6 comentarios

De Howard Gardner a José Ignacio Wert


El psicólogo cognitivo americano Howard Gardner publicó un libro (“Frames of mind”, 1983) en el que desarrollaba su “teoría de las inteligencias múltiples”, que supuso una auténtica liberación para los que nos dedicábamos a la docencia, ya que nos liberó del penoso trámite de clasificar a nuestro alumnado en la injustísima categoría de “listos” y sobre todo, la de “torpes”.

Gardner, que empezó a conocerse aquí hacia los primeros noventa, nos liberó de la desagradable tarea de decirles a las madres de nuestros alumnos suspensos que su niño era muy limitado, que no tenía posibilidades. Porque durante mucho tiempo tuvimos que bregar con la misión de sembrar la decepción en las madres. Y el caso es que veíamos, a un nivel meramente intuitivo, que algo no era como lo decíamos, pero necesitábamos la visión de Gardner para ordenar nuestras ideas y, especialmente, nuestras contradicciones.

gardner  infoamerica org

Gráfico sobre las inteligencias señaladas por Gardner (imagen tomada de infoamerica. org)

En mi caso, yo no conseguía cuadrar la absoluta torpeza de un compañero de clases en mi escuela de los 50 con su éxito profesional y económico posterior. Llegué a preguntarme, al enterarme de que cada año él compraba un nuevo olivar, ¿quién es el torpe y quién  el listo? Gardner lo aclaró: existen ocho formas de inteligencia o capacidades (Ver nota al final), ubicadas en diferentes zonas del cerebro, cada una de las cuales determina cuál debe ser el enfoque educativo, ya que el profesor pasa de ser enseñante a descubridor de capacidades y gestor de las mismas.

Gardner, que obtuvo el Premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales en 2011, dejó abierta una idea fundamental en la reforma de la LOGSE: todo individuo tiene capacidad para algo y la escuela debe potenciar su entidad personal y diferenciada. La división convencional  entre torpes y listos dejaba abierta una puerta a las diferencias individuales, a las necesidades educativas especiales. Un aura de respeto por los alumnos más atrasados o perjudicados socialmente, todo un despliegue hasta donde se pudo de logopedas, psicólogos, profesorado de apoyo, psicopedagogos… para que cada cual tuviera su hueco en el sistema educativo, su lugar bajo el sol, su igualdad de oportunidades.

Ya no existen ni el listo ni el torpe absolutos: quien posee un altísimo coeficiente intelectual y parece un lince para las matemáticas no tiene más posibilidades vitales que quien ostente una aguda visión de las relaciones humanas y sepa obtener beneficio de su control. El uno podrá ser un buen matemático, el segundo quizás llegue a ser un hábil encargado de Recurso Humanos de una empresa. Éxito y fracaso escolares no son sinónimos de éxito y fracaso vitales. Basta ver a muchos pésimos alumnos a los que el tiempo ha convertido en habilísimos profesionales o en dueños de negocios bien gestionados en tanto que la juventud mejor preparada de nuestra historia, cargada de titulaciones, conocimiento de idiomas y maestrías, se marcha con sus méritos académicos a cualquier rincón del mundo a buscar su futuro: la vida es quien evalúa a larguísimo plazo y el concepto sancionador de la escuela debe cambiar, ya que carece de sentido real.

 

 

 

1507646_687738831266779_257191322_n

Imagen de procedencia desconocida encontrada en Facebook

 

La teoría de Gardner deja claro que no se les puede exigir desde la escuela primaria lo mismo a todo el conjunto del alumnado, el enorme error de los informes PISA que tanto quebranto estadístico infligen a los neoconservadores españoles del PP y de los centros privados elitistas.

Por su parte José Ignacio Wert, Ministro de Educación, se empeña en sacar adelante su LOMCE, él solo contra todos los sectores educativos. Ahora la educación será sólo un instrumento para conseguir rentabilidad, vestida de excelencia. Poco importa la atención individualizada cuando se recorta en profesorado, en  becas, en investigación y se llega a un criterio mercantilista de la educación: ésta sólo será rentable si se obtienen resultados economicistas. Atrás queda el criterio nivelador de diferencias que supuso la LOGSE. Wert habla de excelencia en el momento en que todo el país piensa en mera supervivencia (decía un amigo mío en su blog, hace unas semanas).

Wert tal vez sea la cristalización de otra teoría opuesta a la de Gardner: la de la inteligencia mínima.

 

 

Alberto Granados

 

NOTA: Las ocho categorías o inteligencias señaladas por Gardner son:

Inteligencia Lógico-matemática, la que utilizamos para resolver problemas de lógica y matemáticas, propia de cerebros con una fuerte estructura lógica. Es la que siempre hemos considerado como forma única de inteligencia, la libresca y escolar.

Lingüística, propia de personas con capacidad de convencer, de líderes, de  escritores, redactores, publicistas…

Espacial, que goza de una envidiable percepción tridimensional de la realidad. Muy útil para marineros, ingenieros, escultores, arquitectos o decoradores.

Musical: indispensable en compositores, cantantes, directores de orquesta, músicos, bailarines…

Corporal (dominio del cuerpo): indispensable en deportistas, bailarines, acróbatas…

Emocional, que tiene la misión de dirigir nuestra propia vida hacia la aceptación y la autosatisfacción. Comprende dos vertientes:

Intrapersonal, no asociada a ninguna actividad concreta, es la que nos permite entendernos a nosotros mismos, aceptarnos, valorarnos y, en consecuencia, poner puertas a la frustración y la infelicidad.

Interpersonal, que favorece el que entendamos a los demás y despleguemos corrientes de empatía y proximidad: vendedores, relaciones públicas, docentes, políticos, representantes comerciales, psicólogos…

Naturalista, que ofrece una especial percepción de la naturaleza. Es la de ecologistas, biólogos, naturalistas, etc.

6 comentarios el “De Howard Gardner a José Ignacio Wert

  1. La limitación manifiesta de Wert va acorde con el sistema educativo que pretende imponer. Està claro que su todos cursaran carreras se perderían un sin fin de oficios que por otra parte, requieren de habilidades especiales más allá de estudios específicos.
    La diferencia nunca se debiera basar en blanco o negro, este señor se olvida del amplio abanico de colores.
    Un abrazo Alberto, me gusta la defensa que siempre haces de la educación, eso te honra.

    • aría, la LOGSE fue una ley cargada de buenas intenciones. Tuvo enormes aciertos y el sentido más social que una ley educativa ha tendio nunca, pero sun punto de partida era muy ingenuo, casi roouniano: el estudiante es trabajador por naturaleza y sólo la política educativa lo corrompe, así que démosle todas las facilidades.
      Esa fue la muerte de la Ley: su blandura a la lhora de exigir, porque el proceso de aprendizaje tiene que ser exigente, ya que todo lo que merece la pena cuesta esfuerzo.

      Gracias por tu apoyo, Kape.

      UN abrazo,

      AG

      • Alberto, no tengo ni pajorera idea de qué nombre tenía el sistema educativo cuando yo estudiaba, pero sí recuerdo que la base era hacer pensar al estudiante ávido de conocimientos y una suave indiferencia hacía aquél que el profesor consideraba “limitado”. Si eso se hubiese seguido produciendo, mi hija ahora seguro que no estaría estudiando.
        Lo que quería decir es que la mejor manera de sacar a un alumno su verdadera habilidad es dándole confianza ciega en que la tiene y en ningún caso generalizar ni separar en buenos y malos estudiantes.
        Apoyo? cómo no voy a apoyar a quién tanta coherencia derrama y comparte? 😉

  2. Respecto a los alumnos últimos de la clase hay otra variedad que no aparece en el artículo y la señala muy clara el escritor francés Octave Mirbeau en su muy polémica novela “Sebastián Roch”: la del alumno inteligente que no da golpe porque es la mejor manera que tiene de protestar de la calidad de la enseñanza que recibe. Lo hizo él en su internado de Vannes y también lo hace en la novela su alter ego. Sólo me queda añadir que el artículo es interesantísimo y, aunque ajeno a esta clasificación de las ocho categorías de inteligencia, siempre tuve la intuición que personas muy torpes para ciertas cosas, que están extraordinariamente dotadas para otras. Respecto al ministro Wert es evidente que, al menos para el ninisterio de Educación, no está dotado. Quizás por eso lo han puesto: ante tanto mediocre Rajoy oculta su mediocridad..-F. Gil Craviotto.

    • Esos alumnos que mencionas, querido amigo, están recibiendo unas enseñanzas únicas que sencillamente no son las que necesitan. De ahí su indiferencia, consagrada por el escaso poder del docente y la mínima o nula capacidad de exigir de los padres.

      Respecto a Rajoy y Wert… las urnas le dieron un juguete que los sobrepasa: gobernar un país o una política educativa les viene grande a sus capacidades. Son, efectivamente, mediocres a la baja, enanos de la política agigantados sólo por la mayoría absoluta.
      Yo digo lo que César Vallejo: aparta de mí este cáliz…

      AG

  3. Cuando hace muchos años aprendí que la pedagogía constructivista y las nuevas corrientes de la psicología cognitiva ofrecían una nueva forma de aprender, donde los aprendizajes significativos se elevaban a categoría pedagógica, pensé que por fin la escuela pasaría de ser un lugar de domesticación del ganado a un verdadero entorno de aprendizaje basado en la adquisición racional de conocimientos y en la consideración de las potencialidades del individuo y del grupo con el resultado de ciudadanos más críticos y libres. Sin embargo, la necedad de unos y las torticeras intenciones de otros nunca dejaron que aquello fuera el verdadero motor de cambio de nuestro sistema educativo.

    Y por si fuera poco, este tipo, Wert y sus mentores, se han encargado de sembrar mayor caos del que ya teníamos hasta hacernos perder toda esperanza. Nosotros, Alberto, no tenemos otra opción que decirlo/denunciarlo a boca llena, aunque la frustración nos invada la mayoría de las veces.

    Alberto, tú haces bien con hacernos este recordatorio. Es tu obligación. Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: