7 comentarios

O, terra, addio


No lo puedo negar: soy verdiano hasta sus últimas consecuencias. Conozco sólo seis o siete de las óperas de Verdi, pero he oído cada una de ellas cientos de veces y, sobre todo, son las que me adentraron en ese lenguaje fascinante que es la ópera. Con “Rigoletto” me aficioné al género (de hecho, tomé el nombre del protagonista para mi primer blog), con “La traviata” intuí sus infinitas posibilidades, “El trovatore”, “Aida”, “La forza del destino”, “Nabucco”, “Otello” terminaron de perfilar en mí una afición que he ido ampliando a otros autores. No me considero un entendido, pero sí un aficionado que en cualquier momento decide escuchar una ópera y sabe disfrutar su matices.

 

 

 

La escena referida en el montaje de Zefirelli para la Scala de Milán

La escena referida en el montaje de Zefirelli para la Scala de Milán

 

 

Hoy os traigo uno de los dúos más hermosos de Verdi: se trata del “O, terra, addio”. Se trata del cierre de “Aida”, el momento de más intenso dramatismo, en que la protagonista y Radamés son sepultados vivos bajo la misma losa por haber traicionado a su rey y al dios Fthá. Mientras en la superficie  sacerdotes y sacerdotisas  cantan alabanzas a su dios, en el interior de la sepultura Radamés descubre que Aida se ha dejado enterrar junto a él, en tanto que la despechada Amneris, que ha perdido definitivamente el amor de Radamés, alaba a su dios.

 

 

 

El texto es el siguiente:

 

SACERDOTI

SACERDOTESSE

Immenso, immenso Fthà, ah!

del mondo spirito animator,

noi t’invochiamo!

 

SACERDOTES

SACERDOTISAS

Inmenso, inmenso Fthà, ¡ah!

Espíritu animador del mundo,

te invocamos.

 

 AIDA

Triste canto!

Il nostro inno di morte.

Invan!

Tutto è finito sulla terra

per noi.

 

AIDA

¡Triste canto!

Nuestro himno de muerte.

Todo es en vano.

Todo ha terminado en la tierra

para nosotros.

 

RADAMÈS

 Il tripudio dei sacerdoti.

Nè le mie forti braccia

smuovere ti potranno,

o fatal pietra!

È vero! È vero!

RADAMÉS

(intentando mover la losa)

El triunfo de los sacerdotes.

¡Ni aún mis fuertes brazos

podrán moverte,

losa fatal!

Es cierto. Es cierto.

 

AIDA

O terra, addio;

addio, valle di pianti,

sogno di gaudio

che in dolor svanì.

A noi si schiude il ciel

e l’alme erranti

volano al raggio dell’eterno dì.

AIDA

¡Oh tierra, adiós!

Adiós valle de lágrimas,

sueño de alegría

condenado al fracaso.

El cielo se abre para nosotros,

y nuestras almas errantes

vuelan hacia la luz del día eterno.

 

AIDA, RADAMÈS

O terra, addio, ecc.

AIDA, RADAMÉS

Oh tierra, adiós, etc.

 

SACERDOTESSE

SACERDOTI

Immenso Fhtà, noi t’invochiam.

SACERDOTES

SACERDOTISAS

Inmenso Fthà, te invocamos.

 

AIDA, RADAMÈS

O terra, addio, ecc.

AIDA, RADAMÉS

Oh tierra, adiós, etc.

 

AMNERIS

Pace, t’imploro,

salma adorata,

Issi placata ti schiuda il ciel!

AMNERIS

Imploro para ti la paz,

muerto adorado.

¡Que Isis aplacada te abra el cielo!

 

SACERDOTESSE

SACERDOTI

Noi t’invochiam,

immenso Fthà! 

SACERDOTES

SACERDOTISAS

Inmenso Fthà, te invocamos.


Como siempre, los textos usados del libreto y de la traducción, son de Kareol.

Recurrí a este fragmento hace ya casi cuatro años para el cierre de mi dramático relato “Disparates”, pero hoy es un luminoso sábado de primavera que hay que disfrutar, al margen del triste pasaje operístico. Sed felices.

 

Alberto Granados

Anuncios

7 comentarios el “O, terra, addio

  1. Bonita afición: yo particularmente adoro Madame Butterfly y casi me la sé de memoria de las veces que la he oído y cantado
    Me gusta esta faceta cultural
    Saludos cordiales.

  2. También Cavallería Rusticana tiene momentos sublimes
    Y también hay momentos muy bonitos en LA DOLOROSA
    Esto de la música es un virus que se mete en el cuerpo y la mente
    Ah! mi dirección de blog https://www.blogger.com/blogger.g?blogID=8270566933630386328#allposts/src=dashboard
    La Vuvuzuela insensata https://www.blogger.com/blogger.g?blogID=8270566933630386328#allposts/src=dashboard
    Poemas de juventud https://www.blogger.com/blogger.g?blogID=3872131737349155765#allposts/src=dashboard
    Y para chuparse los dedos.- https://www.google.es/#hl=es&sclient=psy-ab&q=cavaller%C3%ADa+rusticana+intermezzo&oq=cavaller%C3%ADa+rusticana&gs_l=hp.1.1.0l2j0i30l2.0.0.1.2828.0.0.0.0.0.0.0.0..0.0…0.0…1c..9.psy-ab.a-WGpNhmwPE&pbx=1&bav=on.2,or.r_cp.r_qf.&bvm=bv.45175338,d.d2k&fp=b93ee03bb68e9154&biw=1117&bih=545

    • ¡Al fin, Rafael! Hay algo que nos une y nos iguala: la ópera. Después de seis años de peleas ideológicas, ahora nos gusta Puccini a ambos. Mucho mejor.
      Le dar´`e un vistazo a tus mil blogs, aunque comprenderás que no me cunde much lo de los sonetos a la virgen.
      Un saludo,

      AG

  3. Es el final más estremecedor de Verdi. Parte de los versos son suyos porque no llegaron a tiempo los cambios que pidió al libretista.
    ¿Sabes el el final de Aida lo escucha una y otra vez Hans Castorp, en un gramófono con discos de 78 rpm, en La Montaña Mágica?

    • Nos abía ese detalle. Siempre se aprende algo de música contigo. Lo peor: hay veces en que temo no saber nada frente a tu erudición musical.
      Recuerda lo de tu reseña sobre el libro de Antonio MM.

      Un abrazo.

      AG

  4. Querido Alberto:
    Llegué el día 30 de Marzo ppdo. después de unos días estupendos. Después todo se fastidió. Te escribiré para contártelo. Ya empiezo a levantar cabeza y poco a poco regresaré a mi querido blog y seguiré visitandoa los asiduos entre los cuales tú nunca podrías faltar.
    Hablando de Verdi, en Palermo vi Nabucco y en Catania la Butterfly. Buen nivel, hermosois teatros, público muy involucrado. Aida no es precisamente uno de mis Verdis predilectos. El genio de Bussetto me sedujo con La Traviata. Después vinieron la maravillosa Il trovatore, la turbadora Otello. Verdi me invitó a no temer escuchar una ópera entera. Siempre le seré fiel.
    Un petó!

    • Me preocupas. Cuando dices que todo se fastidió y que empiezas a levantar cabeza me da por pensar mil desastres, que espero no lo hayan sido sino en mi imaginación.

      La verdad es que mi blog tampoco ha estado muy activo, pues he estado a punto de dejarlo, pero en fin, la cabra tira al monte y aquí estamos.

      Estoy terminado tu libro (quiero decir por segunda vez, ahora con diccionario). Veré si soy capaz de hacer una reseña.

      Cuéntame qué ha pasado, por favor. Un abrazo,

      AG

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: