la literatura. A mí no me parece mal. Con la salvedad, quizá, del neoperiodismo a golpe de twit. Pero en cuanto a la literatura… ¿Que ahora hay más bodrios? Pues sí, vale, pero también hay más posibilidades de elegir y mayor competencia. Y un sinfín de sorpresitas que, de no existir esto, es muy probable que jamás hubieran llegado a la imprenta: ahí están dos mujeres estupendas, Yoani Sánchez y nuestra admirada Alejandra (cuyos textos, por cierto, no tienen nada que envidiar a los de insignes plumas). ¿Dónde está el problema, pues? ¿Se rompe la perfecta armonía de las letras si ahora escribe cualquiera y no el puñado de elegidos de las elegidas editoriales? A ver si ahora vamos a reivindicar que solo los fotógrafos profesionales tengan cámaras y hagan fotos por aquello de que al tío Manolo le salen movidas… 😛

    Por lo demás, ¡me ha encantado tu post! El que más me ha gustado hasta ahora de todos los que te he leído. 😉

  7. Inspecteur, no sé si tomármelo cono un cumplido o cortarme las venas: sólo es una frivolidad para un día después de las elecciones, en un día que más de uno andábamos de bajón (político). Creo que he escrito muchos posts mucho mejores que este: los relatos.

    AG

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: