8 comentarios

Las criaturas de agua


Cuando a principios de año escribí mi relato “La zahorí”, busqué en la red imágenes sobre el aspecto físico con que el arte había presentado a las ninfas. Se les considera hijas de Zeus y representan el poder natural que preside la reproducción y fertilidad de la naturaleza. Reciben diferentes nombres según su localización: náyades, nereidas, sirenas, sílfides, ondinas… y siempre han sido objeto de la atención de artistas plásticos y creadores literarios.

Respecto a éstos últimos, sirva de ejemplo este poema en que se une la visión garcilasiana con la última tecnología y los últimos grandes problemas:

 

 

“Hermosas ninfas que en el río metidas

contentas habitáis en las moradas

de relucientes piedras fabricadas

y en columnas de vidrio sostenidas…”

…echad la llave no salgáis ya más a la ondulada piel de

la corriente grabad deprisa y para siempre el rumor de

las aguas -hoy contar podéis con aparatos de alta fidelidad-

haced acopio de imágenes de márgenes -sugiero que utilicéis

color en vuestras fotos- encerraros por siempre en

la morada donde el jaspe sustenta diamantinas bóvedas

daros prisa mucha prisa

que vamos a soltar los sumideros

y el río será ya en pocos segundos

dominio de la espuma detergente.

Y

seguirán diciendo es primavera

diciendo es primavera seguirán

es primavera seguirán diciendo

es lo más seguro pese a todo.

(Aníbal Núñez)

 

Junto a este ambiguo poema medioambiental, hoy os traigo algunas de las imágenes que guardé en aquel momento con la idea de formar una fotogalería para vosotros.

ANDERS ZORN Love Nymph

 ANDERS ZORN, Love Nymph

 

 

ANÓNIMO, El satiro y las ninfas, fotografía galante sindatos de autoría o fecha

El satiro y las ninfas, fotografía galante sin datos de autoría o fecha

 

 

 

ARTHUR RACKHAM Siluetas para  Comus, de John Milton (1921)

ARTHUR RACKHAM Siluetas para  “Comus”, de John Milton (1921)

 

 

 

FABIO TESTI Nereidas, 1902

FABIO TESTI Nereidas, 1902

 

 

 

FABIO TESTI Satiro y ninfas

FABIO TESTI Satiro y ninfas

 

 

GEORGE JANNY, Sirenas, 1922

GEORGE JANNY, Sirenas, 1922

 

 

 

 

GEORGE OWEN WYNNE APPERLEY El baño de las ninfas

GEORGE OWEN WYNNE APPERLEY, El baño de las ninfas

 

 

 

 

GIOACHINO PAGLIEI, Las náyades, 1881

GIOACHINO PAGLIEI, Las náyades, 1881

 

 

 

JULIUS LEBLANC STEWART, El vacío

JULIUS LEBLANC STEWART, El vacío

 

 

 

 

NICOLAS FRANÇOIS OCTAVE TASSAERT, Una ninfa y un sátiro en el bosque

NICOLAS FRANÇOIS OCTAVE TASSAERT, Una ninfa y un sátiro en el bosque

 

 

 

NORMAN LINDSAY, Cueva de las ninfas de la tormenta

NORMAN LINDSAY, Cueva de las ninfas de la tormenta

 

 

NORMAN LINDSAY, En el principio

NORMAN LINDSAY, En el principio

 

 

 

PAUL ÉMILE CHABAS,  La ninfa rubia

PAUL ÉMILE CHABAS,  La ninfa rubia

 

 

 

PAUL HERMANN WAGNER, Ninfa del bosque, 1870

PAUL HERMANN WAGNER, Ninfa del bosque, 1870

 

 

 

SIDNEY LONG, Fauno y Ninfa, 1910

SIDNEY LONG, Fauno y Ninfa, 1910

 

 

 

WILLIAM ADOLPHE BOUGUEREAU, Ninfas y sátiro, 1873

WILLIAM ADOLPHE BOUGUEREAU, Ninfas y sátiro, 1873

 

 

 

WILLIAM McGREGOR PAXTON, Nausica

WILLIAM McGREGOR PAXTON, Nausica

 

WILLIAM SCOTT OF OLDHAM, La ninfa, 1886

WILLIAM SCOTT OF OLDHAM, La ninfa, 1886

Desde la antigüedad mágica a la visión renacentista de la naturaleza en Garcilaso, las mil variantes de estas criaturas han ocupado el subconsciente de los pueblos y la inspiración de los artistas. Y eso que son seres sólo de agua…

 

Alberto Granados

8 comentarios el “Las criaturas de agua

  1. Muchas gracias, amigo Alberto, por esta magnífica galería de ninfas y náyades, todas bellísimas. Sin embargo el poema, en mi opinión, deja mucho mucho que desear. Por lo pronto, tiene nada menos que dos faltas de gramática -“encerraros” y “daros”, infinitivos, que tendrían que ser imperativos, “encerraos” y “daos”-, sin hablar del prosaismo y los ripios del poema. Un abrazo.-F. Gil Craviotto.

    • Querido amigo Francisco, el poema no deja de ser una aproximación más a la poesía actual, tan carente de convencionalismos.
      Yo le veo cierta gracia al desmontar el mito del “locus amoenus” garcilasiano y convertirlo en un “locus infectus”, muy próximo a la realidad actual.

      Espero ir mañana al Centro.
      Un abrazo,

      AG

  2. Todas pinturas de academicismo del siglo XIX, que tiene ciertas características que están en la pintura del renacimiento ni del barroco…, me has dado idea para un escrito 🙂

  3. Me siento como si hubiera asistido a una exposición monográfica. Gracias por tus elecciones ya que algunas me han gustado mucho.
    Un petó!

    • Resulta curioso que al buscar este motivo pictórico en la red los cuadros clásicos vayan muy cerca de páginas de fotografía galante, cuando no abiertamente erótica.
      Las cosas de la red, Glòria.
      Salud,

      AG

  4. Gracias Alberto por tu trabajo, por lo que veo en comentarios es más fácil criticar que construir. Te doy también las gracias porque aceptando tu generosidad he copiado alguna imagen.
    Saludos cordiales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: