6 comentarios

La navidad de los excluidos


Ya lo he dicho muchas veces: la navidad me deprime. Son unas fiestas que me obligan a comer y beber mucho más de lo que me conviene, a consumir mucho más de lo que es justo y a convertirme por unos días en alguien muy diferente a mí. Queda la otra opción: ser el raro, el que no participa de esa falsa atmósfera de buenismo  circundante. Como no quiero ser el aguafiestas, me acomodo y me dejo llevar (eso sí: moderadamente) por la costumbre, así que envío felicitaciones, pido regalos para mi gente a los proveedores oficiales, me veo o hablo con amigos de los que hace tiempo no sé nada… Trato cada año de sobrevivir, sin más, a estas tres semanas en que no sé exactamente qué celebramos.

 

 

 

Alice Smeets, foto del año 2008, según UNICEF

Alice Smeets en Haití, foto del año 2008, según UNICEF

También pienso en los que han desaparecido. Desde la muerte de mi padre, cuando yo tenía veinte años, la navidad dejó de ser una gozosa fiesta para mí. Después vinieron otras dolorosas ausencias, las que más duelen en estas fiestas. También pienso en quienes están aquejados desde siempre por la pobreza, la explotación, el paro, los malos tratos, la droga, la violencia institucional, la injusticia o la guerra. Y sobre todo, en los niños.

 

 

 

FORGES y el  lnforme de Amnistia Internaciona

FORGES y el  lnforme de Amnistia Internacional

Por eso, mi villancico de hoy es bastante amargo. Una canción escrita por Víctor Heredia y compuesta por René Vargas Vera. Está incluida en el álbum de Mercedes Sosa “Corazón libre” (2005):

 

 

 

 

Los niños de nuestro olvido

 

 

Escribo sobre un destino

que apenas puedo tocar

en tanto un niño se inventa

con pegamento un hogar.

 

Mientras busco las palabras

para hacer esta canción,

un niño esquiva las balas

que buscan su corazón.

 

Acurrucado en mi calle

duerme un niño y la piedad

arma lejos un pesebre

y juega a la navidad.

Arma lejos un pesebre

y juega a la navidad,

y juega a la navidad

y juega

y juega

y juega…

 

La niñez de nuestro olvido

pide limosna en un bar

y lava tu parabrisas

por un peso, por un pan.

 

Si las flores del futuro

crecen con tanto dolor

seguramente mañana

será un mañana sin sol.

 

 

Eso sí: esta noche me vestiré la mejor sonrisa para cenar con la familia y saludaré a todo aquel con quien me cruce. ¡Estamos en navidades!

 

Alberto Granados

Anuncios

6 comentarios el “La navidad de los excluidos

  1. A mí también me deprime la Navidad, con la ventaja que me deprime desde siempre. Hago lo mismo que tú, me acomodo porque estoy harta de me miren como un “cenizo”, (la versión femenina no vale) Ahora mismo, la exclusión del prójimo, de los cercanos, es tan gran grande, que es una obscenidad ciertas manifestaciones que vienen desde arriba y desde la publicidad. Pero no dejo de agradecer los buenos deseos sinceros de los amigos e incluso de quienes no me conocen y me dedican un poco de su tiempo para felicitarme y eso merece reciprocidad también.

    Tambián hay otra cosa importante que olvidan los racionalistas bienintencionados (o no): necesitamos ritos de paso y símbolos, sean los que sean. Renunciar a ellos es renunciar a mucho de lo mejor que tenemos para relacionarnos con el mundo, la vida y los demás.

    • Llevas mucha razón, Hesperetusa: el racionalismo nos deja desnudos de mitos, que indudablemente tienen una función de ubicación propia y de ubicación en un complejo universo ideológico. El Diccionario de Mitos, de Cirlot, que leí hace más de 40 años, lo explicaba muy bien.
      Un saludo,

      AG

  2. Creo que somos bastantes los que padecemos estas fiestas y nos adaptamos como podemos para no desentonar demasiado. Me ha gustado mucho el conjunto de tu, como llamalo, artículo? Enhorabuena y gracias.

    • Supongo que deberías llamralo “entrada” o “post”. No tiene más pretensiones, ya que esto es un blog.
      Bienmvenido. Enriquécelo con tus comentarios y quedas invitado a lo lo que considero mejor: los relatos.

      AG

  3. Cuánta razón Aberto tenéis tanto tú como la canción q tan bien interpreta Mercedes Sosa. Ojalá no hubiese un mañana sin sol…
    Felicidad para ti y los tuyos en estas fechas y por supuesto durante el resto del año.
    Un fuerte abrazo!

    • Querida amiga: muchas gracias por acordarte de m y por tus deseos. Yo tambin deseo que la buena gente colme sus expectativas a pesar de la dichosa crisis y que todo vaya bien para ti y los tuyos. Envi mis felicitaciones a toda una largusima lista de correo, entre otros grupos, al que yo llamo “la cuadra de Muoz Molina”, como en las carreras de caballos. Sin embargo, acabo de comprobar y no tena tu direccin electrnica. Acabo de guardarla. Un abrazo y gracias por tu presencia y comentarios en mi languideciente blog y, sobre todo, por estar ah.

      AG

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: