Archivo | 2 agosto, 2011

Estás explorando los archivos del sitio por fecha.

Decencia

Doña Matilde era decente, pero decente de verdad, lo que se dice a carta cabal. Lo reconocían ella, su marido, su confesor y todo el pueblo, así que su decencia era tan unánimemente aceptada como que los astros giran en sus órbitas o que tras el otoño viene el invierno. Era algo incontrovertible, una verdad […]

Tu voto: