1 comentario

Cuaversos de bitácora: Otoño


No sé por qué, este año estoy mucho más pendiente de los colores del otoño. Sin un motivo especial, me estoy quedando embobado con ciertos tonos que, aunque vistos mil veces, ahora me están llenando como si fuera la primera vez que los veo.

 

 

Entrada de El Bañuelo

El otoño se deja ver en la Avenida de la Constitución

De ahí a seleccionar un par de poemas de los que siempre me han gustado sobre esta estación, sólo ha habido un instante: el de decidir el tema de los cuaversos de hoy.

 

 

 

El patio de mi casa (que es articular), la semana pasada

Uno de los supuestos gingkos biloba de Gran Vía: otoño y modernismo

OTOÑO

En llamas, en otoños incendiados,

arde a veces mi corazón,

puro y solo. El viento lo despierta,

toca su centro y lo suspende

en luz que sonríe para nadie:

¡cuánta belleza suelta!

Busco unas manos,

una presencia, un cuerpo,

lo que rompe los muros

y hace nacer las formas embriagadas,

un roce, un son, un giro, un ala apenas;

busco dentro mí,

huesos, violines intocados,

vértebras delicadas y sombrías,

labios que sueñan labios,

manos que sueñan pájaros…

Y algo que no se sabe y dice «nunca»

cae del cielo,

de ti, mi Dios y mi adversario.

(Octavio Paz)

El bosque de la Alhambra desde la Torre de la Vela

AMANECER DE OTOÑO

Una larga carretera

entre grises peñascales,

y alguna humilde pradera

donde pacen negros toros. Zarzas, malezas,jarales.

Está la tierra mojada

por las gotas del rocío,

y la alameda dorada,

hacia la curva del río.

Tras los montes de violeta

quebrado el primer albor:

a la espalda la escopeta,

entre sus galgos agudos, caminando un cazador.

(Antonio Machado)

 También os he buscado unas fotos de las que he ido haciendo en estas últimas semanas. Espero que con ellas, estos cuaversos de bitácora ganen.

Alberto Granados

Anuncios

Un comentario el “Cuaversos de bitácora: Otoño

  1. Me declaro otoñal por los cuatro costados y en todos los sentidos. Desde la melancolía de Septiembre a los gélidos días de diciembre, transito por la nítida luz de los otoños con el alma despierta: Colores, amores, versos, canciones…¡Todo a flor de piel! Todo redundancia, valga lo que valga. Y para colmo me encantan sus rimas consonantes.

    Un abrazo, amigo otoñal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: