2 comentarios

La lavandera de la noche


 

      Entre la enorme cantidad de música que atesoro en mi disco duro y que oigo continuamente, está una canción en gallego que interpreta la cantante israelí Noa: A lavandeira da noite (La lavandera de la noche). Aparece en un álbum de 1999 del gaitero Carlos Núñez, al que acompañan la delicada voz de Noa y la guitarra de Paco de Lucía. Tal vez he oído esta canción cientos de veces en mis sesiones de revisión de cuentos, pero sólo me dio por investigar el texto de este precioso romance hace unas semanas y me encontré con toda una historia de mitos celtas, leyendas y una tremenda base sociológica que hoy quiero compartir con quienes entráis en este blog.

      Según varios blogs (que enlazo al final), la leyenda de las lavanderas de la noche tiene su origen en la tradición céltica y trata de un hecho que debió de darse en la Galicia tradicional con una frecuencia suficiente como para pasar al folclore local: las mujeres que lavaban sus sábanas en el sigilo de la noche porque contenían la señal del pecado o de la ignominia, se tratara de la sangre menstrual, la de la desfloración o bien la del aborto clandestino, sangre tan tenaz en su condición de marca del pecado que no se conseguía eliminar jamás, de ahí que  estas lavanderas fueron asimiladas inmediatamente al universo de las brujas, de lo maléfico y tenebroso.

       Las fuentes consultadas mencionan una serie de figuras similares en otras culturas centroeuropeas e incluso eslavas. La más asentada y específica es la de la leyenda irlandesa de la “washer-woman at the ford” (la lavandera del vado) que aparece en un regato de un río tratando de eliminar la sangre de las armas y de la armadura del guerrero que va a morir en combate.

 

 

Imagen del blog lossueñosprohibidos

Imagen del blog lossueñosprohibidos

 

 

 

 

 

       El texto que aparece en la canción fue recogido por Casto Sampedro en 1904 en la villa de Cerdedo (Pontevedra) de labios de una mendiga de 68 años, que la cantaba a cambio de unas monedas. El hermoso romance dice así:

A LAVANDEIRA DA NOITE

Era unha noite de lúa,

Era unha noite clara,

Eu pasaba polo río,

da volta da muiñada.

Era una noche de luna

Era una noche clara

Yo pasaba por el rio

De vuelta de la molinada (1).

Topei unha lavandeira

Que lavaba ó par da iagua

Ela lavaba no río,

E unha cántiga cantaba:

Me encontré con una lavandera

Que lavaba cerca del agua

Ella lavaba en el rio

y una cantiga cantaba:

Moza que ves do muiño,

Moza que vas pola estrada.

Axúdame a retorcer

Miña sábana lavada.

Moza que vienes del molino

Moza que vas por la carretera

Ayúdame a retorcer

Mi sábana lavada.

Desaparece a lavandeira

Como fumeira espeirada.

Onde as sábanas tendera

Poza de sangue deixara.

Desaparece la lavandera

como humareda aventada.

Donde tendiera las sábanas

pozo de sangre dejara.

Era unha noite de lúa,

era unha noite clara.

Era una noche de luna,

era una noche clara.

Me gusta el texto. Mucho. Me gusta ese lado oscuro de la realidad social que representa, siempre con un aura de misoginia y condena a los deslices de la mujer (deslices que, recordemos, siempre tienen un cómplice varón). Me gusta la voz de Noa. Por eso os la traigo en esta entrada, la número quinientos de este azaroso blog, y os invito a disfrutar la canción en esta mañana de tranquilidad dominical. De nada.

 

 

  1. El término “muiñada”, que yo he traducido como “molinada” parece referirse más concretamente a un acto social que al trabajo propiamente dicho de la molienda. Los jóvenes se ausentaban de la casa familiar para controlar que la maquila con que se quedaba el molinero fuera la justa y no abusara. Esa situación de espera daba para conversar, compartir cigarros y aguardientes, coquetear con las jóvenes que también acudían al molino. He encontrado una copla que hace referencia a este aspecto festivo de la muiñada: Unha noite no muíño, / unha noite non é nada; / unha semaniña enteira, / esa sí que é muiñada… que significa: Una noche en el molino, una noche no es nada. Una semanita entera, eso sí que es molinada.  

 

 

FUENTES CONSULTADAS: 

http://www.galicia-meiga.com/lavandeiras-da-noite/

http://eldilemadehamlet.blogspot.com.es/2009/08/carlos-nunez-y-noa-lavandeira-da-noite.html

Alberto Granados

 

Anuncios

2 comentarios el “La lavandera de la noche

  1. Que bonito Alberto, me ha encantado y he percibido ese toque de sensibilidad que me orientará para empezar el día o el mediodía. Muchas gracias.

    • Muchas gracias, Rosa. Celebro que te guste. Ahora, a por los relatos. Los puedes encontrar en el margen izquierdo. En el apartado Categorías, hay una que se llama “Relatos (Mucho cuento)” y ahí están todos los que he ido incluyendo en este blog.

      Saludos,

      AG

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: