4 comentarios

CUAVERSOS DE BITÁCORA: Mariana de Pineda


El día 26 de mayo de 1831 (mañana hará 180 años) , cuando aún no había cumplido 27 años de edad, Mariana de Pineda fue ejecutada junto al granadino Campo del Triunfo (en un lugar hoy llamado Plaza de la Libertad) por habérsele encontrado la bandera liberal, lo que atentaba gravemente contra el régimen absolutista de Fernando VII.

Moría una mujer, pero nacía un mito, un personaje histórico y un personaje literario mil veces evocado en todo tipo de composiciones literarias. Su principal biógrafa, Antonina Rodrigo, dedica el capítulo XII de su extensa y apasionante biografía a la presencia literaria de la heroína de la libertad, una presencia rica y variada desde su propia época a nuestros días: “… los romances, poesía popular en boga durante el pasado siglo, difundieron con profusión, por toda España, la tragedia versificada de “Marianita”. En Granada las mujeres los adquirían clandestinamente, pues el nombre de la mujer era pronunciado en susurro, como algo siniestro, pero no obstante, en las casas, con voz queda y una ternura matizada de lágrimas, veneraban la evocación de la mujer a través de los romances.” (Antonina RODRIGO, “Mariana de Pineda. La lucha de una mujer revolucionaria contra la tiranía absolutista”, Madrid, La esfera de los libros, 2005).

Todo el capítulo es una muestra de los poemas que Mariana suscitó, empezando por sus coetáneos y terminando por Antonio Carvajal. Estos cuaversos de hoy, dedicados a la memoria de nuestra ilustre paisana, siguen fielmente la fuente mencionada.

La primera referencia es una representación dramática de 1836, cuando se exhuman los restos de Mariana. Al final de la representación, se entonó un himno compuesto por unmúsico, Vicente Moreno Barnedo, en el que se lee:

Día teñido con sangre y llanto,

día de luto, día de horror.

Al recordarte lleno de espanto,

repite el alma ¡ay qué dolor!

[…]

¿Una joven tan hermosa y fina

cubrirá su muerte de gloria,

de laureles, de honor, de victoria,

a un sensible español, a un leal?

Nunca, nunca su pecho le inclina

a teñirse de sangre preciosa;

mas un tigre con alma alevosa

se glorió de clavarle el puñal.

Día teñido…

[…]

 

Dicta y firma su pluma sangrienta

la sentencia de muerte afrentosa,

y ni aun puede Granada llorosa

el dolor que le aqueja expresar.

En el banco de muerte se asienta

Mariana cual una heroína;

y su faz en la argolla reclina

y prefiere morir a inculpar.

Día teñido…

En la misma función se leyó la oda “A la ilustre víctima de la libertad Mariana Pineda”, original del doctor José Vicente Alonso:

Ensaya, ¡oh musa del dolor!, ensaya

la lira que templaste

para llorar al tétrico Felipe

la flor lozana que agostó por celos;

con ella yo podría

renovar este día

memoria del martirio de Mariana,

El infando dolor que sus verdugos

de saña llenos, de piedad vacíos,

en la absorta Granada derramaron,

cuando un triunfo bárbaro cantaron.

[…]

De otro modo lo quiso tu fortuna,

¡Mariana inimitable!

Y ya no es fácil que revuelva el tiempo:

por más felice musa

tu nombre y tu valor será cantado,

que a la mía el llorarte sólo es dado.

Por su parte, el Gobernador Civil de La Coruña, Pío Pita y Pizarro, escribió varias odas y sonetos a la heroína. Uno de ellos, dice así:

Del alma libertad de fuero enciende

el pecho de Mariana generosa

y del patriota vuela presurosa

al socorro, y de muerte le defiende.

El sagrado pendón alzar pretende

de la Patria, en la lucha peligrosa:

Prepárale su mano valerosa

y del combate la señal atiende.

Cuando un traidor perjuro fementido

la tregua inerme al enemigo fiero

que al punto a horrible muerte condena.

Sube al negro cadalso con erguido

noble rostro, asombrando al mundo entero,

y deja de su gloria a España llena.

Mariana es también personaje literario recreado por el poeta granadino Antonio Carvajal, quien ha escrito la ópera “Mariana en sombras” (2003), con música de Alberto García Demestres, publicada en la editorial onubense Point de Lunettes. Un fragmento es este:

MARIANA:

No es delirio,

sino resolución. Vivan mis hijos

pobres, huérfanos, solos,

con el recuerdo de una madre libre,

libres y limpios de la infamia. Mueran,

si han de morir, por manos

de este desorden que llamáis el Orden

vuestro, y que le repugna a la conciencia.

Mueran conmigo. Vivan los que salvo

Con mi silencio y con mi muerte. Vivan

Y traigan otros tiempos, otros días

Sin sombra de terror. Muero en la sombra,

Pero una luz más cierta que mi espanto

Al cadalso me acerca.

Luz de un tiempo dichoso

en el que libertad,

en que igualdad y ley

sean más que palabras

susurradas con miedo.

Libertad, igualdad y ley marquen

los pulsos y los pasos

de las generaciones por venir.

Ésta es mi luz, mi fuerza y mi esperanza.

 

Finalmente, quiero incluir aquí las aleluyas que la propia Antonina Rodrigo compuso para el 150 aniversario de Mariana.

 (Aleluyas de Mariana de Pineda. Texto de Antonina Rodrigo, imágenes de Gallo, 1981. “Depósito Legal Nº 565/96″)

Mi agradecimiento a Antonina Rodrigo por autorizarme expresamente a usar sus materiales.

Alberto Granados

4 comentarios el “CUAVERSOS DE BITÁCORA: Mariana de Pineda

  1. Una conmemoración que bien merece este post tan bien documentado. La evocación lírica de una figura mítica de la iconografía popular granadina y universal. De los poemas, lo que más me han gustado han sido las Aleluyas, curiosamente. Los demás tienen ese aire pomposo y grandilocuente del panegírico que se aleja de mi particular gusto poético.

    Un abrazo, Alberto

  2. Gracias por el recuerdo a Mariana de Pineda, en el 180 aniversario de su ejecución, admirado Alberto.

  3. Un estupendo trabajo querido Alberto y coronado por el comentario de esta gran historiadora que es Antonina Rodrigo.

  4. Miguel, llevas toda la razón. El XIX fue el siglo de las odas tópicas, llenas de apasionamiento de garrafón. Un tono espeso que tu adjetivas de grandilocuente y pomposo. Las aleluyas de Antonina son bien frescas, naturales, ligeras, y eso se agradece.

    Antonina, mil gracias a ti, siempre tan amble y considerada conmigo. Me encanta verte por aquí.

    Glòria, gracias por estar siempre por aquí. Yo llevo uos días, desde la jornada electoral, como si no estuviera aquí. No he reaccionado y no me meto casi en blogs, no escribo nada, no comento, no contesto… A ver si el fin de semana, que tengo previsot bajar a la playa, me pone las pilas.

    Amigas y amigo, abrazos y gracias.

    AG

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: