8 comentarios

El sueño de una noche de verano


El solsticio de verano, el día más largo del año, es una fecha a la que se le atribuyen una serie de connotaciones mágicas y que, desde antes de la aparición del cristianismo, ha estado vinculado al fuego y al agua. En estas fechas, nuestras costas se llenan de hogueras y de familias que se bañan tras echar a la lumbre los papelitos de los malos deseos y saltar las brasas. En años anteriores, he dedicado mi blog a mi particular celebración del solsticio, con un cuento propio, o con un relato de Afán de Ribera. Este año recurro al bardo de Avon, a quien se considera el mejor dramaturgo de todos los tiempos, y a su comedia “El sueño de una noche de verano”, de la que os ofrezco unos pasajes y unas sorprendentes imágenes de la edición ilustrada por Arthur Rackham en 1905.

Una comedia que, con mil enredos, consigue llevar al escenario tres ámbitos tan distintos como la boda de unos aristócratas atenienses, el reino de las hadas, con el rey Oberón y la reina Titania a la cabeza y, finalmente, un grupo de menestrales que desea representar una comedia en la boda de la hija de Teseo, dando lugar a un argumento enloquecido y lleno de guiños al espectador.

La edición de la que he sacado las ilustraciones participa de la estética art nouveau y las láminas me han parecido tan hermosas como para escanearlas y ofrecéroslas.

 El sueño de Titania

ELENA:

¡Cuán varia nuestra suerte!

En Atenas beldad soy yo cual ella;

pero ¿y qué, si Demetrio no lo advierte,

ni ve lo que es de todos conocido?

Por mi fatal estrella,

cual él se engaña en Hermia embebecido,

yo al error, admirándolo, he cedido.

Lo bajo y vil y sin valor, antojos

de amor transforman y enaltecen luego,

con el alma se ve, no con los ojos;

y por eso a Cupido pintan ciego.

Mas del amor el alma nunca ha dado

pruebas de discreción, porque es emblema

ciego y con alas, de imprudencia extrema.

Además, como niño está pintado,

y, como el niño miente sin mesura,

ese rapaz amor miente y perjura.

No gozando Demetrio la mirada

de Hermia, fueron sus votos granizada;

pero el fuego sintió de sus hechizos

y quedaron disueltos los granizos

y esa lluvia de votos terminada.

Yo le diré que huyó su amada bella

y, si mañana al bosque va tras ella,

mucho será que vuelva agradecido.

A aumentar yo también voy mi querella,

que irme con él y retornar decido.

(Acto I, Escena Primera)

 

 

La canción de las Hadas

Acto II, Escena Segunda (La canción de las Hadas)

 

CANCIÓN

 

HADA 1:

 

Culebras manchadas de lenguas partidas;

erizos punzantes, ocultos quedad;

lagartos y sapos, a vuestras guaridas,

que aquí nuestra reina descanse dejad.

 

CORO:

 

Ruiseñor, tu voz galana

une a nuestro dulce nana,

nana, nana, nana, nana.

Ni desdicha, ni perjuicio,

sortilegio o maleficio

te persiga, regia hermana.

 

HADA 2:

 

No aquí tus tejido, araña, introduzcas,

ni el sitio con patas tan grandes violes;

dejad libre el campo, cigarras negruzcas,

id lejos, gusanos; pasad, caracoles…

 

CORO:

Ruiseñor, tu voz galana…

 

HADA 1:

 

Vamos a otro sitio, todo aquí bien va.

Una centinela sólo quedará.

 

El pobre tejedor con cabeza de asno

Puck, el duendecillo travieso y juguetón, suele equivocarse y da pie a enamoramientos imposibles. Alejaos de él.

Cuidado con los efectos de esas flores que hacen que la gente se enamore de quien se encuentren al despertar: hacen estragos. Sé que son cosas de la Literatura, pero… ¿y si caéis en los tormentos del Amor?

¡Feliz noche de San Juan!

 

Alberto Granados

NOTA. Para la traducción de los textos he usado la versión de Guillermo McPherson (Mestas Ediciones, Madrid, 2010)

Anuncios

8 comentarios el “El sueño de una noche de verano

  1. Vaya, Alberto, vamos a coincidir en parte en las entradas para San Juan.

  2. No podemos por menos que admirar estos trabajos tuyos tan hermosos y bien documentados. No es cualquier cosa reproducir aquí imágenes y textos tan primorosos y el rigor y cuidado con los que nos los ofreces. Mil gracias, amigo.¡Ni uno solo de tus posts debería pasar desapercibido!
    Este San Juan comienza iluminado por la hoguera de la sabiduría, la de la zarza ardiente albertiana.

    Un abrazo

    • Gracias, Miguel, pero pasan cada vez más desapercibidos. Y estos días de desgana posoperatoria me tienen sin ideas (los dos últimos posts llevaban mucho tiempo cociéndose).

      Salud y frequito.

      AG

  3. Arthur Rackham también tiene una ilustraciones llenas de poesía de la Tetralogía de Richard Wagner que es por lo que tuve conocimiento de su obra hace años.

  4. Una obra preciosa de la que das buena cuenta y encima nos pones estas ilustraciones tan hermosas. Es imposible llegar al verano y no pensar en ·El sueño de una noche de verano” tan idónea para ser representada al aire libre y, si puede ser, cerca de un bosque. Cuando pienso en Puck me acuerdo de Mickey Rooney, el niño que no creció pese a casarse con aquella beldad que fue Ava Gardner. Lo decía porque a los 4 años, Rooney interpretó a Puck. Era, por supuesto, graciosísimo.
    Un petó!

  5. ¡¡¡¡Me encanta!!!… El texto, la selección y las imágenes… Te superas por momentos, querido amigo.
    Gracias!

    • Gracias a ti, Alejandra. Me guista trabajar bien. A propósito: me ha dado por escribir relatos otra vez, así que ayer empecé un cuento que acaba de terminar. Ahora me faltan los mil retocques. Y además, croe haber encontrado el final para uno que empecé hace dos años. Igual supone el reencuentro con el oficio.

      AG

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: