8 comentarios

Coda


Tal vez, todo aquello que tiene que acabar inexorablemente siga un proceso gradual, equilibrado, preparatorio, sin exabruptos, como para que el entorno se vaya haciendo a la idea y el cambio se asuma poco a poco. Los últimos días de las vacaciones parecen cargados de elementos que sirven de suave aproximación al hecho irrefutable de que agosto acaba el día 31 y después vienen un año entero de trabajo y rutina, un otoño-invierno que enfrían el cuerpo y el alma, un regreso a lo cotidiano, a la realidad de cada uno.

En agosto empiezan a llegar tormentas y temporales a la playa hasta entonces llena de cuerpos gloriosos y de una alegría vital que parecía inacabable. Los cielos empiezan a encapotarse y esos azules ilimitados y espléndidos se convierten en grises y cárdenos nubarrones que, a veces, nos sorprenden con la llegada de los primeros truenos, los primeros goterones de una lluvia hosca, brutal, desapacible. Es también el momento de empezar a taparse por las noches, al menos cuando se acerca la madrugada. Y el de decir adiós a los amigos de la urbanización, con los que has compartido los ratos de chiringuito, las cenas, los paseos, las confidencias. Y de recuperar mi reloj del cajón donde lo dejé el primer día de vacaciones.

El momento de cerrar el apartamento tiene algo de sacramento pagano, de liturgia adventicia para el invierno: recoger del patio sombrillas, sillas de playa, barbacoa, los muebles del patio; descongelar el frigorífico, limpiar en profundidad, dejar bajadas las persianas, cerrar bien las ventanas, cortar el agua, apagar los térmicos e interruptores de la electricidad, echar la llave, recorrer por última vez con la vista esa buganvilla… todo este complejo ceremonial tiene algo de conmoción funeral, de simbólica muerte que tendrá su resurrección cuando a primeros de julio del año que viene nos volvamos a bajar.

Es cierto que durante el otoño y la primavera bajaremos más de un fin de semana “a dar una vuelta”, a revisar que todo permanece como debe estar o, incluso, a pasar un fin de semana si el tiempo acompaña, pero eso no serán unas vacaciones en sentido estricto ni llevará aparejado ese estado de ánimo único del veraneo.

Después viene ese descoloque mental y emocional en que piensas, por ejemplo, salir a por la prensa, el pan y la compra y acuden a tu mente las imágenes del estanco, la panadería y la cajera de allí en lugar de sus correspondientes de aquí. Te cuesta un breve período asumir que nada va a ser igual a estas semanas y que tu rutina está en Modo Urbano, en vez de Playero, que te vas a vestir de otra forma, a seguir otros horarios, otras pautas. Es el mismo desconcierto que deben de sentir las gaviotas cuando no se encuentren con la multitud de sombrillas multicolores, niños que hacen sus flanes de arena o familias que toman el sol y se bañan.

Agosto y estos primeros días de septiembre tienen siempre un aire de coda, de esa parte final de las canciones en que la melodía se difumina poco a poco, como no aceptando el inmediato final, como sin querer dejarse morir…

Alberto Granados

Anuncios

8 comentarios el “Coda

  1. Cierras el apartamento, pero abres la ventana virtual del blog y retiras el cartelito de “Cerrado por vacaciones”. Ya se nota la brisa de septiembre en la fresca noche granadina. Alberto, el urbanita, ataca de nuevo. “Como decíamos ayer…”

    Coda y preludio.

    Y aquí estamos los que no tenemos apartamento que cerrar; esperándote. Un abrazo, Alberto y ¡bienvenido!

  2. Gracias, Miguel. Los jueves esto se descompone.

    AG

  3. Septiembre ha llegado hoy mismo con la guadaña, haciendo morir un poquito más al verano, con una lluvia lenta que empieza a difuminar y borrar la tinta de la playa, las vacaciones y el sol.

    Tu texto está sincronizado con mi alma.
    Buen fin de verano, Alberto.

    Abrazos.

  4. Marisa, no sé si decirte que me alegro de compartas ese sentido funeral de fines de agosto. Lo que si te digo es que ayer te comenté sobre mi desafección hacia Punset, a pesar de la que me había interesado el breve texto que insertabas en tu blog: no me aceptó el comentario, que se esfumó. Lo intenté con mis dos cuentas de gmail, la que está vinculada al blog y la que uso para todo. Me dijo que “esta cuenta no está autorizada” o algo así.No me lo explico.
    Me alegro (siempre lo hago) de verte por aquí. Ánimo con el curso.

    AG

  5. Lamento, una vez más, los problemas que tienes para publicar en mi blog. Observo que solo te deja publicar bajo la denominación de anónimo, por lo que creo que tienes algún problema con tu navegador, las actualizaciones o cualquier otra cosa.
    Supongo que WordPress tendrá un foro de Ayuda (al igual que Blogger) para este inconveniente.
    Espero que puedas solucionar esos problemas, y, en cualquier caso, aunque el comentario no haya llegado, sabes que te lo agradezco de igual manera.

    Otro abrazo, Alberto.

  6. Y a mi que me gusta el otroño!!!! Me recuerda a mis días escolares donde estaba deseando volver a ver a mi “cuadrilla”, a comienzos tras un periodo que siempre suele ser alegre o menos estresado, a tierra mojada mudando para ofrecernos su mejor cara la primavera siguiente….eso sí, querido amigo, compartimos ritual de abandonar el reloj y no sacarlos hasta el día 1 de septiembre.
    Feliz regreso!!

  7. Kape, a mí me gusta mucho más ver el azul del mar, los paseos playeros y esa sensación de que el mundo es un puro veraneo donde nada malo puede pasar. Después llega la realidad.

    Abrazo.

    AG

  8. Eso pasa por tu recorrido académico, donde las vacaciones van asociadas de por vida, a la playa, al sol y a la leve paz tras las trincheras de 9 meses y más de un día después 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: