3 comentarios

Emprendedores o empresarios


La misma raíz latina (el verbo prehendere) dio una serie de derivadas en castellano, que resultan muy curiosas en la víspera de una huelga general. Dio emprender, empresa, empresario, emprendedor, presa (en el sentido de botín o pieza capturada por el cazador o depredador), aprender, reprender… Os invito a un esclarecedor ejercicio: analizar significados.

 

Viñeta de Erlich en El País, 3 de marzo de 2012

 

El verbo “emprender”, según el DRAE es “Acometer y comenzar una obra, un negocio, un empeño, especialmente si encierran dificultad o peligro” (acepción 1). El sustantivo “empresario” es “Persona que por concesión o por contrata ejecuta una obra o explota un servicio público” (acepción 1) o “Patrono (persona que emplea obreros)” (en su tercera acepción). Por su parte, el sustantivo “empresa” significa “Acción o tarea que entraña dificultad y cuya ejecución requiere decisión y esfuerzo” (en su primera acepción) o “Unidad de organización dedicada a actividades industriales, mercantiles o de prestación de servicios con fines lucrativos” (segunda acepción). Dejo para el final el adjetivo, ahora transmutado en sustantivo, “emprendedor”, que significa “Que emprende con resolución acciones dificultosas o azarosas”.

 

Origen desconocido (viñetas tomadas de Faccebook)

 

En resumen, toda esta familia léxica está llena de connotaciones que remiten al esfuerzo, al tesón, a la superación de dificultades, a lo heroico casi, pero también a la explotación de algo que genera beneficios. Todo debería quedar ahí, en la definitoria capacidad del diccionario (que nunca fue neutro), pero la Historia, que siempre es más comprometida y enseña las vergüenzas, nos muestra la otra cara: la del egoísmo, la del explotador que tacañea con el hambre de sus empleados desde las sociedades gremiales hasta el actual capitalismo neoliberal, esa realidad que el marxismo llamó lucha de clases, que básicamente se resume en que el empresario o patrón quiere recortar salarios para ganar más y el trabajador quiere mayor salario y vivir mejor.

 

 

 

Los empresarios, que deben de tener mala conciencia, prefieren ahora llamarse emprendedores, una denominación más eufemística que deja al margen la parte más desalmada, que la hay: patrones que no dan de alta a su gente en la Seguridad Social, otros que cada vez que la izquierda llega al poder se llevan la empresa a Marruecos y el dinero a un paraíso fiscal, algunos que hacen caso omiso a los acuerdos sindicales y establecen su propia ley en su empresa… No son modélicos. Son más bien mezquinos y rácanos, aunque en esto no puede generalizarse nunca, pues he conocido empresarios que han cumplido a rajatabla sus obligaciones, incluida la de pensar que la empresa es un generador de riqueza que debe tener un marcadísimo matiz social. Pero visto el modelo Díaz Ferrán y vista la realidad, creo que muchos empresarios han desarbolado ese concepto. Ya no se respeta el menor vínculo con un trabajador que lleva un montón de años en la empresa; la consolidación de derechos laborales pasó a la historia; los contratos subvencionados, pensados para estimular el empleo, sólo sirven para que esta gente trapichee sin conciencia; la precariedad laboral es un lamentable estado crónico en la economía neoliberal, en la que el empresario es el único que consolida su derecho a no tener consideración con sus trabajadores, meras estadísticas de producción.

 

Viñeta de Erlich en El Pais (21 12 2011)

 

Pero el caso es que detrás de cada cifra, de cada trabajador despedido, hay una biografía llena de carencias, inseguridades y sufrimiento, mientras que los empresarios salvan, mal que bien, la situación y, en muchos casos, tienen su buena alcancía guardada en un banco de algún país que nunca hace preguntas.

Con las cosas así, el gobierno del PP les hace un regalo más: abaratar el despido y facilitar un régimen casi esclavista pensado a la medida de los patrones. Es la reforma laboral, que debería venir acompañada de una “reforma empresarial” ni siquiera abordada. Mueren así una serie de derechos adquiridos a base de largas negociaciones que, durante décadas, se han ido gestando y que habían consagrado los llamados convenios colectivos, ahora prácticamente sin valor alguno. Volvemos a unas relaciones laborales casi decimonónicas, a un empresario que pierde la vergüenza por su avidez y que añora el esclavismo, del que cada vez vamos a estar más cerca.

 

Viñeta de El Roto en El País (20 02 2012)

Empresarios y gobierno del PP, de la mano, están preparando un asfixiante clima social que reventará muy pronto. Los denodados emprendedores, reconvertidos en voraces empresarios, tendrán que acometer la empresa de limitar sus ansias dinerarias o los conflictos los obligarán a emprender la huida, pues la situación se hará insostenible.

 

Alberto Granados

Anuncios

3 comentarios el “Emprendedores o empresarios

  1. Personalmente prefiero ir a la huelga y perder el equivalente a un día a que se pierdan 40 años de lucha. Personalmente opino que actualmente un empresario es un buitre que antes iba de tapadillo y que con la nueva reforma en la puerta, sacará pecho. Personalmente opino que el verdadero emprendedor es el que cada día va a un trabajo donde no se le reconocen sus derechos, ni cualidades ni se le deja más alternativa que la de ampliar el rebaño de necesitados etiquetados. Personalmente opino que mal que nos pese hace mucho que los derechos individuales se hayan diluidos en pro de los derechos de unos pocos a los que tras haberse demostrado la apropiación indebida siguen gozando de sus privilegios como si nada hubiera pasado. Personalmente opino que da igual las acepciones que se contemplen de cada emprendedor con empresa emprendida porque el dinero siempre va a parar a los mismos bolsillos agujereados por la avaricia.
    Por último personalmente vivo mi propio infierno donde pese a ser un negocio familiar no se me reconoce el derecho a protestar, negarme o reivindicar. Por eso mañana, personalmente, haré huelga, no hacerlo sería una falta de respeto a el trabajo de otros que lucharon para que ahora pueda decir sin miedo que yo, le pese a quien le pese, voy a la huelga.

  2. Querida amiga, mañana será un día importantísimo en que, como tú dices, nos la jugamos. Se da una paradoja que me tiene amargado: hace varias semanas compré unos vuelos a Venecia e hice reserva en un hotel. Nuestro vuelo sale mañana desde Málaga y no sé si los piquetes me permitirán tomarlo o perderé vuelo y hotel.
    Por un lado deseo el exito de la huelga y por otro voy a tirar un dinerete a la bausra.
    Mañana se producirá un duelo de violencias: el empresariado marcará a una serie de trabajadores que han querido hacer huelga, en uso de un derecho que ellos pretenden soslayar.
    Por otro lado, los piquetes mal llamados informativos, ejercerán presión sobre los que no deseen adherirse a la convocatoria.
    Esperemos que todo se desarrolle con cierta cordura.

    Gracias por aparecer por aquí.

    AG

  3. Mucha riqueza de léxico para acabar diciendo lo de siempre: Opresores y Oprimidos. He llenado la nevera como si fuera sábado así que mañana no contribuiré a la producción.
    Ojalá los piquetes te permitan llegar a Venecia. Si te da tiempo en hora y media te pones en Trieste que vale lo suyo y luego reporteas lo que te apetezca.
    No te pases por mi blog: He vuelto a hablar de Albert Cohen.
    Buen viaje i un petó!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: