22 comentarios

Músicas tristes, músicas alegres (un experimento)


¿Elegimos la música que oímos por nuestra situación anímica de cada momento o es precisamente la música quien genera dicho estado de ánimo? ¿Deseáis oír música “triste”? ¿Puede desearse la tristeza? ¿Se puede buscar deliberadamente ese estado de ánimo? Con frecuencia me he preguntado por qué selecciono determinadas músicas que tengo clasificadas en mi disco duro. ¿Por qué Häendel o Chopin en vez de otros compositores más “alegres”? ¿Por qué fado, en vez de rock o salsa? ¿Puede una música ayudar a conseguir que un oyente se entristezca o caiga en un bache de melancolía lánguida y pasiva? Y por el contrario: ¿Puede una música alegrarle el día a alguien deprimido?

Empecemos con Chopin y un Nocturno.

 

 

Continuemos con un mambo de los setenta, interpretado por aquel grupo llamado Manhatan Transfer.

 

Los dos polos opuestos. ¿Qué efecto anímico han producido en vosotros? Os utilizaré como banco de pruebas si tenéis la gentileza de contestarme, a modo de comentario, las preguntas que os he formulado y me decís qué efecto producen en vosotros ambas músicas. Buen sábado.

 

Alberto Granados

Anuncios

22 comentarios el “Músicas tristes, músicas alegres (un experimento)

  1. Pues claro que la música ayuda a que nos hundamos aún más en nuestra depresión, melancolía o euforia. Lo aseguro. En mi caso, llego a casa con alegría y me pongo las músicas más alegres, bailo con mi hijo, llego hasta a cantarlas (lo hago horrorosamente mal). Pero si ese día toca otro más de los melancólicos, otro día con ganas de llorar, elijo esos discos con los que me aseguro el llanto. Eso sí, llorando me desahogo.

  2. Eli, esclarecedor ese concepto de “día con ganas de llorar”. Me parece una buena terapia.
    Pensando en los días alegres, para que acentúes tu euforia: Let’s get loud (Jennifer Lopez), Speak up mambo (Cuéntame) (Manhatan Transfer), Aquarius / Let’s the sun in (Temptations), El país de las mi danzas (Wilson Picket), Oye como va (Santana), Mambo nº 5 (Pérez Prado), Down by the corner (Credence Clearwater Revival), You really got me (The Kinks, Soulfinger (Barkays), Everybody needs somebody to lova (Blues Brothers)… Yo me reencuentro con el chicpo joven que fui (y delgado) y me dejo llevar: en un momento se me va el “mal rollo”.
    Gracias Eli. Me saludes a Matías.

    AG

  3. Creo que las dos preguntas que lanzas al comienzo no son incompatibles o excluyentes sino que casan perfectamente. Una canción puede modificarnos el estado de ánimo como también nuestro estado de ánimo nos hace elegir a veces canciones acordes con él. Ocurren las dos cosas.

    Ese Nocturno de Chopin… es maravilloso, pero, efectivamente, empuja al pensamiento, en mi caso, al recuerdo o la nostalgia. Indaga por las galerías del alma machadianas.
    Por el contrario, Manhatan Transfer y su mambo, te lleva a tus pies que, deciden moverse sin un motivo concreto de alegría.

    Que la música -elegida o no- condiciona al cerebro y, por tanto, a nuestro estado de ánimo, ya está demostrado por la neuropsicología. El programa de “Redes” de Eduardo Punset, hace tiempo dedicó un capítulo a este tema y demostraba que no solo la música es autora de esta “magia” sino también la imagen: se podría aplicar a películas cómicas o dramas. Es muy interesante. Imagino que en TV a la carta, no te será difícil dar con este programa si te interesa, Alberto.

    Muy, muy interesante el post que dejas hoy. Me gusta que nos hagas mover las neuronas.
    Un abrazo y buen fin de semana.

  4. A mí me parece que la música puede llegar a potenciar el ánimo con que nos encontremos; cambiarlo, no.
    Estamos mediatizados por nuestro entorno, somos seres sensitivos y todo lo que percibimos nos influye en mayor o menor medida. Estoy pensando en esos establecimientos de moda joven donde se escucha una música machacona, repetitiva y con volúmen para sordos! que, dicen los entendidos en mercadotecnia, favorece la compra impulsiva y sin pararse en detalles. Me lo creo.
    Desde luego, a pesar de lo influenciables que podemos llegar a ser, lo que tengo claro es que si tengo un buen día, el requiem de Mozart me hará llorar pero de emoción, no de tristeza. Y, por el contrario, si me acaban de despedir, aunque me pongas a Celia Cruz y su assssúca! no me verás bailar, no.

    Paco

  5. No sé si será igual, pero más que en los estados de ánimo, la música influye en los estados de ánima y viceversa. Uno, inclinado por naturaleza a la poesía, suele decantarse más por la tristeza. Esta es más “productiva” (poéticamente hablando) que la alegría. Potencia la creatividad. Me arriesgaré aún más en mi improvisada elucubración: La música triste es inherente a los estados anímicos, al ámbito recóndito de la intimidad. La alegre lo es a las manifestaciones eufóricas “corporales” -casi corporativas-, propicia para la celebración colectiva: el baile, la fiesta, la boda…¿Y qué es lo que induce a qué? ¿En qué orden? Decididamente el estado “de ánima” es anterior; al menos es un porcentaje mayor de ocasiones. Uno busca “su” música para interactuar con ella. Como decía mi genial tocayo Miguel Hernández: “Tengo la pena de una sola pena que vale más que toda la alegría”.

    Y me voy con la música a otra parte. Mi alma triste con Chopin; mi cuerpo alegre con el mambo.

    Un abrazo, Alberto.

  6. Marisa, Paco Muñoz y Miguel (más Manue y Cocol, que me han contestado a través de Facebook). Efectivamente, la música, de la mano de lo que hayamos aculturado, nos acentúa los estados de ánimo previos. Con todo, en esos más 40 Gb de música que tengfo en mi disco duro, hay días en que me apetecen música antidepresiva y hay días en que no me importa oír a Lisz, a Chopin, a Mahler… Pero eso son los días en que me siento fuerte, que otros días no los aguanto.He estado años sin poder oír el Réquiem de Mozart porque tras la muerte de mi hermano era superior a mis fuerzas y acababa hundido…
    Hay interactuación entre la cultura musical (llena de asociaciones extramusicales, por cierto, el estado de ánimo y la música concreta.

    Gracias por aparecer por aquí.

    Saludos granaínos,

    AG

  7. Es que no es lo mismo escucharlas en sábado que en lunes. En lunes, nada de lo que escuchar termina de sonar bien…

  8. Hace ya años que mi sensibillidad creó sus defensas contra cualquier tipo de música. Triste o alegre la disfruto por igual sin llorar ni reir. Por supuesto que el momento es importante peero ni Liszt puede ser comparado a Chopin que transmite su dolor persistente y ensombrece el paisaje mientras un mambo invita al bailoteo y al color vital.
    Un petó, Alberto!

  9. Jesús, tampopco es eso. El “lunes negro” sólo es un fenómeno cultural, si no pregúntales a los parados (o a los jubilados) y verás que vemos con otros ojos el fatídico día.

    Glòria: has introducido un nueo factor: el momento. Muy importante, el mento personal y su circuntancia vital

    Gracias por aparecer por aquí.
    Abrazos

    PS. Ando liado con tu libro, que me está gustando bastante.

  10. Según David Huron, de la escuela de música de la Universidad de Ohio, la gente que disfruta escuchando música triste lo que realmente está experimentando son los efectos consoladores de la prolactina, una hormona que está asociada con el embarazo y con la lactancia pero que el cuerpo también libera cuando estamos tristes o depresivos, y que nos ayuda a sentirnos mejor . La gente que no soporta escuchar música triste, según Huron, no segrega altos niveles de prolactina al escuchar este tipo de música, por lo tanto lo único que consigue es sentirse aún más triste, pero ni rastro de nada reconfortante.

  11. Son músicas mundanales cuyo centro de adoración NO ES Dios, sino el enemigo de Dios, el demonio y satanás, y hallar mayor sensación emocional en los oyentes acorde a sus gustos y sentimientos. Es tipo de música, aparentemente “adventista” es una depravación moral tal como sucedió al pie del monte Sinai con el pueblo de Israel, cuando adoraban al becero de oro.

    • Otro copio-pego, esta vez condenando a la música desde una óptica adventista. Ignoro la intención de cambiar un comentario personal por un burdo plagio de ideas. Este es un blog serio.
      Desde ahora no volveré a autorizar comentarios que aparezcan como spam.

      AG

      • Acabas de salvar mi discoteca; menos mal que has aparecido, Alberto, porque he estado a punto de tirar a la basura todas mis grabaciones mundanas.
        Paco

  12. Es una canción rasgada triste ycon desesperación…..
    Era Rubio como la Cerveza

  13. Acabamos de llegar de Málaga y por el camino la hemos oído en el coche. Siempre es un placer meterse en ese mundo turbio de la copla.
    Gracias Dumi.

    AG


  14. Leonard Cohen
    Una Música Triste, in memoriam de un cuarteto Judio que les hacían tocar cada vez que iban a matar a alguien los nazis

  15. a mi me hace llorar pero a la vez me tranquiliza a veces me dá una linda sensación de paz .saluda alejandro de la argentina

  16. Alejandro, bienvenido a este blog. Celebro que le guste su contenido. Permítame recomendarle los relatos. Algunos de ellos aparecen incompletos porque he cedido los derechos a una editorial, que los ha publicado como libro electrónico. Otros están completos y tal vez le interesen.
    Cordiales saludos,

    AG

  17. Hola buenas noches, a mí me gusta más Nocturno In C Sharp Menor, lo descubrí hace un par de años, me ayuda a tranquilizarme, sobre todo cuando tengo que presentar una tarea escolar y lo crean o no, cura el dolor de cabeza, en una ocasión llegue a casa con un gran dolor de cabeza, puse música, elegí esta pieza y antes de que terminara la música mi dolor se había ido, me quede sorprendida y la recomiendo ampliamente para lograr una mejor concentración.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: