8 comentarios

Los dos dolientes


NOTA: Este relato, escrito durante el otoño de 2013, estaba destinado desde su origen a ser leído en el ciclo “El agua y la palabra” en el Aljibe del Rey, sede de la Fundación Agua de Granada. Anoche se produjo esa lectura. Me acompañó en el acto Esteban de las Heras, Gerente y organizador del ciclo, que ejerció de presentador, y junto a mí leyeron sus textos Ana Morilla y Antonio Enrique. Tuve la inmensa suerte de que me acompañaran varios amigos.

El coche se acerca al balneario con las últimas luces de un atardecer otoñal. El motor ruge subiendo la cuesta en tanto que los dos hombres guardan un silencio reflexivo y compacto como una piedra del camino. ¿Para qué hablar? Llevan muchos años silenciándose una realidad tan evidente que la ocultación ha llegado a ser su más patente evidencia, pero eso ya no tiene importancia: vienen de enterrar a Valeska y con ella  se desvanece el largo juego de simulaciones en que han pasado tanto tiempo.

Al coronar la cuesta se ven un instante las cumbres de la sierra. La vegetación cambia y pasa de los secanos polvorientos a los carrizos y espadañas, los juncos y las formaciones verdinosas de las algas sobre las piedras. Atraviesan un dédalo de acequias y canales, un paisaje fluvial de torrenteras y pozas calientes llegadas del manantial. Una tenue niebla los envuelve mientras perciben el olor de las aguas sulfurosas y finalmente salen a una mínima alameda, tras la que se yergue el balneario, un edificio que presenta esa fatídica descompensación de lo inacabado, del esfuerzo estéril, del fracaso.

Benito se baja para abrirles las portezuelas. Se dirigen al establecimiento sabiendo que será un momento duro, ya que  tendrán que enfrentarse a un hecho desolador: desde ahora les faltará para siempre la mujer que los subyugó. En el salón verán la misma chimenea encendida, los mismos muebles y cortinajes que mueren de decadencia, pero ella no estará ni les volverá a dar su ambigua compañía.

 

 

Elimino este relato por haber pasado a formar parte de mi libro “Mariana contemplando las mareas y otros relatos”, disponible desde el próximo mes de Abril en Librería Nueva Gala. Dejo el inicio, las imágenes y los comentarios que en su momento aparecieron en el blog (Granada, 24 de Marzo de 2017)

 

 

 

 

 

 

 

??????????

 

 

 

??????????

 

 

 

 

IMG_3269

Esteban de las Heras ejerciendo de anfitrión y presentador

 

 

???????????????????????????????

Antonio Enrique leyendo su hilarante y tierno texto

 

 

 

???????????????????????????????

Ana Morilla nos devolvió la memoria de esta ciudad de agua

 

 

 

 

???????????????????????????????

Leyendo mi cuento

 

 

 

 

IMG_2383

Interior del aljibe

 

 

escanear0004

El fascículo con los tres relatos de anoche

 

Alberto Granados

8 comentarios el “Los dos dolientes

  1. Excelente ménage à trois con todos los ingredientes para describir el esplendor y la decadencia de una época, con unos personajes crepusculares que deben al azar (en todos sus sentidos) el devenir de sus peripecias: glamour, historia, erotismo, pasión, drama. Amor más allá de la muerte y un balneario donde el agua nos proporciona un sutil juego de espejos con sus reflejos delicuescentes. Y el lector se detiene a oír su eterna estrofa en la noche mágica

  2. Cada personaje esconde y mima su “otra” y realidad. Tres siluetas bifrontes que transitan encerradas en su pasión. Una recreación sucinta del la Belle Époque del inicio de la I GM. Buen relato y ameno.

  3. Técnicamente se ve un magnífico esfuerzo por elevar la calidad de tus escritos. ¡En hora buena!. Me parece lo mejor que he leído en bastante tiempo. ¡Muy Bien!.
    Pero…
    Prueba a cabrearte.

    Un fuerte abrazo

    Alfonso

  4. Decir que resulta evocador, que es bellísimo, ameno y grato, supone un dejar caer palabras en un intento de superar el hechizo de la lectura que como un rescoldo permanece en mi. Suele ocurrirme que, cuanto leo algo tuyo, me trasporto al interior del mismísimo relato y me cuesta dejar paso a otras cosas.
    Alberto, gracias amigo mío,
    Lola Vicente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: