1 comentario

Movilizaciones de la enseñanza privada concertada


 

 

 

 

        Suenan tambores de guerra en el ámbito de la enseñanza privada concertada. Hay anunciadas una serie de movilizaciones y hoy mismo se ha leído en estos centros un comunicado en el que se ha reivindicado la libertad de los padres y madres para elegir el tipo de centro que les parezca más acorde con sus creencias, estilo de vida o expectativas, algo que, según su nada inocente punto de vista, la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía ha contravenido al no firmar conciertos con determinados centros para algunas unidades de Educación Infantil.

        De hecho, hace unos días entré a mi librería de cabecera y apareció una maestra de un centro concertado para recoger un material encargado y, de rondón, pedirnos la firma en apoyo de sus reivindicaciones. No sé si los libreros firmaron, ni en el caso de haberlo hecho, lo hicieron por convicción o por no negarles la firma a un grupo de familias que, mayoritariamente, les compran a ellos los materiales y retiran allí los cheque-libros de la Consejería. Yo me negué y tuve una breve y civilizada discusión con la maestra. Yo, que no firmaba porque la escuela que yo defiendo es la pública.  Ella, que eso no excluía a la privada. Yo, que había muchos matices por discutir. Ella, que se tenía que marchar…

        No tengo yo muy claro que la enseñanza privada concertada sea, en sentido estricto, un derecho de los padres y madres. Yo la veo más bien como la consecuencia de una deficiencia de la red de centro públicos.

 

 

 

 

Colegio privado que segrega por sexo. Imagen de Laicismo.org

Colegio privado que segrega por sexo. Imagen de Laicismo.org

 

 

        El Estado tiene la obligación constitucional de ofrecer un puesto escolar a toda la población en edad de cursar los niveles obligatorios. Si la red de centros públicos consiguiera algún día escolarizar al 100% de los niños, esos y no otros, serían los puestos escolares de que dispondría la sociedad. Como no se ha llegado a ese nivel, el Estado concierta con la enseñanza privada una enorme cantidad de puestos. Se entiende que puestos necesarios (porque la red pública no tiene para esos niveles y zonas). Si no lo son, no hay por qué concertar ya que se entiende que hay puestos escolares disponibles.

        Quien desee otro tipo de centro (sin poblaciones marginales ni migrantes, con una garantía de nivel pequeñoburgués para sus nenes, con costoso uniforme que ya de por sí resulta excluyente para familias de escasos recursos, etc.), solo tendrá derecho a la gratuidad mientras se mantenga el sistema de conciertos por necesidad. Si esa necesidad desaparece, padres y madres no pueden esgrimir que tienen derechos extras. Si quieren una educación elitista, que se la paguen de su bolsillo. Nadie les negaría ese derecho: el de renunciar a un puesto público por desear algo más selecto o un grado extra de religiosidad o cualquier otro deseo de esa índole.

        Cuando no existían ordenadores ni siquiera en los despachos directivos de los centros, había centros privados que ya disponían de aula de informática. Y otros centros ofrecían clases realmente caras, a las que muchas familias apuntaban a sus hijos. Conozco un caso de un colegio privadísimo y selectísimo de Madrid que ofrecía a sus alumnos clases de equitación y otro local que sirve en el comedor cocina internacional, ya que cuenta con que sus alumnos sean parte de la clase dirigente en el futuro.

        No sé. Creo la escuela pública está para nivelar diferencias, entre otras muchas cosas. No se trata de una escuela uniforme, al estilo soviético, sino de una escuela aleatoria que cumple unos programas y que le hace frente a la enorme carga de escolarizar chiquillos de etnias que jamás han creído necesario pisar una escuela, o de niños de mil procedencias geográficas, con serias dificultades idiomáticas. Esa es la escuela que, en mi opinión, merece los recursos económicos del Estado.

 

 

 

Imagen tomada de Guerrilleros Globales

Imagen tomada de Guerrilleros Globales

 

 

 

        Hasta hace unos años, estos centros concertados que ahora se rasgan las vestiduras, tenían un sistema maquiavélico de matriculación selectiva: no concertaban los puestos de Infantil, esos mismos puestos que ahora reclaman. El motivo: al no concertarlos, sólo solicitaban puesto familias que podían pagarlo. Era un fraudulento banderín de enganche, ya que una vez dentro, el niño o niña accedía directamente a primero de Primaria. Era una bonita manera de comprarse un puesto escolar. La Consejería vio el sucio truco y obligó a todos estos centros a reiniciar el proceso al comienzo de Primaria, con lo que hubo muchos niños que perdieron “su” plaza y fueron derivados a otros colegios. Hubo unas críticas feroces por parte de las familias desposeídas y por los centros, que echaron pestes de la Consejería, convocaron manifestaciones en la puerta de la Delegación Provincial, etc. Les había salido el tiro por la culata. Los centros privados cambiaron inmediatamente el chip: ahora querían concertar a toda costa el tramo de Infantil. Por lo menos, los padres se ahorraron un dinero bien sustancioso.

        Pero ahora sobran puestos escolares en Infantil y la obligación de cualquier gestor honesto es administrar con rigor los fondos públicos. Si sobran unidades de Infantil, son las de la red privada, ya que esos puestos para todos están en la pública. Estaría bueno que hubiera que invertir una cantidad nada despreciable mientras sobran puestos, por mucho que les desagrade a las familias el ambiente de un colegio público (donde por cierto, he pasado cuarenta años como docente y donde han estudiado siempre mis hijos).

        Por si alguien sospecha que toda esta reflexión es un ataque a la privada, he de decir que siento un profundo respeto por la privada igualitaria, es decir, por aquellos centros que deliberadamente se han creado para apoyar a la población más necesitada. En Granada hay que referirse necesariamente a la obra del Padre Manjón y a sus actuaciones de hace un siglo a favor de la población analfabeta y excluida del Sacromonte y el Albayzín. O a las Adoratrices, que por estatuto de su fundadora, se ocupan de chicas que rozan la marginalidad. Eso es una verdadera extensión de la pública, no así los otros centros que incluso estimulan la idea elitista de que su alumnado tiene un carisma especial.

Alberto Granados

Anuncios

Un comentario el “Movilizaciones de la enseñanza privada concertada

  1. Y cómo lo haces, Alberto, que siempre aciertas? No puedo estar más de acuerdo contigo. La escuela debe ser pública y laica para TODOS. El que quiera ser elitista, que se la pague, pero que no aprovechen los recursos de todos para su propio beneficio. Igualmente en la sanidad: pública y gratuita para todos; sanidad privada que se la pague el usuario o que tenga un seguro privado. Porque, ¿dónde están los colegios privados y concertados en los pueblos de la Alpujarra, de las Hurdes, o de otras zonas deprimidas y con poco alumnado? Allí que la pague el Estado, es decir, todos los contribuyentes; pero donde hay algo de ganancia, no sólo en el presente, sino en el futuro con una formación privada y adoctrinada, ahí hinca el diente el respectivo empresario o la orden religiosa, opus dei, u otras confesiones religiosas. No, y mil veces no. El Estado debe ofertar puestos públicos para todos, sin adoctrinamiento, en todos los lugares. Pero ni la más pequeña ayuda a los aprovechados de siempre. Y sí que hay dinero para generar una oferta pública suficiente para todos. La II República hizo más escuelas públicas en su escasa andadura que en muchos años de la dictadura subsiguiente y de la democracia que, para no enfrentarse a los poderes fácticos, ha cedido con la escuela concertada. Una falacia de los que siempre se han aprovechado de todos. Dardo en la palabra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: