9 comentarios

CUAVERSOS DE BITÁCORA: Poesía popular en la Edad Media


Ayer, ordenando libros, encontré dos volúmenes de una obra llamada “Cancionero de la lírica tradicional” (Orbis-Fabbri, 1994). Los había comprado mi mujer y, por la fecha que aparece junto a su nombre, debió ser en una de esas ferias de libro que se montan en los institutos de Secundaria, normalmente con motivo del Día del Libro.

Nunca le había hecho demasiado caso a esta obra, pero ayer se me ocurrió echarle una ojeada y me pareció reencontrarme con la pureza del pueblo llano e inculto, con la artesanía de la poesía directa, con los orígenes de nuestra lírica. Pasé toda la tarde leyendo estos poemillas de origen incierto, recogidos en varios cancioneros o sacados de la más decantada tradición, pero siempre sorprendentes por su frescura y calidad.

Me pareció que era la ocasión perfecta para resucitar los “cuaversos de bitácora”, esa iniciativa de unos de los amigos blogueros de hace unos años: inundar la red de poesía todos los miércoles.

Por eso os traigo algunas de estas joyas mínimas:

1

Desde niña me casaron

por amores que no amé:

mal casadita me llamaré.

 

 

2

 

Si la noche hace escura

y tan corto es el camino,

¿cómo no venís, amigo?

La media noche es pasada

y el que me pena no viene:

mi desdicha lo detiene,

¡que nascí tan desdichada!

Háceme vivir penada

y muéstraseme enemigo.

¿Cómo no venís, amigo?

 

 

 

3

 

A coger amapolas,

Madre, me perdí:

¡caras amapolas

fueron para mí!

 

 

4

 

En la fuente del rosel

lavan la niña y el doncel.

En la fuente de agua clara

con sus manos lavan la cara,

él a ella y ella a él;

lavan la niña y el doncel.

En la fuente del rosel,

lavan la niña y el doncel.

 

 

Imagen tomada de bibliopoemes.blogspot

5

 

Mano a mano los dos amores

mano a mano.

El galán y la galana

ambos vuelven el agua clara,

mano a mano.

 

 

6

 

No quiero ser monja, no,

que niña namoradica só.

Dejadme con mi placer,

con mi placer y alegría,

dejadme con mi porfía,

que niña malpenadica só.

 

 

7

 

Porque duerme sola el agua

amanece helada.

 

 

8

 

 

Aunque quiero ser beata,

¡el amor, el amor me lo desbarata!

 

 

Espontáneos, frescos, hablando de las verdades eternas…

 

Alberto Granados

Anuncios

9 comentarios el “CUAVERSOS DE BITÁCORA: Poesía popular en la Edad Media

  1. Qué casualidad Alberto. Coincidimos de nuevo más o menos. Espero tener esta noche publicada una entrada, en borrador casi completa desde junio, que emparenta con tu escrito de hoy, solo que el mío trata sobre un romance.
    Por cierto bastantes de estos poemas fueron puestos en música durante el renacimiento y se compusieron canciones preciosas.

  2. Acabo de pasar por ese bosque tan tuyo de la larga espera, pero aún veo a Sísfo como auxiliar de añbañilería, acarreando su piedra, con el mismo hartazgo con que cada uno de nosotros subimos las hopras de cada día.
    Tu comentario estaba como spam (no sé popr qué) y lo he rescatado. También he suprimido el otro, como me pedías.
    Volveré a tu bosque dentro de un ratro.Mientras, recibe un abrazo,

    AG

    • Gracias por la corrección. También en mi blog algunos comentarios se van a spam, cuando está claro que no lo son.
      Tengo una conjuntivitis terrible que ha pasado de un ojo a otro. Esta noche no habrá publicación.

  3. Como el agua clara.
    Un petó!

  4. Joyitas de veinticuatro quilates, sí señor.
    Un abrazo, Alberto

  5. Glòria y MdelMar, ya lo creo que son joyas de muchísimos kiñlates. Lo curioso, tocan temas inagotables en poesía, los más auténticos, los que más duelen. Sigo leyendo estos poemas con fruición y pasándolos a word. Me gusta hacerme mis propias recopilaciones literarias. En algunos casos, los paso después a formato mobi, para el ereader.

    Abrazos mil,

    AG

  6. Querido Alberto:
    Has hecho una estupenda selección. Aimable tenía carita de pena como si tocara por las esquinas esperando una limosna. El vals de Amèlie es delicioso y no hablemos de La vie en rose o parlez-moi d’amour. Por encima de ese aire de parque temático que el comercio le ha ido confiriendo, París atraviesa el espacio y brilla eterna y luminosa.
    Gracias y un petó!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: