17 comentarios

La mar


El mar, la mar, siempre ha ejercido un mágico influjo sobre el ser humano: el espectáculo de las olas que van y vienen, la fuerza salvaje del temporal, la gama de azules, blancos y verdes que despliega… conforman un espectáculo inagotable y eterno.

Cuando estáis a punto de llegar a vuestro paisaje marino, os traigo un recorrido plástico por la orilla del mar, un viaje por la Historia del Arte, desde Boticelli a Eric Fischl.

Sandro Boticelli, “El nacimiento de Venus”, hacia 1485

Manuel Baeza, “Sillas en la playa”, hacia 1970

Benito Rebolledo, “Niños en el mar”

Mariano Fortuny, “Desnudo en la playa”

 William Ayerst Ingram “Caballos y carreta”

Caude Monet “La playa de Trouville”, 1870

Paul Gauguin, “Parau Api”, 1892

Joaquín Sorolla, “Niña en la playa”

 Eric Fischl “El trago”, 2006

Edward Hopper, “Habitaciones junto al mar”

Y, para terminar, un mar felliniano del que emerge un trasatlántico, el “Rex”, como surgen los sueños más hermosos. Que los vientos os sean propicios.

Alberto Granados

17 comentarios el “La mar

  1. Aún más seductor para los que somos de tierra adentro, de secano, como solemos decir. En cierta ocasión, siendo un melancólico adolescente escribí algo así como:

    El mar,
    qué lejos el mar.
    Qué cerca los olivos
    de suicidios dulces
    como sueños de islas.

    Amigo, qué bonito este post tan multisensorial. Qué disfrutes tu mar (yo ya estoy en el río).

    (Por cierto, falta Mediterráneo: el himno del mar)

  2. Estupenda muestra. Yo también habría colgado un Turner. Cualquiera de sus mares me envuelve.
    Un beso, Alberto!!!

  3. Miguel y Glòria: gracias poa vuestros comentarios y apreciaciones. Yo sigo en Calahonda, donde cada día me resulta más difíicil meterme en internet, pues hace tres días dejó de funcionar el portátil de mi hijo. Ahora estamos tres personas para un único ordenador que va lento y me desespera.
    Con todo, seguiré dando la lata. Lo prometo.

    AG

  4. Esta tarde en la radio he escuchado una entrevista, con motivo de la publicación de una novela, a un tal Alberto Granados. ¿Eras tú?

  5. No soy yo, Coco. Qué más quisiera, pero no tengo constancia para escribir una novela y no tengo editor para mis relatillos.
    Es posible que se trate de Alberto Granados, el periodista de la SER que se ocupa de temas esotéricos y paranormales. Él es famoso (y presumo que rico) y yo soy un “pringao”.
    Si alguna ve publico algo, aviso: es una amenaza.

    AG

  6. ¿Cómo que qué más quisieras? Ya quisieran muchos de los publicadores oficiales escribir como tu.
    ¿De verdad crees que los funcionarios jubilados somos unos pringaos? Pringaos los funcionarios en activo que les están rebajando el sueldo y más que se lo van a rebajar y les van a quitar vacaciones y hasta los pupitres. Anda no te quejes que tu y yo nos hemos salvado por patas.

  7. Las amenazas del señor granados, se cumplen…!

    El mar aún cuando dejas de divisar su fin se sigue llamando mar y eso, me gusta.

    Besos y apacible verano.

  8. Aradia, gracias por crer lo que digo. En este caso, lo veo muy difícil, pero quede claro: si, finlmente, un editor decidiera publicar mis relatillos, lo avisaré aquí.

    AG

  9. Al dejar tu enlace de Blok he entrado y lo que he visto me ha gustado mucho, muy cuidado el texto y las pinturas e imágenes que pones, espero me dejes pasear de vez en cuando por él.
    Te dejaré un Poema de un poeta Canario, si te gusta, estupendo. y alguna canción . o una música que tb deseo te agrade para mi es genial.

  10. Cuando usted se marchó yo ya no estaba.
    Era sólo potencia perdida entre la niebla,
    chispa sin voz ni voto en cola interminable,
    abstracta pretensión de arterias desunidas.

    Yo me asomé más tarde al mundo de sus ojos,
    allí donde el paisaje se onduló con sus versos,
    donde tuvo la historia su cantor más sublime,
    donde calles y puertas tuvieron hijos propios.

    Cuando usted se marchó yo ni soñarlo,
    ni plan preestablecido con madre señalada,
    ni pan bajo los brazos, ni luna que te quiera,
    ni sueños, ni siquiera cuevitas de juguetes.

    Yo me dormí más tarde sabiendo de su infancia,
    aprendí lo que tiene de entrañable un camino,
    imité torpemente sus mejores sonetos,
    le pregunté despierto por los mares de flores.

    Cuando usted se marchó yo ni en el limbo,
    ni alitas tan siquiera con que emprender un vuelo,
    ni aliño indumentario, ni amores en espera,
    ni bueno en el sentido mejor de la palabra.

    Yo recité más tarde sus olmos moribundos,
    me pregunté mil veces por su triste figura
    recorriendo en silencio las tierras de otro mapa,
    muriendo despacito en un pueblo muy raro.

    Sumario: …..POESÍA, José Miguel Junco Ezquerra
    A Antonio Machado

  11. Sam Cooke – Summertime

  12. Dumi, gracias por aparecer por aquí. Considérate en tu casa y entra en este modesto blog cuantas veces lo desees, enriquécelo con tu opinión, y si te gusta, disfrútalo. Creo que lo mejor son los relatillos que escribo.

    El poema es magnífico y el summertime es una de las canciones de mi vida: acierto pleno que te agradezco,

    AG

  13. CARTA IMAGINADA DE NAZIM HIKMET, EL TURCO, A MIGUEL HERNÁNDEZ, EL ESPAÑOL.(de Jose Miguel Junco )

    Camarada Miguel: ¿Qué bálsamo desprenden los álamos de España?
    ¿Cuál es la dimensión de sus raíces?, ¿Te deja sin resuello su fragancia?
    ¿Cómo es la historia en las calles de España? ¿Se presume, Miguel?
    ¿Puede uno comprenderla cuando pasea al mediodía?
    Y los niños, Miguel, ¿sonríen acaso? ¿Dan un beso a sus padres
    antes de anochecer y luego se divierten en sus sueños?
    ¿Cómo lloran las esposas de los combatientes en tu tierra?
    ¿Lloran con esperanza, les nace un arco iris detrás de la tristeza?
    ¿Se escabullen del tedio y del horror y vuelan lejos
    como las mariposas de alas verdes que imaginan el aire?
    ¿Qué gemidos exhala la tierra humedecida de tu patria?
    ¿Lo recuerdas Miguel, te asomas más allá de los barrotes?
    ¿Cómo cantan los pájaros de España? ¿esperan a posarse,
    o simplemente en vuelo ejercitan las cuerdas para luego?
    Si tu hijo y el mío se encuentran una tarde aquí en Turquía
    o allí, en tu hermosa patria, ¿sabrán por qué no viven ya sus padres?
    ¿Se abrazarán, Miguel, sin conocerse, porque tira la sangre de poeta?
    Buena suerte Miguel, mi hermano en la desdicha y en los sueños.
    No olvides referirme la textura que tienen las hojas de los álamos,
    los sueños de los niños españoles, las alas verdes de las mariposas,
    el canto de los pájaros, y cómo va la historia por la calle.
    Cuídate de esa tos que yo me cubro de noche el corazón.

  14. En la mar vuelvo a nacerme

    (Pienso en la habitación a oscuras,
    construida en la playa,
    con la puerta en la mar.)
    ¿Es esto soledad o es paraíso?
    la oscuridad me protege de las cosas de afuera.
    cuatro paredes pueden ser un vientre,
    Un vientre que no cabe en el haz de la tierra
    y se acoge al rumor de las aguas.
    Si me escucho hacia atrás
    me contemplo mirando
    con años que no ven,
    años sin ojos,
    aun si la presencia de la luz;
    ojos que ignoran que son años que ya han nacido
    y se han puesto a morir hacia su nacimiento
    recordando una mano que fue descanso y fuente.
    Soy un niño en el vientre de su madre
    que aun no sabe llorar
    ni se babea
    ni orina los zapatos.
    Sino que trabaja nutriéndose de horas y silencios.
    Porque el silencio también hace crecer,
    da fortaleza,
    tiene canto y mejillas como un nido.
    El rumor de las olas es quien da compañía,
    quien mece su canastilla de espumas.
    Por la puerta, estas cuatro paredes
    darán a luz al alba a todo el mar,
    saldré yo mismo a luz.
    Atrás queda la tierra,
    con su cuerpo de rocas y repechos,
    con todo lo que es valle, césped, caricia de mujer.
    Esta cuatro paredes no lo verán,
    están dentro de todo lo que mire,
    son un vientre que nunca rozarán labios ni pechos,
    que no conoce orilla ni claridad,
    que me tiene sentado en su regazo,
    me respira y me palpa.
    No sé cómo estas cuatro paredes
    pueden tener tanta ternura,
    cómo puede albergar reposos de lecho,
    cómo han podido reciénnacerme ahora.
    Nada tiene aquí semblante, todo está suspendido
    en el cuerpo de este rumor,
    en la justicia de la sombra,
    que es igual para las manzanas y las maderas,
    para las sillas pálidas como monjes
    y los claveles de trapo y las cortinas
    anegadas en rojo.
    Nada aquí encierra frente, sólo tiempo de alcoba,
    presencia de piedra que estuviera a punto de latir.
    Todo yace posado, como incubando el vuelo
    en el corazón de una nube,
    y en el pecho de una guitarra.
    Y todo este silencio
    que ha crecido en el musgo de la noche,
    este silencio que han pensado los árboles,
    este silencio que molturan los niños,
    el amor cuando se tuesta en la parrilla de la ausencia,
    la boca cuyos besos son brazos que llegan a la luna.
    Todo este silencio que ha llegado de adentro
    -lde sótanos de mí mismo,
    de las entrañas de las islas-
    y se ha echado en la arena,
    es todo cuanto poseo,
    mi riqueza en este instante,
    mi familia y mi herencia,
    mi libertad formando cascada con mi espalda.
    Mañana me naceré como un pez de toda soledad,
    de las cuatro paredes de este vientre.
    Será la mar mi madre,
    la madre que no muere ni enterramos nunca.

    Con la mano en la mar así lo espero”.

    Pedro García Cabrera, en La esperanza me mantiene (1959)

  15. Gracias, Dumi: impresionantes.

    AG

  16. Gracias a ti Alberto por dejarme “pasear” por tu interesante Blog.
    Saludos Cordiales.

  17. […] unos meses, buscando en Google imágenes para mi entrada “La mar”, encontré una galería sobre el tema de la mujer en el baño. Guardé en un documento de Word el […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: