2 comentarios

Noche jonda por Amakuriat


NOTA: Habitualmente, en los conciertos del Manuel de Falla está rigurosamente prohibido hacer fotos o grabar vídeos, por lo que prescindí de mi cámara. A cambio, os enlazo la fotogalería del diario Ideal de hoy.

 

 

 

Lo confieso: hasta anoche no sabía que la palabra Amakuriat, que a mí me sonaba a vasco, designara a un pequeño poblado de Kenia, un lugar donde una misión católica desarrolla programas humanitarios en los que colabora Calor y café, una ONG muy conocida en Granada.

Amakuriat, reconvertido tipográficamente en AMAkuriat, un topónimo que escrito así alcanza una dimensión más humana, es también el nombre del magnífico espectáculo flamenco que anoche tuvo lugar en el auditorio Manuel de Falla, un espectáculo que sumaba varios nombres importantísimos del panorama flamenco actual, tales como el cantaor Miguel Poveda, el bailaor Manuel Liñán o el guitarrista Miguel Ángel Cortés, y por encima de todos ellos, la estrella de la noche: nuestra Marina Heredia, una voz capaz de conmocionar al espectador más frío en materia de flamenco.

En las palabras de presentación que nos dirigió el responsable de la ONG Miguel Gámez, mencionó la presencia de algunas celebridades que estaban en la sala: Curro Romero (al que Marina Heredia dedicó al final unas bulerías), el cantaor Pansequito, la soprano local Mariola Cantarero, o Curro Albaicín. El público, ya deseoso de que empezara el concierto, no escatimó aplausos, que también parecía ávido de famoseo.

 

 

 

escanear0005

Y el espectáculo comenzó con la actuación de El Parrón, que inició un romance al que en un momento se unió su hija, Marina Heredia. El Parrón es de esos cantaores que empiezan el cante desde todo lo alto y no escatiman esfuerzos hasta terminarlo, buscándose la voz que haga falta en las entretelas de sus cuerdas vocales y de su alma. Su hija, que conoce el enorme esfuerzo que supone acompañarlo en un cante lo dijo en un momento: “Ahora mi padre me va a espeazar viva con las bulerías”. De El Parrón contaba Antonio Muñoz Molina en su web que lo conoció cuando era empleado en la gestión cultural del ayuntamiento y lo contrató parta una actuación. Según el novelista ubetense, al entregarle el sobre con el dinero estipulado, nuestro cantaor lo invitó a unas copas en el Albayzín y el escritor vio, con sorpresa, que se iba gastando con amigos y familia peseta a peseta, duro a duro, el magro beneficio de su actuación. Si es generoso con el dinero, anoche no lo fue menos con su cante, desgarrado, lleno de esfuerzo y pasión. Se le veía feliz acompañando a su hija en un triunfo más.

Hubo una media granaína, hubo una preciosa guajira, alegrías, fandangos del Albayzín, una malagueña, una seguirilla, una soleá, unos tientos, bulerías… Padre e hija fueron turnándose y a veces acompañándose y encendiendo el duende en los más de mil doscientos espectadores que llenamos los dos anfiteatros (de cuando en cuando, se volvían hacia los espectadores del anfiteatro B, que los ven desde atrás, en un guiño cómplice a las entradas más económicas).

También hubo baile, y de gran calidad en las piernas y brazos de Manuel Liñán, artista granaíno que está cosechando numerosos premios y alcanzando un reconocimiento como bailaor, pero también como coreógrafo lleno de ideas y como director escénico.

 

escanear0006

En un momento dado, Marina presentó a Miguel Poveda como “el que tira del carro actualmente” y le reconoció su cualidad de número uno. Él salió al escenario y destapó el prodigio: este cantaor tiene una técnica impresionante y cuando la despliega sorprende al más frío. Empezó por una copla, la popular “La Ruiseñora”, de Quintero, León y Quiroga, a la que sacó mil matices mágicos. Después simultaneó con Marina varios cantes y se retiró.

Marina se permitió entonces una pillería: anunció que iba a intentar un cante con la soprano Mariola Cantarero. Se trató de la popular copla “Ojos verde”, que inició la cantaora y que terminó, en tono de bel canto, la soprano. El resultado, un sorprendente experimento impensable, un acierto que puso al público a aplaudir de pie durante unos minutos.

La despedida reunió a todo el elenco. Los tangos invadieron el espacio y le imprimieron una sonrisa de satisfacción al público, que se volcó en aplausos con todos los actuantes.

 

 

escanear0005

No sería ecuánime si no mencionara al resto del elenco, que tan dignamente cumplió con su cometido: las guitarras de José Quevedo, Víctor Márquez y el ya mencionado Miguel Ángel Cortés demostraron el magnífico momento por el que pasa la guitarra flamenca, con varios momentos solemnes en que el guitarrista deja descansar la voz del cantaor y desovilla una melodía sorprendente por calidad y belleza; dos chicas, Jara Heredia y Anabel Rivera, acompañantes habituales de Marina Heredia en palmas y coros estuvieron magníficas anoche; y finalmente, el percusionista Paquito González, siempre dando la intensidad justa que cada lance del cante requería.

Calor y café, flamenco y copla o flamenco y bel canto, satisfacción y solidaridad, alegría y desgarro del cante… todas esas dualidades estuvieron anoche, intensas, bien sentidas, inolvidables, en el Manuel de Falla. Después bajar los bosques de la Alhambra en una noche deliciosa y con esa sonrisilla instalada en el espíritu… representa toda una terapia para el alma, harta de tanta mezquindad como nos ofrece el informativo de cada día. Jondo: un estado de ánimo que no hay otra amanera de describir.

Alberto Granados

 

Anuncios

2 comentarios el “Noche jonda por Amakuriat

  1. Estimado Alberto, mi nombre es Dustin Carmona, de la distancia de los “Habichuelas” y responsable de Calor y Café. Me dirijo a usted en nombre de todos los voluntarios de esta asociación y también de su junta directiva al completo, su reseña es totalmente sincera, porque todos los que allí estuvimos, así lo sentimos, pero usted le ha puesto ese punto de poseía que faltaba a tal evento, por tal, reciba el agradecimiento colectivo de todos nosotros y creo poder también expresar que algunos de miles de personas del noroeste de kenia, en la región del west Pokot en Amakuriat.

    • En primer lugar, Dustin Carmona, mis disculpas por tardar tanto tiempo en responder a tu amable comentario. Suelo ser muy atento y cuidadoso con los lectores del blog, pero he pasado una mala racha y necesitaba apartarme de este mundillo de los blogs. Ahora te mando mi agradecimiento por haber pasado por aquí y mis mejores deseos para ti y el resto de Calor y Café.
      Un cordial saludo,

      AG

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: