3 comentarios

Cuaversos de bitácora. El amor: sentimiento, pasión, literatura…


En la megafonía de la librería Nueva Gala sonaba ayer “Las flechas del amor”, de Karina (aunque hubiera podido oírse una sonata, una apasionada aria operística, toda una sinfonía doliente o cualquier otra balada de música ligera). Una clienta, el librero y yo hicimos comentarios y bromas. La señora dijo que su hijo adolescente no cree en el amor, que ya ha tenido experiencias y no se lo cree. Ginés asegura que ya encontrará la horma de su zapato. Yo me imagino al chico dentro de veinte años. Puede ser un hombre feliz o desgraciado, un padre de familia convencional o alguien destrozado por una “malquerencia”, un frívolo picaflor, un marido ejemplar… De lo que sí estoy seguro es de que, si es emocionalmente normal, no permanecerá indiferente a ese extraño impulso que lleva ocupando tantas horas en el espíritu del ser humano, generándole tantas satisfacciones junto a tanto sufrimiento y reflejándose en la creación artística de miles de formas.

Nadie es insensible a los dardos del diosecillo caprichoso que levanta pasiones torrenciales. Los poetas (¡ay, los poetas!) han tocado el tema miles de veces. Hoy os traigo dos poemas amorosos que me gustan mucho.

En primer lugar, Nicolás Guillén nos trae una visión de la pasión amorosa, ese impulso que nos hace sentirnos como piedras de horno:

Andrés Himsalam, “Pasión” (2008)

PIEDRA DE HORNO

La tarde abandonada gime deshecha en lluvia.
Del cielo caen recuerdos y entran por la ventana.
Duros suspiros rotos, quimeras lastimadas.
Lentamente va viniendo tu cuerpo.
Llegan tus manos en su órbita
de aguardiente de caña;
tus pies de lento azúcar quemados por la danza,
y tus muslos, tenazas del espasmo,
y tu boca, sustancia
comestible y tu cintura
de abierto caramelo.
Llegan tus brazos de oro, tus dientes sanguinarios;
de pronto entran tus ojos traicionados;
tu piel tendida, preparada
para la siesta:
tu olor a selva repentina; tu garganta
gritando –no sé, me lo imagino-, gimiendo
-no sé, me lo figuro-, quemándose- no sé, supongo,creo;
tu garganta profunda
retorciendo palabras prohibidas.
Un río de promesas
desciende de tu pelo,
se demora en tus senos,
cuaja al fin en un charco de melaza en tu vientre,
viola tu carne firme de nocturno secreto.
Carbón ardiente y piedra de horno
en esta tarde fría de lluvia y de silencio.

(Nicolás Guillén)

El segundo poema es de Miguel Hernández y ya ha aparecido aquí:

René Magite, “Los amantes”

SONETO FINAL

Por desplumar arcángeles glaciales,
la nevada lilial de esbeltos dientes
es condenada al llanto de las fuentes
y al desconsuelo de los manantiales.

Por difundir su alma en los metales,
por dar el fuego al hierro sus orientes,
al dolor de los yunques inclementes
lo arrastran los herreros torrenciales.

Al doloroso trato de la espina,
al fatal desaliento de la rosa
y a la acción corrosiva de la muerte

arrojado me veo, y tanta ruina
no es por otra desgracia ni otra cosa
que por quererte y sólo por quererte.

(Miguel Hernández)

Vuelvo a pensar en el chico de la señora que compraba libros. Lo veo en un futuro lleno de zozobras amorosas y de los momentos de felicidad. Es lo hermoso: esa ambigua dualidad que conlleva el sentimiento amoroso. Quien lo probó lo sabe.

Alberto Granados

Anuncios

3 comentarios el “Cuaversos de bitácora. El amor: sentimiento, pasión, literatura…

  1. Mira que soy de mi tocayo, el de Orihuela. Pero hoy me quedo con el cubano, un adelantado de la “garganta profunda” y por demás “riográfico”: Un río de promesas (el mejor río, sin duda).

    ¡Ay! los amores consumidos y consumados de los poetas…

    Llevémonoslas al río, Alberto. Un abrazo

  2. Me gusta el cubano y el de Orihuela al que adoré con militancia antifranquista y vocación de progre.
    Se agradecen platos tan exquisitos para el alma, Alberto. Cuando vuelves a tus Cuaversos estoy especialmente contenta.
    Una abraçada!

  3. Miguel, ya no tenemos edad de llevarnos al río más que la artritis, la prostatitis, la sinusitoiy otras -itis, así que tomemos las cosas con la calma que nos corresponde.
    Y como ves, el cubano está magnífico, pese a que “el fatal dsaliento de la rosa” me parece una de las mejores imágenes de la poesía española.

    Glória, creo que eres una de las tres o cuateo personas que aún disfruta de mis cuaversos. Los cuaversos de bitácora nacieron entre un grupo de unas cuarenta personas y nos leíoamos unos a otros, lo que convertía el miércoles en un día ciertamente poético. Ya no creo que nadie se moleste, entrer otras cosas porque nadie ajeno al grupo lo leía y el blog perdía en estadísticas, en cunato se trataba de poesía.

    Esta vez no me he resistido y he colocado estas dos joyas para los tres o cuatro que aún entráis por aquí.
    Abrazos,

    AG

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: