En chanclas (Crónicas de un veraneante en la costa granaína)

Los temporales de Agosto

            Ya llevo a cuestas una larga trayectoria de veraneante en Calahonda (desde 1991, exactamente) y cuento de antemano con los temporales que, más suaves o más violentos, surgen en los últimos días de Agosto, con esa rigurosa puntualidad con la que se dan las distintas fases de la luna o los plazos […]

Tu voto:

Mar y cielo nocturnos

No acostumbro a visitar la playa por las tardes, que aprovecho para oír música, leer y, si tengo ganas e ideas, escribir algo para el blog. También suelo darme una caminata de unos seis kilómetros, tras los cuales, sólo me quedan ganas de darme una ducha y quedarme en el patio de mi casa (que […]

Tu voto:

Mercadillo

Desde mis tiempos de adolescencia en Alcaudete, siempre me ha gustado ir al mercado. Allí encontraba unos cuadros costumbristas, unos personajes de sainete y, sobre todo, a todas las chicas del pueblo, que a mis dieciocho años no era precisamente un asunto menor. Después, se impuso el supermercado y las escasas veces que voy a un […]

Tu voto:

Charangas contra el pesimismo

Un año más, han llegado las fiestas de Calahonda, esta vez contagiadas por el halo de pesimismo que se ha instalado en nuestras conciencias.  El agobio de los mercados, el BCE y la escandalosa prima de riesgo, los recortes de ese gran charlatán que ha resultado el Sr. Rajoy, las negrísimas expectativas que se prevén… […]

Tu voto:

Perversas inclinaciones

Ya he contado aquí (Algunos: ¡Sí, hasta la saciedad!) que veraneo en Calahonda. En este pequeño pueblo granadino el monumento más solvente es el llamado Farillo, una pequeña atalaya defensiva del s. XVI, después reconvertida en faro de leña, antes de que los faros pasaran a formar parte de una red sistemática, diferenciada e institucional […]

Tu voto:

Wi-Fi

Los que veraneamos en la cohta tropicah hemos tenido siempre el problema de que, al bajarnos a nuestro apartamento, dejábamos atrás ese fascinante mundo que internet ha puesto a nuestra disposición, por lo que no recibíamos ni mil veces ese correo amigo que nos avisa de un virus maligno que jamás hay que abrir y […]

Tu voto:

Un botellón en la puerta

En el s. XVII, Góngora ya señalaba la vieja costumbre española de rechazar a los forasteros y hacerlos objeto de escarnio: “…y cual suele tejer bárbara aldea / soga de gozques contra el forastero…”, nos decía en un soneto satírico contra los que censuraron su “Polifemo”. Yo creía que los tiempos de la aldea global […]

Tu voto: