6 comentarios

Setenta y cuatro años sin don Antonio Machado


Intento ser muy sistemático en este blog, pero esta entrada nace con vocación de refrito, de acumulación poco elaborada, de caos. El motivo: la de hoy es una fecha que no puedo dejar pasar por alto, ya que se cumplen 74 años de la muerte de Antonio Machado, poeta al que le profeso una auténtica veneración. De ahí, mi deseo de contar hoy con su figura, aunque lo he traído ya tantas veces que tengo que recurrir a enlaces para no tener la sensación de repetir lo escrito. Por eso, esta entrada va a consistir en juntar enlaces y elementos dispersos.

Empecemos por los propios.

Hace exactamente cuatro años, escribí un relato en el que el apócrifo Juan de Mairena iba tomando consistencia a medida que la figura de su creador se desvanecía en la muerte. Autor y apócrifo se complementaban para exponer la visión de la España de 1939, que o iniciaba el exilio o se  asentaba en el repugnante régimen naciente. Se llamó “La agonía del hombre bueno”.

Sólo cuatro días antes, cuando acabábamos de poner en práctica aquella idea de los “cuaversos de bitácora, que consistía en inundar de poesía la red todos los miércoles, también recurrí a Machado para llenar mi entrada de su poesía más sincera y desgarrada.

Un año después, escribí una entrada, “Machado”, en que hablaba de mi admiración por el poeta y de su pensamiento político.

Recién estrenado este blog, en abril de 2010, inserté otra entrada machadiana: la que recordaba el homenaje que se le ofreció en Baeza veinticinco años después del homenaje que impidió la Guardia Civil. Incluí fotos propias donde se veía a Alberti y Paco Rabal en el acto. Por cierto, que esta entrada la enlazó en su blog de 20Minutos el conocido periodista Martín Soler.

17 Collioure 5

Placa conmemorativa en Collioure (Imagen de Teresa Granados)

Para aportar algo ajeno, os ofrezco otras dos cosas machadianas: en primer lugar, un poema de Juan Ramón Jiménez, a la amistad con Machado.  Dice así:

A ANTONIO MACHADO, DE JUAN RAMÓN JIMÉNEZ

¡Amistad verdadera, claro espejo

en donde la ilusión se mira !

…Parecen nubes

más bellas, más tranquilas.

Siento esta tarde, Antonio,

tu corazón entre la brisa.

La tarde huele a gloria.

 

Apolo inflama fraternales liras,

en un ocaso musical de oro,

como de mariposas encendidas ;

liras plenas y puras,

de cuerdas de ascuas líquidas,

que guirnaldas de rosas inmortales

decorarán, un día.

 

Antonio, ¿Sientes esta tarde ardiente,

mi corazón entre la brisa ?

??????????

 Tumba de Machado (Imagen de Teresa Granados)

Por último, un enlace que archivé por la extrañeza que supuso para mí al leer cuatro poemas de don Antonio en inglés.

En el septuagésimo-cuarto aniversario de su muerte, con mi emocionado recuerdo.

Alberto Granados

Anuncios

6 comentarios el “Setenta y cuatro años sin don Antonio Machado

  1. Emocionado y emocionante recuerdo al que me sumo desde mi raíz natal, tan machadiana:

    Torreperogil;
    quién fuera una torre,
    torre del campo del Guadalquivir.

    Un abrazo, amigo.

  2. Desde mi más remota infancia Machado fue mi poeta preferido. Hoy puedo decir con orgullo que tengo más de dos y tres ediciones de todas sus obras e incluso una carta autógrafa del Profesor Alfonso Sancho donde me contaba anécdotas desconocidas del Antonio Machado profesor.
    Creo que fue mi luz con su manera de ser y de pensar.
    Descanse en paz
    ¿Para cuándo formar una asociación para recuperar sus restos y traerlos a nuestra tierra ?

  3. Miguel y José Luis: creo que los de nuestra generación estudiábamos literatura hasta la guerra civil y después no existía nada más que un amasijo de nombres que no nos decían nada, pues la enseñanza de entonces hacía de la Literatura un mero ejercicio memorístico, no de gozo estético.
    Nuestros “libros de literatura” se acababan casi siempre en el 98 y el 27, así que la autrenticidad de Machado nos llegaba a nuestra mente de preadolescentes (junto a Bécquer y algún otro) y nos dejaba el poso de lo bueno con un regustillo para el verano.
    En mi casa había un “Las mil mejores poesías de la lengua castellana” al que le llevaba tres vueltas con doce o trece años..
    De todo aquello, llegaron a ser verdaderos hitos para mí sólo unos ppocos: Garcilaso, Quevedo, Machado, Lorca, Salinas, Góngora, Bécquer…
    Natural. Eso sí que es selección natural.

    AG

  4. El mismo Antonio Machado, “nuestro poeta”, se hizo el más de los ajustados autorretratos:

    (…)
    soy, en el buen sentido de la palabra, bueno.
    (…)
    ¿Soy clásico o romántico? No sé. Dejar quisiera
    mi verso, como deja el capitán su espada:
    famosa por la mano viril que la blandiera,
    no por el docto oficio del forjador preciada.
    (…)
    Y al cabo, nada os debo; debéisme cuanto he escrito.
    (…)
    Y cuando llegue el día del último viaje,
    y esté al partir la nave que nunca ha de tornar,
    me encontraréis a bordo ligero de equipaje,
    casi desnudo, como los hijos de la mar.

    Me gusta tu homenaje, Alberto. No nos quitamos de la cabeza cosas banales mientras que olvidamos -la mayoría- fechas de justa y sentida importancia.

    Un abrazo.

  5. Todo pasa y todo queda,
    pero lo nuestro es pasar,
    pasar haciendo caminos,
    caminos sobre el mar.

    Nunca persequí la gloria,
    ni dejar en la memoria
    de los hombres mi canción;
    yo amo los mundos sutiles,
    ingrávidos y gentiles,
    como pompas de jabón.

    Me gusta verlos pintarse
    de sol y grana, volar
    bajo el cielo azul, temblar
    súbitamente y quebrarse…

    Nunca perseguí la gloria.

    Caminante, son tus huellas
    el camino y nada más;
    caminante, no hay camino,
    se hace camino al andar.

    Al andar se hace camino
    y al volver la vista atrás
    se ve la senda que nunca
    se ha de volver a pisar.

    Caminante no hay camino
    sino estelas en la mar…

    Hace algún tiempo en ese lugar
    donde hoy los bosques se visten de espinos
    se oyó la voz de un poeta gritar
    “Caminante no hay camino,
    se hace camino al andar…”

    Golpe a golpe, verso a verso…

    Murió el poeta lejos del hogar.
    Le cubre el polvo de un país vecino.
    Al alejarse le vieron llorar.
    “Caminante no hay camino,
    se hace camino al andar…”

    Golpe a golpe, verso a verso…

    Cuando el jilguero no puede cantar.
    Cuando el poeta es un peregrino,
    cuando de nada nos sirve rezar.
    “Caminante no hay camino,
    se hace camino al andar…”

    Golpe a golpe, verso a verso.

    Antonio Machado

    Poeta que no debe morir en la memoria del pueblo.

  6. Marisa, yo tengo tal devocióna Machado que lo he leído hacia adelante y hacia atrás y en todas las circunstancias. El Retrato es una auténtica maravilla. Gracias por traerlo aquí.

    Auraroa, bienvenida y gracias por esos Cantares de Miguel Ríos, pues el texto que has peado es sólo en parte de Machado (las dos prieras estrofas). El rsto es de don Miguel Ríos, tal como yo ponía ayer en la míúsica del sábado, esta vez dedicada a Machado.

    Señoras, muchas gracias por andar cerca.

    AG

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: