6 comentarios

Cuaversos de bitácora: Pedro Soto de Rojas


El poeta granadino Pedro Soto de Rojas, coetáneo de Góngora y Quevedo, cultivó la poesía de formas culteranas, que alcanzaron su punto culminante en su críptica obra Paraíso cerrado para muchos, jardines abiertos para pocos (1652), título que se refiere al jardín de su albayzinero Carmen de los Mascarones, un jardín italianizante de una extraña composición en paratas o mansiones, a distinto nivel, a las que él atribuyó una compleja simbología.

He aquí tres de sus brillantes sonetos:

LISONJEA AL GENIL PORQUE TERCIE EN SU AMOR

Saca, Genil, de tu nevada gruta

los corvos cuernos de cristal luciente;

alza con los remansos la corriente

y echa la vista en tu ribera enjuta:

a Flora en flores y a Pomona en fruta

coronando verás tu anciana frente,

y a la ninfa que es menos obediente

tus pies besando, humilde más que astuta.

En tu arena verás mi ingrata hermosa,

pomposa causa de tu honor florido,

y dirásle mi herida lastimosa.

Mi herida… Y guarda si te niega oído:

del pie veloz la estampa rigurosa

será consuelo de mi amor perdido.

(Fachada del Carmen, con los dos mascarones que le dan nombre)

EN LA PARTIDA, HABLANDO CON SIERRA NEVADA

Huyo de ti, porque eres poderosa,

sierra, de helar al sol cuando te ofende

y no de hacer la llama que me enciende

o más voraz, o menos rigurosa.

Huyo, porque entre nieves y entre rosa

sobre tus faldas sus venenos tiende

sierpe, si no se ve, que bien se entiende,

sierpe a mi voz de oreja cautelosa.

Quizá el puerto tendrá de Guadarrama

o sierpes no, u orejas a mi ruego,

quizá su nieve aplacará mi llama,

y ya que no la aplaque en tanto fuego,

pues llegaré difunto mar de fama,

puerto será de mi mortal sosiego.

(Placa de azulejo granadino señalando el “paraíso” de Soto de Rojas)

DEPRECACIÓN AL TIEMPO

Si quiebras, tiempo, los peñascos duros,

si aceros comes, si metales bebes,

si firmes montes con tus fuerzas mueves

y a brazos rindes invencibles muros,

si los anfiteatros mal seguros

están al golpe de tus filos breves,

si Troyas das al viento en polvos leves

y Cartagos al suelo en llantos puros,

muda aquel pecho que a mi llanto ha sido

duro peñasco, alcanza tú la gloria

de un triunfo a los mortales prohibido,

goza la pompa de tan gran victoria;

pues tienes tanta fuerza y tanto olvido,

muda aquel pecho o vence mi memoria.

Granada ha castigado con el olvido a Soto de Rojas, del que apenas guarda memoria un IES de pocos años  que lleva su nombre. Es lo habitual en esta ciudad, por eso hoy os lo recupero.

Alberto Granados

6 comentarios el “Cuaversos de bitácora: Pedro Soto de Rojas

  1. Muda aquel pecho o vence mi memoria
    si algún día no muestro agradecido
    haber a Pedro Soto conocido
    por mor de don Alberto, a mayor gloria.

    En las clases impagables de don Alfonso Sancho en la Escuela Normal de Jaén, disfrutábamos de la LITERATURA gracias a su entusiasta magisterio. Nos transmitía su devoción por Ramón J. Sender o por Buero Vallejo y luego en el examen, pregunta nº 1: Pedro Soto de Rojas. Despiste general, n.p.i. (qué “joío”).

  2. Miguel, Don Alfonso, maestro de rostro apacible y agraciado, de voz profunda y de fumar constante, me dio clase en los Maristas de Jaén, primero, y luego en Instituto Virgen del Carmen, donde me puso en contacto con Góngora, con profesionalidad y tino. Ni he olvidado a este excelente profesor ni a don Luis, padre de todos estos floriculteranos. A Alberto quiero pedirle perdón por usar su blog de buzón de correo y también preguntarle si no ve en el soneto “Lisonjea al Genil…”, huellas del rapto de Europa… Porque de ser así, podríamos abrir un interesante debate sobre ética y estética. Por otra parte, y en ese mismo poema: ¡qué deseo tan imposible! Pedirle al río que conserve, en sus aguas fluyentes, estampa o calco del pié de la ninfa inasible. ¡Estos poetas! ¡Qué ocurrencias! Un saludo afectuoso para ambos.

  3. Miguel, yo era alumno libre, es decir, que estudiaba en mi casa y sólo iba a la Normal aexaminarme. Me caía muy bien don Alfonso: era un hombre que amba la literatura, lo que me hacía conectar con él.
    Gracias por el cuarteto. Te lo contestaría en verso, pero no me puedo parar.

    Don Pablo, usa este blog para lo que te dé la gana: estás en tu casa y entre amigos (pocos, la verdad, que este blog se me desmorona), pero buenos. Y llevas razón: los poetas piden cada cosa… pero es que son poetas.
    ¿Vas a colgar tu “Standby” donde siempre?

    Abrazos

    AG

    • Hola, te encontré al googlear el nombre de Pedro Soto de Rojas, pues estoy casi por concluir mi tesis doctoral sobre su cancionero Desengaño de amor en rimas. Me fue útil la fotografía. Gracias y saludos desde México

      • Si necesitas las imágenes con mayor resolución, trataré de enviártelas. Gracias por aparecer por aquí. Creo que lo mejor son los relatos.

        Un abrazo desde Granada, la que cantó tu paisano Agustín Lara.

        AG

  4. Poemas cultos y bellísimos que yo también desconocía.
    Gracias, Albertos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: