4 comentarios

Imágenes de Granada. 35: El Cuarto Real de Santo Domingo


      Una inmensa parte de los granadinos no conocen el llamado Cuarto Real de Santo Domingo, ya que lleva cerrado bastantes años, pendiente de una rehabilitación que no terminaba nunca y que ha traído aparejada varios problemas. Al fin, se inaugura el próximo lunes y lo hace por todo lo alto: con una exposición del pintor-diseñador Juan Vida.

      Con mil transformaciones a lo largo de su historia, esta quinta de recreo de la época musulmana resulta extraña por su emplazamiento en la zona dominica del Realejo. Juan Velázquez de Echeverría escribía en su Paseos por Granada y sus contornos (1764) que “…era casa de recreación perteneciente no a algún particular, sino al Rey”, para añadir después la hipótesis de que “…lo tendrían tal vez para pasar ese santo mes (= Ramadán) o para retirarse a hacer alguna especie de penitencia o ejercicios en ciertos tiempos del año o cuando fervoroso el espíritu la dictare” (1). Se sabe que este antiguo palacio fue vendido, junto con una dilatada extensión de huertas, a los Reyes Católicos por la madre de Boabdil y que, finalmente, pasó a ser propiedad de la orden dominica, que empezó a llamar a la qubba (salón regio) con la denominación de Cuarto Real. En la actualidad, sólo quedan unos jardines, el palacete y, dentro de este, la magnífica estancia real.

     Este notable edificio ha permanecido cerrado al público más de dos décadas y sólo ahora será visible para el público, tras una actuación que se ha llevado una elevadísima suma, más de dos décadas y un pleito entre los arquitectos y este montaraz ayuntamiento de nuestros pecados.

     No me considero experto en cuestiones artísticas, pero la impresión que me llevé al visitar el Cuarto Real fue bastante desfavorable.  Hace unas semanas, en la única jornada de puertas abiertas que se ha producido hasta ahora, aproveché para visitar el monumento. Tenía una vaga idea de un palacete decimonónico donde se albergaba la imponente qubba. Las referencias eran fotos dispersas halladas en la red. Lo que me encontré bien podría ser una estación de autobuses, un centro comercial o un aséptico tanatorio… si exceptuamos la mencionada qubba, en la que hay que quitarse el sombrero, aunque se note demasiado lo postizo de algunos elementos (puertas, gorroneras, exceso de mármol, una galería superior que podría estar en cualquier aeropuerto…). No conozco el proyecto, por lo que ignoro el efecto que los autores han pretendido producir. Sólo puedo hablar de la impresión que me produjo y de mi rechazo del conjunto, pero eso es cuestión de gusto personal.

     Empezaré por ofrecer unas imágenes del decepcionante atrio, del que ya me ocupé en este blog, tal fue el negativo efecto que me produjo (aún en fase de obras).

 

 

 

El antiguo pórtico, en una vieja imagen de Ideal

El antiguo pórtico, en una vieja imagen de Ideal

 

El pórtico 02 (Imagen de diciembre pasado)

El pórtico 02 (Imagen de diciembre pasado)

El pórtico 03: desde dentro

El pórtico 03: desde dentro

    

     Los accesos al palacete de la qubba.

 

 

Accesos 01

Accesos 01

    

 

Accesos 02

Accesos 02

     A continuación, unas imágenes del mencionado palacete antes y después de la rehabilitación. La asepsia de esas fachadas me lo desautoriza: no me dice nada y tengo la sensación de que se trata de un proyecto fallido.

 

 

 

El palacete, antes de su restauración 01

El palacete, antes de su restauración 01

 

 

 

El palacete, antes de su restauración 02

El palacete, antes de su restauración 02

 

 

 

Palacete restaurado 01

Palacete restaurado 01

 

 

 

Palacete restaurado 02

Palacete restaurado 02

 

 

 

     Los restos arqueológicos se han conservado y expuestos bajo el suelo de cristal. La tarde en que visité el monumento varios niños hacían el ganso correteando sobre los restos, como si se tratara de un parque público sin que sus padres parecieran preocuparse de educarlos.

 

 

 

Restos 01

Restos 01

 

 

 

Restos 02

Restos 02

 

 

 

     La singular belleza de la qubba. Imposible ponerle el menor reparo.

 

 

La qubba 01

La qubba 01

 

 

 

La qubba 02

La qubba 02

 

 

 

La qubba 03 Detalle de la albanega

La qubba 03 Detalle de la albanega

 

 

 

La qubba 04

La qubba 04

 

 

 

La qubba 05

La qubba 05

 

 

 

La qubba 06

La qubba 06

 

 

 

La qubba 07

La qubba 07

 

 

 

La qubba 08

La qubba 08

La qubba 09

La qubba 09

 

 

 

La qubba 10

La qubba 10

La qubba 11

La qubba 11

La qubba 12

La qubba 12

La qubba 13

La qubba 13

La qubba 14

La qubba 14

La qubba 15

La qubba 15

     Los jardines aún estaban a medio terminar el día en que los visité.

Jardines 01

Jardines 01

Jardines 02

Jardines 02

    Hay otras dependencias, entre las que destaca una sala de audiovisuales y una galería superior que encontré francamente frías y desangeladas, algo impersonal en puro contraste con la grandeza de la qubba.

Sala de audiovisuales 01

Sala de audiovisuales 01

Sala de audiovisuales 02

Sala de audiovisuales 02

Sala de audiovisuales 03

Sala de audiovisuales 03

Galería alta 01

Galería alta 01

Galería alta 02

Galería alta 02

     Y termino con unas vistas desde el conjunto: a la calle Ancha de la Virgen, a la Sierra en un atardecer impecable…

Vistas 01

Vistas 01

Vistas 02

Vistas 02

Vistas 03

Vistas 03

Vistas 04

Vistas 04

Vistas 05

Vistas 05

Vistas 06

Vistas 06

 

 

 

     Se habla de que este monumento se incorporará a los seis que han configurado ese paquete turístico llamado “la dobla de oro” (Palacio de Dar-al-Horra, Casas moriscas de El Chapiz, de Horno de Oro, de Zafra, el Bañuelo y el Corral del Carbón). Al cambiar de gratuitos a régimen de pago me temo que los granadinos, de nacimiento o adopción, saldremos perdiendo una vez más. Pero ya estamos acostumbrados. Por lo menos, disfrutemos de este singular recinto y de la obra de Juan Vida, que ya vendrán tiempos (aun) peores.

Alberto Granados

Anuncios

4 comentarios el “Imágenes de Granada. 35: El Cuarto Real de Santo Domingo

  1. Realmente esta rehabilitación tan fría parece impropia de un monumento nazarí, porque no transmite sensaciones. Con el dineral que se han gastado ya podrían haber hecho algo mejor. Saludos y a seguir con tu magnífico blog.

  2. Gracias Alberto. Ya presentí lo que tú describes nada más ver la entrada, la hormigonada presentación del monumento. Me temo que el Atrio, en debate actual, ocurra lo mismo. Un saludo.

  3. Tendrían que haber recuperado el pabellón y jardín original haciéndolo entendible y no montar un aséptico tanatorio en su fachada. Se ha perdido el sentido al monumento. Una vergüenza, cuanto inepto.

    • En efecto, para mi gusto el edificio ha quedado completamente impersonal. Y feo.
      En cambio, me ha gustado la rehabilitación del Hospital Militar para Escuela de Arquitectura ene el Campo del Príncipe.

      Un saludo y gracias por aparecer por aquí,

      AG

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: