Deja un comentario

Voi che sapete


 

 

 

 

 

 

 

Lo he dicho aquí en alguna ocasión: Mozart no me gusta demasiado. Sé que desborda técnica, pero lo encuentro frío, como si las maravillas que compuso no hubieran tenido que ver con él, como si sólo se trataran de herramientas con las que hacer un trabajo para ganar un jornal.

Sólo me ha emocionado el Réquiem y fue porque lo conocí a raíz de una muerte que me dejó hundido durante tres años. De hecho, me hacía tanto daño, que he estado mucho tiempo sin poder oírlo.

 

 

 

 

Lola Rodríguez Aragón, como "Susana", centro, junto a Rachele Ravina "Condesa" y Lucy Cabrera "Querubino", en "Las Bodas de Fígaro", de Mozart, con dirección escénica de Luis Escobar y decorados y vestuario de Vicente Viudes. Teatro María Guerrero, Madrid 24 de noviembre de 1945. Imagen tomada de la web higuerasarte.com

Lola Rodríguez Aragón, como “Susana”, centro, junto a Rachele Ravina “Condesa” y Lucy Cabrera “Querubino”, en “Las Bodas de Fígaro”, de Mozart, con dirección escénica de Luis Escobar y decorados y vestuario de Vicente Viudes. Teatro María Guerrero, Madrid 24 de noviembre de 1945. Imagen tomada de la web higuerasarte.com

Pese a esta distancia entre Mozart y yo, os traigo hoy una deliciosa aria de una ópera que apenas he oído, aunque cada vez me va gustando más: Las bodas de Fígaro, una ópera bufa llena de enredos, situaciones de personajes travestidos, celos y mal de amores, junto a un fuerte  sentido crítico frente a los abusos de la nobleza y un verdadero sentido del humor.

Se trata del aria Voi che sapete que interpreta el joven Cherubino en el segundo acto haciéndose pasar por una mujer. La pieza está preparada por ello para el registro de una mezzosoprano.

 

 

 

 

 

 

 

 

Voi che sapete

che cosa è amor,

donne, vedete

s’io l’ho nel cor.

Vosotras que sabéis

qué cosa es amor,

mujeres, ved

si yo lo tengo en el corazón.

Quello ch’io provo

vi ridirò,

è per me nuovo,

capir nol so.

Aquello que yo siento,

os diré,

es para mí nuevo,

comprenderlo no sé.

Sento un affetto

pien di desir,

ch’ora è diletto,

ch’ora è martir.

Siento un afecto

lleno de deseo

que ora es placer,

ora es martirio.

Gelo e poi sento

l’alma avvampar,

e in un momento

torno a gelar.

Me hielo, y después siento

el alma inflamar,

y en un momento

me vuelvo a helar.

Ricerco un bene

fuori di me,

non so chi il tiene,

non so cos’è.

Busco un bien

fuera de mí,

no sé quién lo tiene,

no sé que es.

Sospiro e gemo

senza voler,

palpito e tremo

senza saper.

Suspiro y gimo

sin querer,

palpito y tiemblo

sin saber.

Non trovo pace

notte né dì,

ma pur mi piace

languir così.

No encuentro paz

ni de noche ni de día,

y sin embargo me gusta

languidecer así.

Voi che sapete

che cosa è amor,

donne, vedete

s’io l’ho nel cor.

Vosotras que sabéis,

qué cosa es amor,

mujeres, ved

si yo lo tengo en el corazón.

Una melodía divertida, elegante, muy técnica y muy popular. A este Mozart sí que me apunto.

 

Alberto Granados

NOTA: El texto original está tomado de la impagable página Kareol. Para la traducción he usado la misma fuente, aunque he introducido algún retoque.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: