15 comentarios

Una mujer y un espejo


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

        El Diccionario de símbolos de Cirlot, en su entrada “Espejo”, encuentra una polisémica enumeración de símbolos representados en este cotidiano objeto. El espejo puede ser la propia conciencia o el pensamiento (por recoger los reflejos del mundo visible). Representa además la discontinuidad del mundo (por ese aparecer y desaparecer de la realidad que refleja). Los espejos de ciertos cuentos folclóricos contienen los objetos, ya sean presentes, pasados o futuros, por lo que son capaces de suscitar apariciones: no en vano contienen realidades. Es también la propia alma, variable en función de los estímulos que recibe. Pero el espejo es, además, puerta de acceso a otra realidad, como quedó claro en Alicia en el país de las Maravillas o en la vieja costumbre de tapar los espejos de la casa donde hay un muerto. También representa el eco, la duplicidad, la tesis/antítesis o la memoria inconsciente. Cirlot señala una idea que me había pasado desapercibida: la prevalencia del espejo de mano, que es en algunas culturas símbolo de la verdad, de la felicidad conyugal o un talismán contra los seres diabólicos.

     Dada la virtualidad de sus imágenes, yo me atrevería a añadir el sentido ambivalente de lo real frente a lo falso, vano o estéril. Y en otro orden, el espejo tal vez pueda ser la autocomplacencia o, en el otro extremo, el rechazo, la infravaloración propia, la frustración, campo este que la cultura oficial parece asignar predominantemente a la mujer. Otro espejo literario, el de Blancanieves, que desespera a la madrastra al no ser la más bella, podría ser el paradigma de esta idea. Aspecto cultural de carácter sexista o no, está claro que la mujer suele estar mucho más pendiente de su aspecto que el hombre, de ahí que el espejo revista mayor importancia para ella, que lo use con mayor frecuencia y en un más amplio número de variantes: de mano, en el bolso, en la polvera, en la playa o piscina…

      Esta evidencia no resultó jamás ajena a los artistas plásticos, de ahí que enfrentar a una mujer y a un espejo, es todo un motivo artístico mil veces recogido en pintura a lo largo de los tiempos. Y la moderna fotografía también encuentra todo un filón en dicho motivo, que en nuestra época más reciente adquiere una nueva dimensión con el cine, la publicidad y el selfie, en que el teléfono dotado de cámara hace de espejo y recoge las facciones del usuario.

     Desde hace meses estoy acumulando muestras de esta realidad, verdaderamente inabarcable: imágenes de una mujer ante un espejo. Con el material que he reunido, sin la menor pretensión de ser exhaustivo, os traigo hoy esta galería.

     Observando las imágenes, he encontrado muchos matices. ¿Qué ve una persona cuando se mira al espejo? Es evidente que el espejo tiene un aspecto funcional: comprobar que el peinado, el maquillaje, el aspecto general… están como deben estar. Es la constatación de la belleza propia, que a lo largo de la historia del arte ha apareciendo con distintos decorados, según la moda artística (desde los diosecillos y cupidos a las flores o el lápiz de labios). La cultura ha obligado a la mujer a incidir en este aspecto comprobatorio mucho más que al hombre, que junto al oso, cuanto más feo más hermoso, según el sexista refrán. He aquí unos ejemplos (en la medida de lo posible seguiré en cada apartado un orden cronológico y empezaré por la pintura, para continuar por la fotografía y el cine).

 

 

01 GIOVANNI BELLINI, 1515, Mujer joven en su tocador

01 GIOVANNI BELLINI, 1515, Mujer joven en su tocador

 

 

 

02 ABRAHAM BOSSE, 1635, Mujer en su baño

02 ABRAHAM BOSSE, 1635, Mujer en su baño

 

 

 

03 SIMON VOUET, 1639, La toilette de Venus

03 SIMON VOUET, 1639, La toilette de Venus

 

 

 

04 GEORGE FRIEDRICH KERSTIN, 1827, Ante el espejo

04 GEORGE FRIEDRICH KERSTIN, 1827, Ante el espejo

 

 

 

05 CHRISTOFFER ECKERSBERG, 1841, Mujer ante el espejo

05 CHRISTOFFER ECKERSBERG, 1841, Mujer ante el espejo

 

 

 

06 GUSTAVE COURBET, 1865-1866, Jo, la bella irlandesa

06 GUSTAVE COURBET, 1865-1866, Jo, la bella irlandesa

 

 

 

07 THOMAS BENJAMIN KENNINGTON, s. f., La gloria de la feminidad

07 THOMAS BENJAMIN KENNINGTON, s. f., La gloria de la feminidad

 

 

08 BERTHE MORISOT, c. 1875, Dama en el tocador

08 BERTHE MORISOT, c. 1875, Dama en el tocador

 

 

 

09 BERTHE MORISOT 1876 El espejo psiqué

09 BERTHE MORISOT 1876 El espejo psiqué

 

 

 

10 EDGARD DEGAS 1885-1886 En el espejo

10 EDGARD DEGAS 1885-1886 En el espejo

 

 

 

11 BERTHE MORISOT, 1891, Ante el espejo

11 BERTHE MORISOT, 1891, Ante el espejo

 

 

 

12 PICASSO, 1906, La toilette

12 PICASSO, 1906, La toilette

 

 

 

13 AUGUSTE LEVÊQUE, 1909, Himno a la mujer

13 AUGUSTE LEVÊQUE, 1909, Himno a la mujer

 

 

 

14 ERNST LUDWIG KIRCHNER, 1913, Toilette .( Mujer ante el espejo)

14 ERNST LUDWIG KIRCHNER, 1913, Toilette .( Mujer ante el espejo)

 

 

 

15 CAGNACIO DI SAN PIETRO, 1927, Mujer en el espejo

15 CAGNACIO DI SAN PIETRO, 1927, Mujer en el espejo

 

 

16 LOVIS CORINTH, s. f., Mujer frente al espejo

16 LOVIS CORINTH, s. f., Mujer frente al espejo

 

 

 

17 FERNANDO BOTERO, s. f., Mujer frente al espejo

17 FERNANDO BOTERO, s. f., Mujer frente al espejo

 

 

 

18 ALDO BAHAMONDE, s. f., Eva ante el espejo

18 ALDO BAHAMONDE, s. f., Eva ante el espejo

 

 

 

 

19 Fotografía de Helmut Newton

19 Fotografía de Helmut Newton

 

 

 

20 Fotograma de Que el cielo te juzgue, 1945, película de John M. Stahl

20 Fotograma de Que el cielo te juzgue, 1945, película de John M. Stahl

 

 

 

21 Jeanne Moreau en un fotograma de Ascensor para el cadalso, Louis Malle, 1958

21 Jeanne Moreau en un fotograma de Ascensor para el cadalso, Louis Malle, 1958

 

 

 

22 Fotograma de Wide eyes shut, Stanley Kubrick, 1999

22 Fotograma de Wide eyes shut, Stanley Kubrick, 1999

 

 

 

 

 

     Pero también aparece en la mirada ante el espejo la autocomplacencia. Ya no se trata de comprobar, sino de gustarse a sí misma y eso es un placer que las religiones represoras no pueden permitir, de ahí que surja el concepto pecaminoso de vanidad y los espejos, su instrumento más directo, se condenen en confesionarios y prédicas: al fin y al cabo, papas, prelados y pastores son varones y la misoginia eclesial es bien conocida.

 

 

23 WILLIAM WATERHOUSE, 1903, Eco y Narciso

23 WILLIAM WATERHOUSE, 1903, Eco y Narciso

 

 

     Tal vez el mito más significativo sea el de Narciso, por lo que me permito iniciar esta sección con una interpretación pictórica del mismo (pese al título de esta entrada, relativo a la mujer).

 

 

24 TIZIANO, 1555, La venus del espejo

24 TIZIANO, 1555, La venus del espejo

 

 

25 RUBENS, c. 1615, Venus ante el espejo

25 RUBENS, c. 1615, Venus ante el espejo

 

 

 

 

26 VELÁZQUEZ, 1647-1651, La Venus del espejo

26 VELÁZQUEZ, 1647-1651, La Venus del espejo

 

 

 

 

27 FRANS VAN MIERIS, c. 1670, Mujer ante el espejo

27 FRANS VAN MIERIS, c. 1670, Mujer ante el espejo

 

 

 

28 FRANCISCO DE GOYA, 1797, Dibujo del Álbum de Madrid

28 FRANCISCO DE GOYA, 1797, Dibujo del Álbum de Madrid

 

 

 

29 GIOVANNI BOLDINI, s. f., Belleza frente al espejo

29 GIOVANNI BOLDINI, s. f., Belleza frente al espejo

 

 

 

30 FRANZ JÜTTNER, 1905, Ilustración para Blancanieves

30 FRANZ JÜTTNER, 1905, Ilustración para Blancanieves

 

 

 

31 FRANK MARKHAN SKIPWORTH, 1911, El espejo

31 FRANK MARKHAN SKIPWORTH, 1911, El espejo

 

 

 

32 RICHARD EDWARD MILLER, 1920, La señorita V en verde

32 RICHARD EDWARD MILLER, 1920, La señorita V en verde

 

 

 

33 Fotografía de Helmuth Newton, s. f.

33 Fotografía de Helmuth Newton, s. f.

 

 

 

34 Fotografía de Tamara Dean, s. f.

34 Fotografía de Tamara Dean, s. f.

 

 

 

      Hay además miradas mucho más perversas en los espejos: la de la mujer que evalúa su efecto seductor, su carnalidad. No es ya comprobación ni autocomplacencia, sino la constatación de que la propia belleza puede causar estragos en el hombre. Se trata de lo que en teoría de la comunicación se llama función conativa (provocar una reacción y si es posible, controlarla). Son muchos los cuadros, muchas veces ligados al mundo de la prostitución, de las entretenidas o cortesanas y de la publicidad, en que el espejo sirve para fomentar la procacidad, para provocar, para evitar el olvido. El cine y la fotografía publicitaria se engancharon rápidamente a este fenómeno. Pretendo que este blog mantenga el tono serio habitual, por lo que sólo incluiré algunas fotografías y fotogramas, de los miles que se pueden encontrar en la red.

 

 

 

35 GEORGES JULES VICTOR CLAIRIN, 1888, Un domingo en la playa

35 GEORGES JULES VICTOR CLAIRIN, 1888, Un domingo en la playa

 

 

 

 

36 EDUARDO SÁVORI, 1889, La mujer y el espejo

36 EDUARDO SÁVORI, 1889, La mujer y el espejo

 

 

 

37 HENRY DE TOULOUSE LAUTREC, 1890, Desnuda frente al espejo

37 HENRY DE TOULOUSE LAUTREC, 1890, Desnuda frente al espejo

 

 

 

38 GEORGE HENDRIK BREITNER, c. 1900, Fotografía de su modelo

38 GEORGE HENDRIK BREITNER, c. 1900, Fotografía de su modelo

 

 

 

39 Pip-Up

39 Pip-Up

 

 

 

40 Procedencia y fecha desconocidas

40 Wilhelm Gallhof, El collar de coral, de 1917.

 

 

 

 

41 1987 Fotograma de La insoportable levedad del ser, dirigida por Philip Kaufman 1

41 1987 Fotograma de La insoportable levedad del ser, dirigida por Philip Kaufman 1

 

 

 

 

42 1987 Fotograma de La insoportable levedad del ser, dirigida por Philip Kaufman 2

42 1987 Fotograma de La insoportable levedad del ser, dirigida por Philip Kaufman 2

 

 

 

43 JANE BURTON, 2002, Imagen de su trabajo The other side (2002)

43 JANE BURTON, 2002, Imagen de su trabajo The other side (2002)

 

 

44 JASMIN MEYR, 2014, Autorretrato

44 JASMIN MEYR, 2014, Autorretrato

 

 

 

 

 

 

      Pero el espejo también refleja la pregunta casi ontológica, la búsqueda de la propia esencia, la indagación sobre el propio espectador, sin más matiz que el encontrarse consigo mismo. He encontrado miradas de mujer en un espejo que encierran mil preguntas, auténticas indagaciones sobre la propia entidad o sobre el sentido del mundo y la vida. En este apartado me permito la licencia de incluir una mujer ante un espejo muy especial: una de esas ventanas de Edward Hopper que reflejan un mundo que parece ser absolutamente ajeno al vacío de la figura femenina.

 

 

45 NICCOLO RENIERI (1591-1667) Femme au miroir

45 NICCOLO RENIERI (1591-1667) Femme au miroir

 

 

 

46 HANS VON AACHEN, 1596, Par de espejos

46 HANS VON AACHEN, 1596, Par de espejos

 

 

 

47 GERARD TER BORCH, c. 1650, Mujer en el espejo

47 GERARD TER BORCH, c. 1650, Mujer en el espejo

 

 

 

48 ARVID FREDERICK NYHOLM, s. f., Vanidad

48 ARVID FREDERICK NYHOLM, s. f., Vanidad

 

 

 

49 KARL BRUILLOV, s. f., Svetana se pregunta

49 KARL BRUILLOV, s. f., Svetana se pregunta

 

 

50 EDOUARD MANET, 1876, Mujer ante el espejo

50 EDOUARD MANET, 1876, Mujer ante el espejo

 

 

 

51 LEON BAZILE PERRAULT, s. f., El Espejo.

51 LEON BAZILE PERRAULT, s. f., El Espejo.

 

 

 

52 ANNIE ROSE LAING, s. f., El espejo

52 ANNIE ROSE LAING, s. f., El espejo

 

 

53 ANSELMO MIGUEL NIETO, s. f., Desnudo ante el espejo

53 ANSELMO MIGUEL NIETO, s. f., Desnudo ante el espejo

 

 

 

54 PABLO PICASSO, 1920, Mujer con reloj

54 PABLO PICASSO, 1920, Mujer con reloj

 

 

 

55, PICASSO, 1932, Ante el Espejo

55, PICASSO, 1932, Ante el Espejo

 

 

 

56 PAUL DELVAUX, 1936, Mujer frente al espejo

56 PAUL DELVAUX, 1936, Mujer frente al espejo

 

 

 

57 EDWARD HOPPER, 1952, Sol matutino

57 EDWARD HOPPER, 1952, Sol matutino

 

 

 

58 FRANK ROCKWEEL, 1954, Chica ante el espejo

58 FRANK ROCKWEEL, 1954, Chica ante el espejo

 

 

 

59 SIMONA DOLCI, 2007, Guerrera de la seducción

59 SIMONA DOLCI, 2007, Guerrera de la seducción

 

 

 

60 1930 (c.) Alfred Eisenstaedt Primera leccción de ballet en Truempy Ballet School

60 1930 (c.) Alfred Eisenstaedt Primera leccción de ballet en Truempy Ballet School

 

 

 

61 1948 Rita Hayworth en la escena más conocida de La dama de Shangai

61 1948 Rita Hayworth en la escena más conocida de La dama de Shangai

 

 

 

62 1948 Rita y Orson Welles en otro fotograma

62 1948 Rita y Orson Welles en otro fotograma

 

 

 

63 Fotografía de Jean Loup Sieff

63 Fotografía de Jean Loup Sieff

 

 

 

 

 

 

      Hay otros espejos que no sabría encasillar. Posiblemente hay otras clasificaciones distintas a la que yo he establecido. En cualquier caso, que cada lectora, cada lector de esta entrada aplique su  propia visión y goce de las diferentes estéticas y los diversos planteamientos artísticos. Feliz sábado.

Alberto Granados

15 comentarios el “Una mujer y un espejo

  1. Delicioso recorrido por el mundo de las imágenes de mujeres reflejadas en un espejo. El espejo da reconocimiento, o dolor. Quizás se busque falsear la verdadera imagen, que es la que no refleja ningún espejo. Quizás…
    Sería interesante hacer lo mismo con hombres: ¿habrá muchas menos, tanto en pinturas como en fotografías?

    • Supongo que muchas menos: el hombre no se mira tanto al espejo o tal vez lo hace en plan clandestino… en consecuencia no es motivo pictórico, supongo.

      Gracias por aparecer por aquí. Un abrazo,

      AG

  2. Al bisel del espejo que retuvo tu imagen
    le preguntan mis ojos
    ciegos desde tu ausencia.

  3. Magnífico e interesantísimo. Me ha gustado mucho y, sobre todo me ha hecho pensar y ver cosas que nunca se me habían ocurrido. Por ejemplo que efectivamente Narciso es un hombre, pero me extraña ese machismo en el mundo griego al ser castigado, mientras que la mujer es vista como natural en su vanidad.
    Por otra parte, creo que hay que investigar el caso del espejo como ayuda al pensamiento, a la meditación en privado, como de una conversación muy privada con la persona más íntima de ti mismo: tú mismo. Y creo que en eso sí se desarrolla en igualdad la utilidad del espejo, en el hombre y en la mujer. A fin de cuentas ambos somos seres pensantes y ambos utilizamos el espejo para eso precisamente, para conversar “con el hombre que siempre va conmigo”, como decía D. Antonio Machado.

    uN CORDIAL ABRAZO Y MUY AGRADECIDO.

    Alfonso Gallego

    • Alfonso, el agradecido soy yo, por tu constancia y por tu presencia en este blog.

      Hubiera podido incluir miles de imágenes. La fotografía moderna usa y abusa del motivo de la mujer y el espejo y esa nueva modalidad del selfie ante un espejo es toda una tendencia. Basta meterse en Fecebook para constatarlo. ¿Qué subyace en esta costumbre? Yo sólo he hecho un modesto acercamiento, que desde luego no zanja la cuestión.

      Que descubras muchas verdades en tus autoconversaciones con el espejo.

      Un abrazo,

      AG

  4. Desde pequeños aprendemos a mirarnos en él, con independencia del género. Con los años, para ellas se convierte en un aliado, también en enemigo, en una necesidad y a veces en esclava dependencia. Para ellos, o clandestino o sencillamente objeto prescindible; quizá porque el silencisoso ejemplo nos lleva por esos caminos…

    Precioso trabajo, Alberto.

    • Yo creo que la historia del espejo va pareja de la historia del rol pasivo que ha desempeñado la mujer a lo largo de la historia. Sin acceso a los estudios, ni al mundo del trabajo profesional, las mujeres apenas tenían otra posibilidad que pillar un novio “con posibles” y ese horizonte exigía una presencia muy cuidada, una apariencia impecable. El espejo era esencial en ese proceso del acicalamiento.

      Celebro que te guste, Elvira.

      Un abrazo,

      AG

  5. .
    Ya lo dijo el Divino Cegatón: “Los espejos y la cópula son abominables, porque multiplican el número de los hombres”.

    En todo caso, echo en falta la imagen en el espejo de la novia de Drácula.

    (Deliciosa y exhaustiva galería. Enhorabuena y gracias.)

    🙂

    • Gracias a ti, sapientísimo Sap. Es curioso, pues la misma cita de Borges me la ha hecho en Facebook un escritor amigo y vecino.

      La novia de Drácula tiene un problemilla con los espejos: su pareja los odia.
      Un saludo,

      AG

  6. Me encanta toda las imágenes que acompaña el texto que es muy bello, Es curioso ¿No hay espejos con Hombres? o solamente el de Dorian Gray? 🙂 me bueno Alberto gracias por dejar que lo pueda leer.

  7. Narciso se tragó todo el charco…..no?

  8. Buenas. La imagen 40, es de Wilhelm Gallhof, El collar de coral, de 1917. Óleo sobre lienzo. Fue más que todo un pintor figurativo. Murió en acción en la Primera Guerra Mundial.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: