18 comentarios

Choque de despropósitos

 

 

        El 11 de Septiembre de 2014 incluí en este blog una entrada, La diada más triste, en la que me ocupaba del proceso independentista catalán. Allí decía que estaba harto de que dicho tema ocupara las cabeceras de los telediarios y que me apenaba el deseo de una parte de la población catalana de desgajarse de España. Tuve un par de descalificaciones de amigos residentes en Cataluña, pero también tuve la esperanza de que el sentido común se impusiera y las aguas turbulentas del independentismo volvieran a su cauce (o al cauce que yo deseaba). No ha sido así, lamentablemente, y el proceso ha alcanzado unos niveles de confrontación que me hacen temer lo peor.

        Para empezar, nunca he creído en nacionalismos incrustados en la época nuestra, la de la aldea global. Me parecen un anacronismo que, invariablemente lleva aparejados dos elementos: la invención de un enemigo explotador (España, en este caso) y la aparición de una nueva clase dirigente, obviamente nacionalista, que se hace con el poder, con el nuevo poder de la causa hasta alcanzar la sublimidad heroica de la nueva nación. Si hay además algún mártir en el camino, alguien que entre heroicamente en el nuevo santoral nacionalista, mejor que mejor: la nueva nación entrará en la Historia con verdadero certificado de garantía. Y después, a seguir más o menos igual, pues la independencia no resuelve por sí misma los problemas económicos, sociales, culturales… de la gente. Creo que más bien los empeoraría.

       Repito que esperaba un regreso a la cordura, pero ni las instituciones catalanas ni el gobierno de Madrid han sabido encontrar un consenso y se acerca ese choque de trenes, tan cacareado por la prensa, que para mí solo es un choque de despropósitos.

El Sr. Rufián y su bufonada de la impresora (Imagen de El Periódico)

       En efecto, los presidentes Artur Mas primero, y después Puigdemont, se han ocupado con verdadero ahínco de amplificar la teórica ofensa de España y su gobierno. Tras las últimas elecciones, al necesitar el apoyo de la CUP para formar gobierno autonómico, la nueva Generalitat ha puesto un vertiginoso énfasis en exigir un referéndum ilegal y cuando los poderes estatales se han opuesto, han ampliado el victimismo que ellos mismos han provocado al saltarse la ley y con ello han llegado a un clima de división social pocas veces visto en la Historia. Este despropósito está trufado de anécdotas que, de no tratarse de algo tan serio, provocarían benévolas sonrisas. De esta forma, con una prepotencia llena de desfachatez, han hecho saltar por los aires una normalidad democrática que tanto nos costó conseguir a la muerte del dictador. A veces, las cosas que hacen y dicen parecen malos guiones de cine cómico (la impresora de Rufián en el Congreso, la retirada de las banderas españolas del Parlamento catalán, la llamada a la desobediencia civil, la propuesta de rodear a los alcaldes que no desean apoyar el referéndum, la repugnante utilización de la manifestación de duelo por el atentado de las Ramblas…). Se han saltado todas las barreras al desoír las múltiples advertencias de legalidad con la absurda pretensión de que la única legalidad que aceptan es la suya, esa que precisamente incumple unas cuantas leyes.

Puigdemont y Anna Gabriel (imagen de La República de ideas)

       Por su parte, la estrategia de Rajoy y su gobierno ha sido la de siempre: esperar que un problema se resuelva solo. Pero esta vez les ha salido (al PP y de paso, al resto de los españoles) el tiro por la culata, pues el asunto ha adquirido unas dimensiones difícilmente resolubles. Han sido años en que el Presidente del Gobierno no ha movido un solo músculo para atajar el incendio que se avecinaba. Recordemos que en su línea de torpeza absoluta, nombró un Ministro de Interior que se dedicó a espiar a los independentistas desde las propias instituciones del Estado. Rajoy tampoco ha estado ágil con el desmontaje de los aforamientos, que ahora le permitiría meter en cintura a media cúpula catalanista. Ni el PP ni su socio Ciudadanos se han apresurado. La razón es obvia: sería una situación que permitiría llevar ante los tribunales a una vergonzante cantidad de políticos populares de varias comunidades autónomas. De nuevo, el Sr. Rajoy ha soslayado la negociación y el diálogo, como si los catalanes, incluidos los independentistas, no se merecieran alguna muestra de reconocimiento a sus desvelos políticos, por disparatados que nos puedan parecer.

       Y con ambos despropósitos minando el estado se ha llegado a una división que no recuerdo haber vivido desde los tiempos de la transición. Pobres esos catalanes que no sienten ese odio visceral contra España. ¿Qué futuro les espera? ¿Extranjeros en su propia tierra? ¿Señalados en carteles como traidores a la causa?

Esteladas en la manifestación antiterrorista (Imagen de El Imparcial)

       Rajoy debería haber convocado a los presidentes Mas y Puigdemont hace años. Tal vez debería haber negociado un referéndum hace cuatro años, cuando surgió la virulencia del problema. Me refiero a un referéndum constitucional: convocado con todas las garantías por el gobierno de Madrid y llamando a votar a toda España. Habría dado la dimensión exacta del independentismo con solo extrapolar los datos obtenidos en Cataluña, que crecen exponencialmente a favor de la causa independentista. Pero Rajoy no supo o le pareció más cómodo desentenderse de ese sustrato que siempre ha existido en Cataluña por la independencia, por entonces limitado y ahora demasiado crecido (una encuesta de hoy en El Diario habla de un 60% a favor de la independencia).

       Los catalanes, cada vez más proclives a la independencia, están en riesgo múltiple. Rajoy parece que no sabe sino hacer el uso de la fuerza y de los jueces. Pero si hay represión, como reclama el sector más ultraconservador, si hay una intervención del ejército o se recurre a la supresión de los derechos autonómicos, en diez años toda Cataluña se sentirá víctima del enemigo español, deseará salirse de España y se saldrá por las bravas. Eso sí Rajoy, pese a su enorme cuota de culpa en este proceso, seguirá sin dimitir. El futuro no nos va a ofrecer demasiada tranquilidad.

Alberto Granados

 

Anuncios
5 comentarios

Los temporales de Agosto

 

 

        Ya llevo a cuestas una larga trayectoria de veraneante en Calahonda (desde 1991, exactamente) y cuento de antemano con los temporales que, más suaves o más violentos, surgen en los últimos días de Agosto, con esa rigurosa puntualidad con la que se dan las distintas fases de la luna o los plazos de un préstamo bancario. La segunda quincena de este mes, y hay que intuirlo y contar con ello, siempre nos trae unos extraños desajustes, unas situaciones climáticas casi contra natura y unas sensaciones que hablan de la fragilidad de las cosas de la vida.

 

 

 

El embarcadero, esta mañana

 

        El verano puede ser fresco o tórrido, pero los últimos días de Agosto adquieren un extraño tono otoñal, que invariablemente permite a los que toman las vacaciones en Septiembre decir siempre que han tenido los mejores días de mar, las mejores temperaturas y, lo que es peor para los ya retornados, los bares y chiringuitos sin bullas ni aglomeraciones. Siempre me he preguntado si este paréntesis otoñal tiene algo de castigo a la vagancia de casi dos meses, a la exaltación de los cuerpos, al hedonismo que se enseñorea durante Julio y Agosto, convirtiéndonos en alguien muy distinto de nuestra habitual forma de ser y de comportarnos.

        Los caleños lo enuncian con la percepción axiomática de los mayores (“Ya verás cuando lleguen los temporales…”, “Verá usted los temporales de Agosto…”). Y llegan, indefectiblemente. Los he oído llamar gota fría, ciclogénesis explosiva, DANA… porque el lenguaje cambia para designar las mismas cosas de siempre. Es la “pedrería verbal”, como la llama mi admirado Antonio Muñoz Molina. Pero al margen de la formulación lingüística, los temporales llegan con su poder de transgresión de la rutina veraniega.

 

 

Esas maravillosas nubes…

 

       Llegan y trastocan el hábito del veraneante, que durante unos días vuelve a vestir el pantalón largo y cambia las chanclas por el mocasín con calcetines, la camiseta por la camisa abotonada y hace que busques ese viejo paraguas desechado hace tiempo en Granada, pero que debería estar en algún altillo del apartamento, aunque en el momento preciso no logras encontrarlo. Los niños se vuelven irascibles, los adolescentes lánguidos y las parejas parecen perder momentáneamente esas ganas de amarse de los días normales del verano.

 

 

 

        La playa aparece desocupada, como cualquier día de invierno, el mar parece haber expulsado a las barcas de sus dominios, el oleaje adquiere un poder casi épico y la gente dedica las mañanas a deambular por el pueblo con un aire sonámbulo, como de niño fuera de sus rutinas. Son esos días que empleas en ir a Motril sin objetivo concreto alguno, o tomar un descafeinado en una terraza de la otra punta del pueblo por llenar unas horas robadas a la lógica interna del veraneo o dar un paseo por la desierta playa envuelto en un vendaval inmisericorde y a la vez reconfortante. Son esos días en que se percibe la inminente vuelta a las rutinas de la ciudad, del horario laboral, de la vida.

 

 

Temporal y cielo

 

       Hay mucha gente que se sube a Granada tan pronto como llegan los temporales. Desean volver a la casa abandonada hace casi dos meses, llenar el frigorífico “ahora que el súper está sin gente”, darse un nuevo paseo por Puerta Real (que ahora tendrá el saborcillo de la vuelta al seno materno), tomar una copa en una terraza casi desierta, pasar por Las Angustias… mientras los que permanecemos en la costa vivimos anticipadamente la inminencia del regreso.

 

 

Calles desiertas

 

 

        Siempre que llegan los temporales pienso en las parejas de adolescentes que se han conocido y enamorado al calor del veraneo, en las tiernas promesas en las que la palabra siempre adquiere un matiz tan tierno como imposible, en sus dolorosas separaciones, tal vez para siempre, en los niños pequeños, súbitamente desprovistos de su jornada de playa/piscina, tal vez su única referencia… Y pienso en ese estado de ánimo que me ha quedado cada año al llegar, junto a las nubes y las lluvias, la profética fatalidad de que lo bueno siempre acaba antes de lo que quisieras, por rutinario que haya podido llegar a ser.

Alberto Granados

1 comentario

Guía de neologismos para no perderse en la lectura de la prensa. II: Tecnología

 

 

Tras la primera entrega de esta guía, en la que me ocupé de los anglicismos relativos a la vida social y a los actuales usos y costumbres, hoy me ocuparé de un ámbito léxico muy actual: la tecnología digital.

02 Tecnología digital

 

 

App: Forma corta de la palabra inglesa application, que puede significar “solicitud”, “uso de alguna herramienta o programa”, y en los últimos tiempos, “pequeños programas informáticos” desplegados por la industria para usarlos en distintos cachivaches electrónicos, especialmente en tabletas o teléfonos móviles.

El Diccionario de la RAE, en su edición del Tricentenario, se ocupa ya, en su cuarta acepción, de este significado, que define así:

“4. f. Inform. Programa preparado para una utilización específica, como el pago de nóminas, el tratamiento de textos, etc.”. Posiblemente la aplicación más popular en la actualidad, sea Whataspp, de la que me ocuparé al final de esta sección.

Big data: En inglés, big data significa “gran cantidad de datos”. Existen otras expresiones para designar el concepto: macrodatos, datos masivos, inteligencia de datos o datos a gran escala. El concepto, para la persona normal queda bastante desdibujado, pero nos cuadra mejor si se usa un ejemplo: los datos interconectados sobre fichas policiales de medio mundo que usan los servicios de policía, guardia civil, etc. para contrastar fotografías, huellas digitales, historiales delictivos… La acumulación de datos excede las capacidades de conectividad y almacenamiento normales entre los usuarios comunes. Se requieren, por tanto, nuevas formas de distribución de grandes caudales de información y ahí es donde encaja el big data, al que tienen acceso solo los autorizados de una empresa, los servicios policiales, etc. según la naturaleza del big data.

 

 

Logotipo de Bluettoth

Bluetooth: El término procede de blue (azul) y tooth (diente) que es la deformación del nombre de un rey danés-noruego que unificó a las tribus. Sus iniciales en runas han formado el logotipo de este sistema, que conecta dispositivos móviles con ordenadores convencionales o con otros dispositivos a través de radiofrecuencia. Supongo que tengo este “diente azul” en más de un cacharro (en el coche seguro, aunque no sé usarlo), pero jamás lo he usado, por lo que no puedo añadir nada más.

Hardware / software: Leí que la Academia propuso sustituir ambos anglicismos por “soporte físico / soporte analógico”, es decir: máquinas frente a programas. La práctica demuestra que ambos términos se conceptualizaron con sus voces inglesas y que va a ser muy difícil erradicarlos del cerebro que los ha asimilado desde el primer contacto con el mundo informático. Algo parecido ocurre con otros términos como blog (bitácora), on line (en línea), back up (copia de seguridad) y otros muchos anglicismos que han ganado la batalla frente a su equivalente castellano. ¿Quién dirá que tiene una bitácora o que lee el Ideal en línea? Tal vez tenga que aclarar seguidamente que se refiere a blog y on line, algo que va contra el principio de economía lingüística, que es sagrado para el hablante.

Tutorial: La palabra existía en castellano como adjetivo y se refería a la función de tutor (Ej.: Este profesor realiza una magnífica estrategia tutorial). Ahora se ha sustantivado y todo el mundo cuelga en YouTube sus tutoriales sobre cualquier disciplina. Mi libro electrónico ha tenido un problema y he intentado arreglarlo yo mismo viendo los tutoriales que existen (por cierto, sin ningún éxito). El nuevo sustantivo, ya aceptado por la RAE, es una simple guía de ayuda para realizar algo, un manual de ayuda en una materia.

Whatsapp: En inglés existe una expresión, “What’s up?”, que viene a significar “¿Qué tal? / ¿Qué hay / ¿Qué te cuentas?”. Es decir, una pregunta que denota interés general, sin demasiada profundidad, por alguien. Cuando surgió hace unos años la aplicación que hoy conocemos como whatasapp, se mezcló la primera parte de la popular frase interrogativa de la que se eliminó la preposición up, que fue sustituida por la forma corta de application, que fonéticamente están muy próximas y apareció este nuevo modo de comunicación intrascendente, rápida y económica que nos permite recibir y reenviar contenidos humorísticos, memes y chascarrillos en segundos.

Con autorización del autor, Carlos de la Fe, reproduzco su cuento Chip to chip (de nuevo, proximidad fonética entre el título y la célebre canción Cheek to cheek –Mejilla con mejilla- de Irving Berlin que Fred Astaire hizo tan popular en los años 30). Es un cuento perteneciente a su libro Maldito vicio (Carlos de la Fe, Maldito vicio, Granada, Editorial Nazarí, 2013) y se trata de una reflexión que un enamorado comparte con su pareja. Solo que…:

Portada de Maldito vicio

Chip to chip

YA SÉ QUE estoy en tu bookmark y que me tienes a buen recaudo y por orden alfabético, como debe ser (tú siempre tan metódica), en tu address book.

Fui entrando de a poquito en tu vida por la backdoor como un hacker que quisiera piratear tu Web Site, y entre los dos creamos este link que permanecerá para siempre en nuestro caché.

Cierto: pudiste hacer un update de tu firewall para conseguir un secure web site, pero, en verdad, nunca me consideraste spam.

Poco a poco fui añadiendo cookies para acostumbrar a tu browser y cuando tuve que registrarme en aquel curioso form ya tenía claro cuál era tu user name y me fue fácil imaginar la password para llegar a lo más profundo de tu database.

A partir de ahí era llegar a tu homepage, pulsar el download button y comenzar nuestro file transfer; elegir, como siempre, por si acaso, save as e ir almacenando datos en cualquier folder.

Cierto que tu anti-spyware junto con las costumbres sociales desconfiaban cuando me quedaba colgado en cada frame de tu template; entonces empleabas todas las herramientas de la toolbar (nadie conoce mis preferences mejor y sabes que soy autorun) para hacerme entrar en un loop sobre el mouse pad, acariciando cada punto estratégico de mi keyboard, susurrando mi nick, mientras íbamos de la inbox a la outbox, de back a forward sin ningún tipo de reproches ni FAQ’s, y me jurabas que jamás sería otro de tantos deleted items, un attachment más en tu guestbook.

Aún recuerdo cuando, la primera vez, me preguntaste si usaba un secure server (hay tanto public domain por ahí), si iba en plan wifi o conocía mis DNS, y te dije en un reply to all, que, a partir de nuestro primer chat había puesto el counter a cero, que me habías echo ping en lo más profundo de mi CPU, que es tanto como decir, como solía hacerse antiguamente, Te Amo.

Cosas del amor… y de los neologismos de importación.

Alberto Granados

 

4 comentarios

Gil Craviotto publica su “Semblanza de Julio Alfredo Egea”

 

 

       Durante la primavera de 2016, mi querido amigo Francisco Gil Craviotto recibió desde Almería una curiosa invitación: escribir en un par de meses una biografía sobre el poeta Julio Alfredo Egea, uno de los decanos de las letras granadinas (Egea, aunque almeriense de nacimiento, es miembro de la Academia de Buenas Letras de Granada desde 2008). El motivo: se acercaba el nonagésimo cumpleaños del poeta de Chirivel y la Editorial Letra Impar deseaba rendirle el reconocimiento oportuno.

       Gil Craviotto, ante la falta de tiempo para escribir una biografía rigurosa, se comprometió a enviar unos textos suyos, aparecidos durante varias décadas y en distintos medios, en los que se había ocupado del hombre y de su obra. Tuve ocasión de leer esos artículos (suele enviarme sus escritos, especialmente cuando van destinados a la imprenta, para que se los revise, de la misma forma que cuando tengo una duda sobre el funcionamiento narrativo de un relato yo suelo remitírselo para saber su docta opinión). Eso fue hace un año, cuando él estaba más ilusionado con el proyecto editorial. Lamentablemente, este no llegó a término en el momento oportuno y ha sido ahora cuando ha aparecido el libro (Francisco Gil Craviotto, Semblanza de Julio Alfredo Egea, Editorial Letra Impar, Almería, 2017), que se presentó en el Centro Artístico el pasado día 9, en una sesión repleta de anécdotas.

       El libro está formado, básicamente, por siete artículos, precedidos por una justificación de la obra y seguidos por una serie de opiniones críticas sobre la poesía de Egea, recogidas de la prensa, especialmente en la dedicada a la crítica literaria. El libro en sí va precedido de un hermoso poema, una escueta décima llena de profundidad, que Rafael Guillén le escribió (Apunte a lápiz del poeta Julio Alfredo Egea) y un prólogo de Antonio Enrique (El Hidalgo en su rincón: Julio Alfredo Egea), dos epílogos firmados por Antonio Chicharro (La poesía de Julio Alfredo Egea a estudio) y Jacinto Martín (Julio Alfredo Egea: humilis sapientia), así como numerosas fotografías del poeta a cargo de Blas Fuentes (portada), Rodrigo Valero (contraportada), Carlos Pérez Siquier, Juan Antonio Aguilera Mochón, Julio Egea (hijo del poeta) y Antonio Arenas, junto a otras fotos llenas de tiempo y nostalgia en que no aparece la autoría y que supongo que son de la colección del propio poeta. Un total de seis académicos y seis fotógrafos en un breve libro que, pese a su brevedad, contiene toda la fuerza y la verdad que conllevan la amistad, el compartir muchos afanes literarios y un conocimiento dilatado en el tiempo y lleno de complicidad. El protagonista, ese hombre al que se le atribuye la frase de que “de un modo u otro pienso vivir de la pluma”, porque tenía una explotación avícola, queda humanamente definido en su proximidad, su hospitalidad, su elemento más humano y personal. Siempre he dicho que Gil Craviotto, cuando emplea el bisturí para abrir el alma de un personaje, es eficacísimo y en este libro lo es más.

La mesa del acto. A la derecha, José Criado, el editor

 

       Los artículos de Gil Craviotto tratan desde la semblanza estricta (hay varios, pero sin duda, el más profundo y completo es el aparecido en su libro Nuevos retratos y semblanzas con la Alhambra al fondo (Ayuntamiento de Granada, Colección Granada Literaria, Granada, 2003), posiblemente la evocación más poética y sentida del personaje; otro se dedica a la crónica de un viaje a Chirivel para visitar al poeta, y , finalmente, otros de mayor enjundia crítica respecto a la poesía de Egea, especialmente el que habla de la aparición de Legados esenciales.

La velada literaria del 11 de Junio de 2014

Los mismos, tres años después

       La presentación del libro fue –ya lo he anunciado- rica en anécdotas. Cuando llegué, unos minutos antes de la hora prevista del comienzo del acto, vi en el gesto de Francisco Gil Craviotto y de Celia Correa, Presidenta del Centro Artístico, una sombra de preocupación: el coche que traía a Julio Alfredo, había tenido que dejarlo a cierta distancia por unas obras y el poeta andaba perdido. De hecho, el acto dio comienzo sin su presencia. Yo marqué su número para ir en su busca, pero estaba «apagado o fuera de cobertura». Antonio Arenas salió a buscarlo por las inmediaciones y volvió anunciando que estaba esperando el ascensor. Cuando por fin llegó, la sala le dedicó un aplauso intenso y él, como reponiéndose del choque, hizo una broma:

       —Desde ahora voy a llegar tarde a todos los sitios.

       Todos más tranquilos, el acto se desarrolló con normalidad. Rafael Guillén, presente en la sala, subió a la mesa para leer su poema introductorio, las intervenciones se sucedieron y Celia Correa recordó que una reunión muy similar había tenido lugar tres años antes. Una sesión poética compartida por Egea y Guillén, organizada por Gil Craviotto y presentada por la propia Presidenta. Allí se deseó a Guillén que obtuviera pronto el Premio García Lorca… y ese año lo consiguió. Esta vez, se lo deseaba a Egea. Si se lo dieran, casi habría que pensar en el poder de los conjuros de Celia.

Guillén leyendo su poema

       Al final, el poeta se veía cansado, confuso, tal vez agobiado por los que subimos hasta la mesa a que autor y poeta nos firmaran nuestro ejemplar. Se confundió y el mío se lo dedicó a “Pepe”.

Julio Alfredo Egea durante su intervención

       Durante ese momento de las firmas, charlé con Rafael Guillén, que me preguntó por la marcha de mi libro. Cuando le dije que casi cubro gastos, me hizo una observación llena de su humor socarrón:

       —El público es capaz de aguantar dos o tres noches a la intemperie para sacar una entrada y ver a un cantante dar saltos, contorsionarse y cantar letras insustanciales. ¿Cuándo has visto tú que la gente haga cola delante de una librería cuando aparece un libro, normalmente escrito con inteligencia, sensibilidad y muchas horas de esfuerzo?

       No pude responderle nada.

       Después del acto, vi relajarse a Egea ante una cerveza, junto a Guillén y Gil Craviotto, sus compañeros de armas. Una noche con amistad, libro y tres decanos de las letras locales. ¿Se puede pedir más?

Alberto Granados

1 comentario

Carocas 2017

  

 

 

 

 

 

       Como cada año, al llegar el miércoles previo al corpus, Granada se convierte en una fiesta popular: sale «la Tarasca» anunciando la moda femenina y gentes de todas las edades salen a verla pasar. Los centros educativos cierran a las once, los abuelos recogen a la chiquillería y toda la ciudad, provista de gorras y botellines de agua, se desplaza al centro para el desfile. Los más amigos de apretujones incluso llegan a la Plaza del Carmen, donde se ubica el Ayuntamiento, e incluso se meten en el venerable patio conventual, donde hay varias exposiciones. Fuera, haciendo hora, los gigantes de los Reyes Católicos y los de los «reyes moros» y los cabezudos, así como el dragón sobre el que se desplaza la Tarasca.

       El cortejo sale del Ayuntamiento en medio de una barahúnda de cohetería y marchas tocadas por la Banda Municipal, que toma el relevo a las charangas que llevan ya un par de horas recorriendo los enclaves del centro con su música divertida.

       Un par de horas después, los críos pequeños vuelven a casa a rastras, llorosos o haciéndole polvo las vértebras al abuelo que, generoso, ha tomado al pequeño en brazos. Con suerte, los padres los llevarán al ferial a subirlos en las atracciones, los invitarán a un chocolate con churros y se acostarán más tarde de lo habitual, pues mañana no hay clase.

 

 

 

 

       Este ritual me encanta, hasta el punto de que pese a mi fobia por las aglomeraciones, no suelo perdérmelo… hasta este año, en que el calor me tuvo hecho polvo y opté por quedarme en casa: a fin de cuentas, ya había fotografiado las “carocas”, que es siempre uno de mis objetivos. Este año, el primer premio ha sido para Manolo Mateo, un artista que enseña la Alhambra a grupos de niños disfrazado de Chorrojumo, el legendario príncipe de los gitanos, que toca música antigua, que escribe libros sobre Granada, sus personajes o su Alhambra en quintillas. La caroca premiada nos recuerda la muerte de Cecilia de Rocco, la dueña de la más prestigiosa heladería de la ciudad, Los Italianos.

 

 

 

 

       Como cada año, mezclo las imágenes de las carocas oficiales instaladas en Bibarrambla con las que yo he preparado.

 

 

 

 

 

I SUSANA Y SU BATACAZO

Susana ya se veía

Secretaria Generala

y aunque hay gente que la avala

le hacen una perrería.

¡Qué militancia más mala!

 

 

 

 

 

 

II PEDRO SÁNCHEZ

Con todo lo que mandaba

los suyos lo destronaron

y después lo coronaron.

Yo que él, no me fiaba

y la navaja afilaba.

 

 

 

 

III EL GRANADA A SEGUNDA

Perdiendo de tunda en tunda

los partidos el Granada,

goleada a goleada,

bajó el equipo a Segunda.

Por mí no ha pasado nada.

 

 

 

 

 

 

 

IV RAJOY Y LA FISCALÍA

Líder de la corrupción,

ni pestañea, parece.

fiscales en coalición

amparan este follón

que a nuestra España empobrece.

 

 

 

 

 

V YO NO PUEDO CON PODEMOS

Decían que no eran casta,

que ellos eran diferentes

con sus ropas y su rasta.

¡Bien que enseñaron los dientes

cuando hubo poder y pasta!

 

 

VI AGUIRRE SE RETIRÓ

Echando su lagrimita,

la Aguirre se retiró.

Ser ingenua aparentó,

pero es pura dinamita,

y más fiera que un león.

 

 

 

VII LOS CASOS AISLADOS DEL PP

Eso que llaman PP

tiene más casos aislados

que tejas en los tejados,

que lentejas un puré…

y Rajoy al paripé.

 

 

 

 

 

VIII EL METRO LENTO

 

Le llaman metro ligero

pero es lento como un pavo.

—Es ese no puedo y quiero…

—Nos dejará sin un chavo—.

dice cualquier agorero.

 

 

 

IX SIN AVE Y SIN TREN

Es un asunto muy grave

que Granada esté sin tren,

que nunca nos llegue el AVE,

que pa ver el Mulhacén

hay que usar una aeronave.

 

X ÁNGELES MORA Y SU NACIONAL DE POESÍA

El Nacional de Poesía

fue para Ángeles Mora.

Mi enhorabuena, señora.

No vea usted qué alegría.

A otro libro sin demora.

 

 

 

 

 

XI PABLO RÁEZ E IGNACIO ECHEVERRÍA

En tiempos de miserables,

dos héroes se aparecían:

Ráez y el Echeverría.

Sus hechos son memorables,

igual que su sangre fría.

 

 

 

XII EL GALLO DE EUROVISIÓN

Si lo que quieren son gritos

allá por la Eurovisión,

que olviden al Manelito,

que yo tengo un sobrinito

que chilla como un león.

 

XIII EL SEBAS PUEDE CON TODO

Se obcecó García Montero

y contra el Sebas jugó.

Pero se lo merendó.

Le duró un asalto entero

y al segundo feneció.

 

Nada más. Que disfrutéis de las fiestas y no os falte el humor, pese a la miseria moral del país que entre todos hemos permitido.

 

 

Alberto Granados

4 comentarios

Guía de neologismos para no perderse en la lectura de la prensa. I: Vida social

       El influjo incuestionable de internet, las redes sociales y los medios de comunicación no solo popularizan cualquier fenómeno, sino que influyen intensamente en los usos del idioma e introducen una ingente cantidad de neologismos, siempre procedentes de un idioma colonizador, en los idiomas receptores, que se convierten con ello en idiomas colonizados. En nuestros días, es el inglés, la lengua de estas tecnologías, la que nos invade y pasa con una innecesaria frecuencia a la prensa escrita, hasta el punto de que el lector, incluso el lector avezado en la lectura de textos en castellano, se encuentra con serias dificultades para comprender lo que lee en los titulares de la prensa.

       Durante un tiempo, he estado recogiendo muestras de esta tendencia peligrosa para la lengua de Cervantes (en realidad, para todas las demás lenguas, aunque es la nuestra la que más me preocupa). Lo que sigue no pretende ser exhaustivo, sino una sencilla exposición del estado de la cuestión, que pasa a ser un auténtico estado de sitio a nuestra venerable lengua.

       Para ser sistemático, he agrupado muestras en núcleos más o menos significativos. Hoy traigo al blog la primera parte, que se ocupa de los términos referidos a nuestros usos y costumbres, a nuestros fenómenos sociales. En la medida de lo posible, enlazo la palabra a titulares de El País.

01 Vida social

Bullying: El acoso escolar. El término inglés se refiere a la actuación de los matones y procede a su vez de bull (toro).

Imagen tomada de enjoytorrevieja

Celebrity (pl. celebrities): Persona famosa, especialmente en el mundo del espectáculo o de los medios de comunicación. Es decir, persona célebre, celebridad, alguien reconocido. Si ya resulta penoso que Belén Esteban haya llegado a ser una celebrity nacional, más penoso me resulta que usemos el anglicismo incluso en El País, y eso que el diario de PRISA tiene uno de los libros de estilo más exigentes y riguroso: lo escribió Alex Grijelmo. Un ejemplo en este enlace.

Gentrificación: Del adjetivo gentry (gentil, de clase alta, aristocrático) surge el neologismo, que remite a la mejora de estatus social que cambia la fisonomía de un barrio popular a un barrio elitista.

 

Influencer: El Diccionario de Cambridge define el término como «a person or group who has the ability to influence the behaviour or opinions of others», es decir: persona o grupo que tiene la capacidad para influir en el comportamiento y las opiniones de otros. Dicho de una forma más castellana: alguien influyente en el terreno de las ideas y comportamientos. En mis tiempos eran los curas. Ahora puede ser cualquier cretino que impone modas, creencias y dogmas como si fueran chucherías.

It girl: Una it girl es, simplemente, una chica que encierra un enorme potencial, unas dotes excepcionales que le hacen desplegar una empatía especial. Una chica que tiene ángel, diría un castizo. El origen de la expresión no es precisamente nuevo, sino de los años veinte del pasado siglo, cuando Rudyard Kipling creó un personaje femenino que tenía “eso” especial.

Littering: Del inglés litter (basura), se refiere a la degradación por acumulación de basuras de un entorno natural.

Millennial: Se llama millennials a los jóvenes que accedieron al mundo adulto a partir del cambio de milenio, es decir, los nacidos entre 1980 y 2000 (en el caso de España, en que la mayoría de edad está fijada a los dieciocho años), aunque los márgenes cronológicos son bastante relativos. En general, se les considera maleducados (o mejor: educados en unos valores absolutamente ajenos a los que tuvimos sus padres), egoístas y han viajado mucho, tienen un título universitario y varias maestrías (o másteres), dominan más de un idioma y son hijos de la tecnología. En este caso, el neologismo podría estar justificado, pues no existe una palabra nuestra que englobe con exactitud tantos matices, si no es la simplísima frase “menores de treinta años”. O dicho de otra forma: los que nos solucionan los problemas cada vez que se nos rompe un móvil y compramos otro.

Selfie: Del inglés self (a uno mismo) y en la estela de selfportrait (autorretrato).

Sexting: Envío de textos o contenidos eróticos y pornográficos a través de teléfonos móviles, redes sociales o internet. El término es la suma de sex (sexo) y text (texto).

Single: En los setenta, un single era un disco que solo contenía dos canciones, una en cada cara de aquellos discos de vinilo con sonido analógico, que rápidamente fueron sustituidos por los longplays (larga duración). Actualmente, un o una single es un hombre o mujer que no tiene pareja, lo que incluye a solteros, separados y viudos. En su momento, la soltería llevaba aparejada una enorme carga de desprestigio social, especialmente en el caso de las mujeres, llamadas despectivamente solteronas. Hoy es una postura libremente asumida, que se organiza a través de las redes y organiza sus quedadas o reuniones. Existen restaurantes para singles, turismo single, agencias de emparejamientos, etc.

Celebrities tipo Telecinco en el programa Supervivientes

Tribus y tipos urbanos: La actual Sociología debería reformular sus principios epistemológicos, pues el fenómeno de las modas y sus influencias, ahora reproducidas de forma viral a través de las redes, hace que surjan grupos juveniles que intentan marcar sus diferencias a través de una marca de grupo que puede ser indumentaria, la música y los locales que frecuentan, la literatura que consumen, etc.

En los últimos años hemos asistido a la aparición de grupos conocidos como emos, hipsters, floggers, frikis (con sus variantes geeks y nerds), indies, góticos, hooligans, skinheads… que, salvo alguna excepción, se reconocen con vocablos o abreviaturas de procedencia anglosajona. Renuncio a definirlos, pero intentaré aclarar la procedencia de sus nombres.

Emos: Forma acortada del adjetivo inglés emotive (emotivo).   

Hipster: Sólo he encontrado que procede del vocablo hip (cadera).

Flogger: Procede de una red social llamada Fotolog.

Friki: procede del inglés freak, que en su origen señalaba a alguien deforme o monstruoso para significar en este nuevo contexto «alguien extravagante, raro, solitario y especializado en un tema específico».

Geek y Nerd: Cuando el friki se interesa exclusivamente por la tecnología, la informática, los últimos aparatos o videojuegos. El Nerd suele tener una inteligencia extraordinaria. No he encontrado la procedencia de ambos neologismos.

Hooligan: De origen incierto, parece ser que se trata del apellido de una familia conocida en el Londres del s. XIX por su extrema violencia.

Indi: Forma acortada del vocablo independent (independiente).

Skinhead: Procede de los vocablos skin (piel) y head (cabeza, por la costumbre de ir rapados.

Youtuber: La persona que abre un canal de Youtube y muestra sus contenidos (vídeos musicales, artísticos, comentarios de moda o decoración, horticultura…), especialmente, si consigue cierto éxito y sus vídeos se convierten en virales. En casos así, el o la youtuber puede convertirse en un influencer.

    Un ejemplo de la cuestión: nuestros chicos y chicas compran ropa en Pull & Bear, para ir a un party, toman una copa en un pub y se van a la disco. Si les quedan ganas de juerga, se van a un after hours o a un chill-out y esperan a media mañana para ir al brunch de algún restaurante u hotel antes de volver a casa o, si están en una ciudad ajena, a un bed and breakfast para ducharse y descansar. Algunas sueñan con llegar a top model. Otros querrían destacar en el ámbito tech, como hacker, brocker o algo así… 

       Las cosas como son.

        Sin considerarme exactamente purista, creo que muchos de estos neologismos son absolutamente innecesarios, pero a fin de cuentas, un idioma no tiene otro dueño (y a la vez, responsable) que el cuerpo social de sus hablantes, quienes pueden mantenerlo dignamente o descuidarlo. O machacarlo, simplemente.

Alberto Granados

NOTA:

En entradas sucesivas analizaré los neologismos incorporados a otros aspectos: tecnología, economía, deportes, etc.

5 comentarios

Himno a la belleza del mundo

 

         En este Día Mundial del Medio Ambiente, cuando Mr Trump se desliga de sus tímidos compromisos firmados en los acuerdos de París y el calentamiento global del planeta es una clara amenaza que solo niegan algunos interesados (Rajoy, entre ellos), traigo un delicioso himno compuesto en 1998 por Isabelle Boulay para su álbum Etats d’amour.

        El himno nos hace sentir la urgencia de no matar la belleza del Universo, a la vez que reflexiona sobre la estancia del hombre sobre nuestro herido planeta. El texto es el que sigue:

HYMNE A LA BEAUTÉ DU MONDE

Ne tuons pas la beauté du monde.

Ne tuons pas la beauté du monde.

No matemos la belleza del mundo.

No matemos la belleza del mundo.

Desfiladero de los Gaitanes (Málaga)

 

Ne tuons pas la beauté du monde.

Chaque fleur, chaque arbre que l’on tue

revient nous tuer à son tour.

À son tour…

No matemos la belleza del mundo.

Cada flor, cada árbol que se mata

Vuelve para matarnos a su vez.

A su vez…

 

Imagen de Portbou

 

Ne tuons pas la beauté du monde.

Ne tuons pas la beauté du monde.

Ne tuons pas le chant des oiseaux.

Ne tuons pas le bleu du jour.

Du jour…

No matemos la belleza del mundo.

No matemos la belleza del mundo.

No matemos el canto de los pájaros.

No matemos el azul del día.

Del día…

 

 

Lago del Bosque de Vincennes

 

 

 

Ne tuons pas la beauté du monde.

Ne tuons pas la beauté du monde.

No matemos la belleza del mundo.

No matemos la belleza del mundo.

Otoño albayzinero

 

 

 

Ne tuons pas la beauté du monde.

Ne tuons pas la beauté du monde.

La dernière chance de la terre

c’est maintenant qu’elle se joue.

Se joue…

No matemos la belleza del mundo.

No matemos la belleza del mundo.

Es ahora cuando nos jugamos

la última oportunidad de la tierra.

 

 

Puerto comercial de Barcelona

 

Faisons de la terre un grand jardin

pour ceux qui viendront après nous.

Après…

Hagamos de la tierra un hermoso jardín

Para los que vengan después de nosotros.

Después…

Ne tuons pas la beauté du monde.

Ne tuons pas la beauté du monde.

No matemos la belleza del mundo.

No matemos la belleza del mundo.

        Las bienintencionadas palabras de este himno parecen chocar contra la sordera de los seres humanos y los intereses de las grandes empresas contaminadoras. Lo malo es que el mundo no tiene repuesto.

Alberto Granados