13 comentarios

Kubrick y sus prodigiosas bandas sonoras


Stanley Kubrick (1928 – 1999) pasa por ser uno de los directores más maniáticos y difíciles de la historia del cine. Su exigencia de rigor, su afán de perfeccionismo llenaron de anécdotas los rodajes de su filmografía y los actores y actrices que trabajaron con él aseguran que era una convivencia que él hacía siempre difícil: hacer hasta noventa tomas de una escena deshace los nervios de cualquier profesional.

 

 

 

 

 

(Stanely Kubrick y Malcolm McDowell en una imagen tomada de homocinefilus punto com)

 

 

 

 

 

Se cuenta que era tan exigente, tan atento al más minucioso detalle, que durante el rodaje de “Barry Lindon” (1975) exigió a producción que llenara los armarios del decorado con ropas y cortinajes de época, porque no podía rodar una escena sin autenticidad, sin que aquellos armarios de pacotilla tuvieran las mismas cosas que habrían tenido en la realidad, aunque los armarios ni siquiera iban a aparecer abiertos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

También desarrolló una extraordinaria  obsesión por las bandas sonoras cargadas de piezas clásicas. Inolvidable la toma de la nave espacial de “2001, odisea del espacio” (1968) surcando el espacio exterior mientras suena “El Danubio Azul” de Strauss o, en la misma película, la escena de los homínidos inventando la herramienta-arma al son de “Así hablaba Zaraustra”. Para “La naranja metálica” recurrió a Beethoven y en “Barry Lyndon” a la Zarabanda de Häendel o el Vals nº 2 de laSuite de Jazz” de Shostakovich, que usó en “Eyes Wide Shut” (1999).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hoy os invito a que abráis otra ventana del Explorer o de Mozilla Firefox y hagáis vuestro “trabajo” mientras oís las obsesiones de Kubrick. Invita la casa.

Alberto Granados

PS Os recuerdo la conveniencia de que antes de oír alguna de estas piezas, hay que dejar a YouTube que la cargue, así que es muy conveniente dejarlo hacer en pausa (se ve una línea de color gris que va avanzando lentamente). Cuando ya haya avanzado lo suficiente, podéis darla al triangulito de Play: de esta forma no se interrumpirá la audición.

13 comentarios el “Kubrick y sus prodigiosas bandas sonoras

  1. Prefiero a los directores perfeccionistas como Kubrick que a los que generan verdaderos bodrios cinematográficos.
    Häendel en “Barry Lyndon” se ha hecho inolvidable, por lo menos para mi.
    Gracias por los vídeos y las bandas sonoras.
    Buen trabajo, Alberto.

    Un abrazo.

  2. La verdad es que lo único bueno que tenía “”Eyes Wide Shut” era la música. o yo no entendí nada,, que también puede ser.
    Un perfeccionista siempre hace las cosas muy bien, por lo menos todo lo bien que pueden hacerse, pero el que está al lado es posible que enferme de los nervios, a menos que se haga una coraza de paciencia, porque la mayoría además de perfeccionistas son muy coñazos.

  3. Como dijo Orson Welles, Kubrick era un gigante. El cd de Barry Lindon lo escucho muchísimas veces y ya sabéis que además de Händel escuchamos otras músicas excelentes desde “Mujeres de Irlanda” a un delicioso trío de Schubert y un himno de granaderos. Es uno de mis discos-joya.
    Para Coco:
    Si me permites “Eyes wide shut” era una interesantísima película. Si te apetece intentar verla con otros ojos, puedes leer “Relato soñado” de Schnitzler en la que se basa el guión.
    Un aplauso también para Alex North y su “Spartacus”. Otra obra de arte.
    Un abrazo, Alberto!

  4. Gracias Olympia, buscaré el libro. Aunque también puede tener algo que ver lo de los colores y los gustos.

  5. Marisa, Coco y Glòria: muchas gracias por aparecer en esta tarde tórrida por este blog ya casi marginal.
    Respecto a la última peli de Kubrick, yo soy de los que opiné que no hacían falta dos horas de metraje para que una pareja se vaya a la cama: es más fácil.
    Al preparar este post, he buscado en la red y he encontrado esto, que tal vez aclare el origen de la película:

    http://www.filomusica.com/filo26/chaqueta-ews.html

    En cualquier caso, lo importante es esa delciosa música que su afán perfeccionista nos deparó y que, como dices tú, Marisa, hay que agradecerle.
    Mientras escribo, estoy oyendo las voces de Jo Lowry y Sting cantando “The pirate’s bride”, que dentro de tres horas cantarán aquí al aldo, en la Plaza de Toros. Yo no pensaba estar aquí por estas fechas, así que me quedé sin entradas. Envidio a quien tenga una.

    Abrazos,

    AG

  6. Alberto, no soy ni cinéfilo ni melómano, pero casi (como decía ese chico tan simpático de la obra social de la Caixa). Aun así, ejercito tenazmente mi séptimo sentido para disfrutar del talento, tanto en el cine como en la música. En casi todo autodidacta, en nada erudito, siempre aprendiendo de quien se tiene que aprender ¡y disfrutar! Tal es el caso, hoy “enkubricado”.

    ¿Blog marginal? Tú sabes que el share se lo lleva de calle Belén Esteban. Por esa regla de tres, ¡viva la marginalidad!

    Y hablando de música: Anoche asistí en Cartagena a una memorable actuación de Gino Paoli. Ya valió la pena este verano.

    Abrazos y ¡¡¡salud!!!, amigo

  7. Como muchos directores, Kubrick era una persona horrible. Ni sus gustos musicales salvan esto. Hitchcock también lo era, por su parte, aunque sólo con las mujeres.

  8. Alberto,
    A menudo dices lo de blog marginal. Como dice Miguel, ¡viva la marginalidad!.
    Creo que eres muy pragmático al opinar sobre “Eyes wide shut”. Puede que ocurra, como dice Coco, que rija la cuestión de los gustos pues a mi me pareció, cómo mínimo, inquietante. Eh! Maestro, ir a la cama al final pero pasando antes por una orgía. Que yo sepa esto no pasa en mi pueblo.
    Una abraçada!

  9. Miguel y Glòria, cuando hablo de marginalidad es que hablo de la poca gente que comenta. Visitas sí que tengo bastantes, pero no comentarios, aunque sé que esto de los blogs harta y cada pocos meses se renueva la lista de blogueros que te visitan y que tú visitas…

    Glòria, aunque mi comentario anterior peca de exceso de simplismo, no me niegues que los tiros van por ahí. Mucha metafísica que al final se queda en una faena de cama y todo se desinfla.

    Jose, la historia del cine está llena de malditos geniales y el anecdotario da para mil enciclopedias. Tal vez la mayor demencia fue la Herzog al filmar Fitzcarraldo, que da para una película (de hecho la hizo alguien).

    Miguelo, ya vi en el Facebook (del que prácticamente me he apartado) que estabas con el sapore di salesapore di mare minore. Que os divertáis Mari Carmen (felicítala de mi parte) y tú,

    Abrazos mil,

    AG

  10. ¡¡Estamos aburridos!!

  11. Fíjate lo difícil y maniático que era Kubrick que a mi tío Manolo, que trabajó de extra en ‘Espartaco’ haciendo de esclavo, lo relegó al anonimato en favor de un tal Kirk Douglas.
    😦

  12. Coco, como todo el mundo sabe, en verano uno se distrae aburriéndose. Por cierto, has quitqdo el último post de tu blog y llevas sin escribir….

    Sap, una injusticia lo del tío Manolo. Relegarlo al anonimato de esas formas… Siempre ha habido enchufados y siempre los habrá.

    Abrazos costeros,

    AG

  13. Es que entre el blog de Juan y el tuyo no doy abasto, y además que las musas también están de vacaciones y se deben de haber olvidado de mi como de Serrat.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: